LOS INCREÍBLES. La h**tia

zonaincreíbleTítulo original: The Incredibles
Año: 2004
Director: Brad Bird
Guion: Brad Bird
Reparto vocal: Craig T. Nelson, Holly Hunter, Spencer Fox, Sarah Vowell, Jason Lee, Brad Bird, Samuel L. Jackson, Elizabeth Peña
Sinopsis: Una familia de superhéroes casi retirados, algo entraditos en años y kilos, que tratan de sobrevivir en la dura vida diaria, son obligados a volver a la acción… simplemente para salvar al mundo. Bob Paar solía ser uno de los más grandes superhéroes del mundo, salvaba vidas y luchaba contra villanos a diario. Han pasado 15 años, y Bob y su mujer (una famosa ex-superheroína por derecho propio) han adoptado una identidad civil y se han retirado a la periferia para llevar una vida normal con sus tres hijos. Bob se dedica a comprobar los plazos de las reclamaciones de seguros y lucha contra el aburrimiento y los michelines. Está deseando volver a entrar en acción, así que cuando recibe una misteriosa comunicación que le ordena dirigirse a una remota isla para cumplir una misión de alto secreto, no se lo piensa dos veces.

Abróchense el cinturón, que esta es de las gordas. Ya hemos repasado un puñado de films de Pixar. Unos mejores que otros, pero todos estupendos. Y todos hechos por el mismo equipo de genios, liderados por John Lasseter, Pete Docter y Andrew Stanton. Debido a esto, y tras cinco películas, ya se podía hablar de un estilo Pixar. Era conveniente renovarse, y además, no era recomendable que los mismos tres tíos se encargasen siempre de todo. Ahí va la solución: Lasseter tenía un colega de la universidad. Un tipo que trabajó durante años en una seriecilla llamada Los Simpson y que dirigió ese peliculón en su día infravalorado que es El Gigante de Hierro. Tras varios intentos frustrados en el pasado por problemas de agenda, Lasseter al fin consiguió que su amigo se viniese a Pixar y le dijo lo más maravilloso que se le puede decir a un cineasta:

Haz la peli que te salga del nabo, tron

Qué. Estoy seguro de que dijo eso exactamente.

-28b02e02-beb0-467c-ad1e-c36d3667ad44
Ante nosotros tenemos la única película de autor del estudio. Bird aprovecha la tecnología y el talento de los animadores de Pixar para crear una peli que mezcla sus pasiones de la infancia, cómics de superhéroes y cine de espías, y mete de por medio a una familia con sus típicos problemas, crisis matrimonial incluida. Es imposible aclarar si Bird quería hacer una película de superhéroes con algo de drama humano o una cinta sobre una familia en un escenario superheróico. No sé cuál es la prioridad, porque ambas cosas se retroalimentan de forma totalmente natural y mima de igual forma a ambos sectores. Pero claro, es que el guión es cremita. Solo en el prólogo define a los dos protagonistas y su relación, presenta el conflicto que echará a rodar el resto del film, introduce al futuro villano y mete un non-stop de acción superheróica que homenajea al género maravillosamente. Tíos. Que durante un minutín hay un villano que tira bombas, tiene aspecto de mimo y es francés. Se llama Bomb Voyage, por supuesto. Lo que notáis en los pantalones es normal. Ya metidos en trama, con una base argumental con ecos de Watchmen, asistimos a un retrato familiar humano y real como pocos, con una caracterización de personajes y unos diálogos de Oscar.

