LOS INVISIBLES, Vol. 4: “Infierno en América”, de Grant Morrison y Phil Jimenez

 

Título original:
The Invisibles, Vol. 4: “Bloody Hell in America” TPB

Sello: Vertigo (DC Comics)
Guionista: Grant Morrison
Artista: Phil Jimenez
Entintador: John Stokes
Colorista: Daniel Vozzo
Contenido: The Invisibles, v. 2 #1-4
(Feb. 1997 – May. 1997)

Public. USA: Agosto 2005
Public. España: Agosto 2015 (ECC Ediciones)
Valoración: 8.5/10

 

El inicio de esta segunda parte de Los Invisibles se presenta en un arco de cuatro números que introduce todo un conjunto de elementos nuevos que consiguen aportar un aire muy fresco a la serie sin que, para ello, se traicione el espíritu de la misma. Así que, sin más preámbulos, vamos a meternos de lleno en…

LOS INVISIBLES, Vol. 4
de Grant Morrison y Phil Jimenez


Ha pasado un año desde que los Invisibles lograran escapar de las garras de sus enemigos. El grupo ha decidido tomarse un respiro en su lucha contra las fuerzas del mal para reagruparse y lamerse las heridas. Especialmente King Mob, quien, recordemos, sufrió una serie de torturas de las que aún se está recuperando con la inestimable ayuda de Robin.

Reunidos en New York, Los Invisibles disfrutan del lujo y las comodidades que les proporciona Mason Lang, un colaborador del grupo que recuerda poderosamente a Bruce Wayne. Este personaje protagoniza los momentos más divertidos del cómic con sus tremendas y alocadas teorías sobre películas y sus significados ocultos. Cuando lo leáis, o si ya lo habéis leído, me entenderéis si aseguro que después de leer estos números entran unas ganas terribles de ver Speed.

Mason hablando de Murciélagos mientras le sube el LSD.

Esta aparente tranquilidad se verá truncada por la llegada de Jolly Roger, la ex compañera de King Mob, que solicita ayuda para llevar a cabo un asalto a una base secreta enemiga en Nuevo México, donde se esconde más de un secreto imposible. Para preparar la misión el grupo se reúne con otro par de colaboradores de la zona, especialistas en todo tipo de conjuros místicos, que lo mismo te desactivan los sistemas de vigilancia como te ahuyentan unos espíritus malvados enviados desde la base enemiga. Se amplía así el elenco de personajes, lo que nos permite explorar a los ya conocidos mediante su relación con los nuevos.

¿Qué es real?

A diferencia de lo visto hasta ahora, esta historia tiene un ritmo trepidante y la acción transcurre de manera lineal, con una estructura mucho más convencional a la que nos tiene acostumbrados esta colección. El conjunto consigue más empaque y se completa con el excelente dibujo de Phil Jimenez, que se encontraba en un momento de su carrera en el que bebía mucho de George Pérez, realizando un trabajo muy bueno en todas las facetas, del que hay que destacar unas composiciones de página realmente magistrales. Sin duda es, de largo, el mejor dibujo que hemos visto hasta el momento.

Parece que el inicio del Volumen 2 de Los Invisibles ha traído muchos cambios, todos ellos positivos y que han hecho que la serie de un salto de calidad pero, ¿sigue siendo la misma serie? Pues sí, amigos, en estas páginas también hallaremos drogas, conjuros, villanos con gusto por la tortura y el asesinato, planes de dominación mundial, abducciones extraterrestres, teorías de la conspiración y conceptos muy interesantes como la inteligencia líquida, el tren de porcelana y un largo etcétera…

Y cómo no, momentos absolutamente demenciales que solo pueden verse en estos cómics. Se lleva la palma una escena en la que Lord Fanny realiza un conjuro mientras… bueno, mejor lo veis por vosotros mismos, que merece la pena.

Magia y control mental, ¿eh? Donde se ponga un tiro en la cabeza…

Infierno en América me ha sorprendido muy gratamente en todos los sentidos, y ofrece algo fresco y divertido sin perder la esencia de la serie, consiguiendo, por fin, captar todo mi interés. Falta por ver hasta cuándo es capaz de mantenerlo. De momento, seguro que hasta dentro de dos meses, cuando salga el quinto volumen. Hasta entonces…

¡Nos vemos en la Zona!

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe