LOS INCREÍBLES 2. ¡Familiares, reuníos!

Título original:
The Incredibles 2
Año: 2018
Director: Brad Bird
Guión: Brad Bird
Fotografía: Pixar Animation Studios

Reparto: Animación

Valoración: Worth the wait /10

Sinopsis: Helen tiene que liderar una campaña para que los superhéroes regresen. Su misión se va a pique cuando aparece un nuevo villano con un brillante plan que lo amenaza todo. Pero los Parr no se amedrentarán y menos teniendo a Frozone de su parte.

Pues nada gente, YA ESTA AQUÍ. YA HA LLEGADO. Pocas veces se ha esperado tanto por una secuela y es que, para los millones de personas que nacimos con la original y posteriormente la hemos revisitado hasta el infinito (es lo que tienen las obras maestras, que uno no se cansa de verlas), el estreno de la secuela de Los Increíbles es algo más que un simple estreno, es una puñetera deuda emocional. Una deuda emocional bastante más justificada por parte de Pixar que el haber tenido dos secuelas de Cars o una de Buscando a Nemo. Y no sólo por el tremendo cliffhanger con el que terminaba la uno, sino porque la historia de los Parr podrían haber dado para más. Pero la espera ha terminado (aunque aquí se estrene en Agosto) y, tras 14 años, ¿las expectativas habrán sido cumplidas?… 

Antes de hablar de la secuela, me gustaría hacer un pequeño comentario sobre la original, porque creo que lo merece. Los Increíbles me parece simplemente una película perfecta. Brad Bird creó una maravillosa carta de amor hacia los superheróes clásicos ,a la vez, dejaba en evidencia ciertas convecciones del género (las capas por favor) con un tono adulto. Escenas de acción impresionantes, una historia que mezcla espionaje con superhéroes e hilándolo todo tratando temas como la crisis de los cuarenta y la unidad familiar. Todo en dos horas y con un guión y corazón enorme. Así que con todo esto detrás llega la secuela y podéis respirar tranquilos porque aunque Los Increíbles 2 no esté al mismo nivel que la original se nota que, a diferencia de muchas secuelas express o descafeinadas en las que se limitan a repetir esquemas, aquí Brad Bird sí tiene algo que contar.

Los Increibles 2 comienza justo donde la primera terminó, con el ataque del socavador a la ciudad de nuestros protagonistas. Sin deciros nada, los primeros diez minutos de esta secuela son una maravilla y un auténtico regalo para los más fans de la primera. Un comienzo directamente atado al final de la primera que os hará esbozar una sonrisa de oreja a oreja porque todo el encanto, el humor y la adorable dinámica de los Parr sigue intacta. Y, en general, ese es el mejor aspecto de esta secuela: el encanto y todo lo que lo funcionaba en la primera sigue intacto en ésta.

A simple vista, la historia de esta segunda parte recuerda a la primera, sólo que con los roles inversos (esta vez es Bob quien se queda en casa y Helen quien toma la acción de la historia) pero Bird es lo suficientemente inteligente como para que la historia, aún con similitudes de la primera, se sienta lo suficientemente distinta a la original. La película se divide en dos tramas paralelas: Helen ejerciendo de heroína para ayudar a limpiar la imagen pública de los superhéroes y Bob cuidando de los niños en casa y básicamente descubriendo la paternidad de cerca. La primera resucita el tono de thriller de la original con Elastigirl realizando misiones clandestinas y con el nuevo villano “Robapantallas” como la misteriosa fuerza a combatir. Esta parte tiene sin duda las mejores escenas de acción, destacando una set piece protagonizada por Elastigirl persiguiendo a un tren a toda velocidad que demuestra una vez más la enérgica y dinámica dirección de Bird en cuanto a la acción se refiere. Y eso que quizás esta secuela no tenga escenas como la del avión o la de la carrera de Dash en la isla de la original, pero sin duda deja escenas de acción realmente memorables. En cuanto a la trama de Bob con los niños es sin duda donde residen los momentos más tiernos y divertidos de la película. Aquí es donde, al igual que la original, se resalta el factor por el que funcionan tan bien, tanto ésta como la primera a nivel personajes: el factor de la cotidianidad y cercanía que transmiten los Parr en sus naturales  interacciones y es que pocas veces unos personajes animados se sienten tan reales.

Hablando de los personajes, como toda buena secuela, aquí Bird los desarrolla y les da nuevos rumbos. Elastigirl es la absoluta protagonista de la película y se explota su faceta de heroína más que nunca. Bob queda relegado a un segundo plano pero como he comentado antes, su papel aquí es el núcleo emocional de la película aunque también se luzca en la acción. Dash sigue siendo igual de desternillante y divertido aunque no cuente con un arco en particular y Violeta tiene bastante más importancia que en la primera, llegandola a convertir la cita que tenia en la primera con el chico que le gustaba en una trama entera en esta secuela. Algo que se agradece ya que nos da a conocer un poco más al personaje que quizás menos gancho o presencia tenía en la original. Y diréis, ¿pero Jack-Jack qué? pues básicamente me he dejado lo mejor para el final, porque nuestro bebé favorito es junto a Elastigirl lo mejor de la película.

El partido que le sacan a los poderes de Jack-Jack es realmente increíble (no ha sido aposta). Si en la primera dejaban caer que podía llegar a tener 2 ó 3 poderes, aquí dan rienda suelta a la imaginación y creatividad más loca. Y es que algunas de las nuevas habilidades de Jack-Jack son realmente bizarras y sorprendentes. Es básicamente el robaescenas de la pelicula, dejándonos cantidad de momentos tan adorables como hilarantes (esa pelea con el mapache). Para que os hagaís una idea es como un Baby Groot pero con LSD. Humor visual de primera. Tambien vuelve la icónica Edna Moda y sigue tan excéntrica y carismática como siempre, al igual que Frozono quien esta vez tiene algo más de importancia argumental que en la original.

Pero aunque es una secuela casi redonda, no todo es increíble ya que, sin desvelar mucho, la revelación de la identidad del villano resulta un pelín predecible y aunque es un buen villano que cuenta con unos sólidos motivos personales para hacer lo que hace, no está a la altura de la complejidad emocional de Síndrome en la primera. También y aunque esto no es algo realmente grave, no tiene el ritmo perfecto de la primera, pero no es un fallo gordo, sino algo que comparado con la original no se siente tan fluido.

En el apartado técnico estamos ante una de las peliculas más preciosas y ricas a nivel visual que ha hecho Pixar en los últimos años. Los colores se sienten realmente vívidos y toda esa paleta tan lúcida no hace más que incrementar el espléndido tono visual puramente comiquero que Bird otorga a la película. En cuanto a Giachinno, lo ha vuelto hacer con una banda sonora prácticamente a la altura de la original y es que lo menos hace es abusar del tema original, sino que crea nuevos temas con el mismo sense of wonder que, integrados en la película, resultan una auténtica delicia.

Resumiendo, Los Increíbles 2 es una realmente notable secuela que mantiene intacto el mismo encanto y corazón de la original a la vez que lleva a nuestra familia de superhéroes más querida por nuevos y desafiantes caminos. Son muchos años los que han pasado tras la original pero Bird ha sabido recapturar todo lo que nos enamoró de la original en algo más que una nostálgica reunión. Resulta muy interesante que en un terreno actual tan sobrecargado de superhéroes y universos compartidos, esta entrega no intente modernizarse ni igualarse a lo que está de moda ahora. Los Parr siguen siendo heróes puramente clásicos y, entre tanta grandilocuencia dramática a la que nos tiene acostumbrados el género hoy en día, viene bien recordar este tipo de héroes tan celebradamente retro.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.