Incredibles mesa ZHERO

Tenemos a nuestro principal protagonista, Bob Parr, alias Mr. Increíble. Echa de menos ser superhéroe o simplemente poder echar un cable usando sus poderes sin ocultarse con un pasamontañas como un criminal… cosa que hace, claro. Está harto de la normalidad de su vida. Su mujer, Helen (Elastigirl), sin embargo lo acepta. Prefiere dejar atrás por completo su antigua vida y ser como el resto de amas de casa americanas, aunque eso la aleje de su marido. Bob y Helen se quieren con locura, pero ven la vida de forma muy distinta. Su matrimonio va regular, y ninguno de los dos tiene razón… ni se equivoca. Al fin y al cabo, es lógico que a Bob le ofenda tener que esconder sus dones solo porque todo el mundo deba ser normal. La frase “no dejan de inventar formas para festejar la mediocridad” me parece potentísima. Pero Helen está en lo cierto al decir que más importante que todo eso es la familia, de la que Bob se está olvidando. Y lo flipante es que crisis de estas hay a patadas, trasfondo superheróico aparte. Cada vez que alguien os diga que las pelis de dibujos son solo para niños estrelladle esta película en la cara, por favor. Y hablando de niños, echemos un ojo a los hijos de la pareja. Violeta, la adolescente, ni sabe ni quiere usar sus poderes, solo quiere ser normal, pasar desapercibida. Dash, sin embargo, siendo un niño gamberro y competitivo, quiere lucirse (pero sin la parte del peligro y la responsabilidad, ojo al matiz), y como su padre, odia no poder hacerlo. Por ahora, seguimos de cerca a Bob dejando de lado al resto (ya cambiarán las tornas), y entramos en un segmento que coge el Dark Knight Returns de Miller, lo satiriza (ay, esa barriga cervecera…), y lo mete en una atmósfera muy de James Bond, con misiones secretas en una isla… secreta. Si hasta tenemos a una versión de Q aplicada a los trajes y todo. Edna Moda es un personaje tan brillante que ni puedo describirlo. Su monólogo sobre las capas, oro.
EDNAYHELENZERO
Claro, con el sueño de Bob cumplido, la chispa ha vuelto al matrimonio, pero Helen desconoce a qué se está dedicando su marido, lo cual nos lleva a una sospecha de infidelidad. Mucha atención ahora, que la película hace una maniobra complicadísima. Tenemos a Mr. Increíble en lo que parece otra de sus misiones, pero finalmente se descubre el pastel: Todo forma parte del plan del villano, Síndrome, construido al estilo de Enigma en Batman Forever pero bien hecho. Entonces, baja el ritmo y entramos en unos minutos de transición entre las dos partes bien diferenciadas del film. Vemos a Bob investigando a Síndrome, intentando descubrir cual es su objetivo. Paralelamente (en un sentido literal, ojo al montaje), vemos a Helen averiguando dónde se ha metido Bob. Y llega el momento de hacer el salto mortal. Gracias a una sencilla herramienta narrativa, Helen provoca que Bob, a kilómetros de distancia, sea descubierto y capturado. Y… ¡zas! Ahora seguimos a Helen, es ella la que lleva el peso (hasta que libera a Bob). Y ni nos hemos dado cuenta. Ahí la tenemos, emprendiendo una misión de rescate acompañada, sin pretenderlo, de sus hijos. Y amigos… es ahora cuando la película se mete en un largo tercer acto y explota.

INCREIBLES ZHERO

La llegada de la familia a la isla tendría que ser estudiada por muchos directores de acción. Bird se olvida de que esta es una peli para todos los públicos y muestra a Síndrome lanzando un ataque al avión de Helen. Delante de Bob, que puede oír las súplicas de su mujer para que paren el ataque. “¡Hay niños a bordo, repito, hay niños a bordo!”. El montaje vuelve a brillar en esta escena, el corazón se pone a mil. Pero por encima de eso, me quedo con el instante en el que Helen le pide a Violeta que sea una superheroína y proteja el avión con un campo de fuerza. Ella fracasa, claro. Gente, lo fantástico de esta película es que cada miembro de la familia tiene un arco argumental propio. El de Violeta me gusta especialmente. Una vez que llegan a tierra después de salvarse de la explosión, hay una maravillosa charla entre madre e hija con la que Violeta empieza a comprender que lo de ser una chica normal se acabó. Se pone la máscara (y se aparta el pelo de la cara, cosa importantísima), el tema principal suena de forma muy tenue y la peli demuestra que además de todo lo mostrado te puede hacer un origins cojonudo para los críos. Porque sí, Dash también tiene su momento. Antes de eso, permitidme señalar que la escena en la que Helen se infiltra en la base de los malos a buscar a Bob parece sacada de una peli de Indiana Jones. Un prodigio de planificación, de ingenio y de pura diversión.

Violet and Dash ZHERO

Ahora sí, lo de Dash. Como sabemos, él solo quiere correr y descubrir la velocidad que puede alcanzar. Que para escapar de los malos tenga que hacer precisamente eso es brillante. La escena en la que va a toda leche es de lo mejor del género. El sentido de la maravilla inunda la pantalla mientras vemos a un niño que se lo está pasando pipa a pesar de estar acojonado. Un niño que por fin explora su poder mientras descubre el precio de ese poder (habrá gente que quiera matarte). Qué gozada.
Cuando la familia finalmente se reúne, la cinta se convierte en la película de los 4 Fantásticos idónea. O incluso en una precursora de Los Vengadores. Una recta final gloriosa llena de acción maravillosamente rodada (uno se olvida de que esta peli no es en imagen real), humor muy bien implementado, tensión, y que sin embargo nunca olvida a los personajes y sus relaciones. Desearía que Brad Bird dirigiese todos los blockbusters actuales, de verdad. Y aún queda la guinda, un último minuto de oro antes del epílogo, en el que se cierra una leve y divertida subtrama en torno al tercer hijo de Bob y Helen, se acaba con el villano de una forma brutal (y encima recuperando la coña de las capas), y como colofón Violeta cierra su arco personal. En serio, este último minuto es la peli sacándosela.

Ah, y acabamos la película con homenaje (el enésimo) a los 4 Fantásticos. Aplausos.

*   *   *

Los Increíbles no es solo una de las mejores películas de Pixar, y por tanto una de las mejores películas animadas de la historia, sino también uno de los mejores films de superhéroes, capaz de mirar de tú a tú a El Caballero Oscuro y Los Vengadores. Pero por encima de todo, es una historia de personajes magníficos narrada a través de un guión excepcional.
Pixar aún hará varias joyas impresionantes, pero nada como esto.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe