LOS DEFENSORES unidos jamás serán vencidos. (Primeras impresiones sin spoilers)

0

Título Original: The Defenders
Fecha 1ª emisión: 18 de Agosto, 2017
Cadena: Netflix
Director: S.J. Clarckson, Uta Briesewitz, Peter Hoar
Temporadas: 1
Episodios: 8
RepartoCharlie Cox, Finn Jones, Mike Coleter, Jessica Henwick, Krysten Ritter, Sigourney Weaver, Elodie Yung, Rosario Dawson, Babs Olusanmojun, Elden Henson, Simone Missick, Rachel Taylor, Scott Glenn, Eka Darville, Carrie-Anne Moss, Deborah Ann Woll
Valoración: La mejor defensa es un buen ataque / 10

Después de la gran decepción que resultó ser Iron Fist, ha llegado el momento de juntar a todos los héroes de las series de Netflix en su “Vengadores” televisivo particular. Ya les tocó a los “importantes”, a los “héroes más poderosos de la tierra”. Ahora es el turno de los héroes de a pie, los que protegen tu Vallecas particular. El 18 de Agosto podremos ver si Los Defensores están a la altura o se precipitan al vacío de la mediocridad que poco a poco va tomando este tipo de producto en la plataforma. De momento, Jorge V y Alberto Fassbender os pueden contar qué les han parecido sus primeros 4 capítulos (sin spoilers).

Tras dos grandes temporadas de Daredevil (sí, la primera es algo mejor que la segunda, pero esta sigue siendo canela), una notable primera temporada de Jessica Jones, una irregular de Luke Cage y una floja de Iron Fist, llega el crossover que nos han prometido desde que prácticamente se inició este sórdido y pequeño gran Universo de Marvel/Netflix allá por 2015. Y aunque en líneas generales quizás no llene los vasos de hype de muchos, o quizás sí, lo que os podemos decir es que The Defenders deja un buen sabor de boca que, viniendo del Primo de Don Limpio de Harlem y del Niño de los Puños Fluorescentes, definitivamente, esto es un salto de calidad.

 

TRAMA

A estas alturas todos lo sabemos ya. Las series de Netflix se toman su tiempo en comenzar. Van construyendo su trama y presentando a sus personajes poco a poco. Sin ser necesariamente algo malo, en muchas de estas series puede colmar la paciencia de algunos espectadores, pero afortunadamente esto no pasa en The Defenders. Bueno, sí pasa pero la diferencia es que aquí la reunión y unión de vínculos de estos cuatro “personajes” se siente natural y no demasiado lenta. Eso y que por fin tenemos una cifra de episodios ni muy larga ni muy corta: 8. Lo justo y necesario.

De nuevo, volvemos a tener como amenaza a La Mano y un nuevo intento por poner patas arriba el mundo. El reiterado uso de este perverso grupo cobra sentido por el hecho de que se ha cruzado anteriormente con muchos de nuestros héroes. Son un conjunto conocido y de una magnitud tan grande que cuesta desarticular. Sólo espero que estos capítulos pongan fin de una vez por todas a la organización, pues tampoco es que nos haya dado muchas alegrías y ya empieza a ser demasiado repetitivo.

PERSONAJES

Como decíamos, la reunión del grupo ocurre de forma muy espontánea. Ya que en los dos primeros capítulos, tenemos la sensación de estar ante cuatro series distintas (la continuación de las tramas de cada personaje) hasta que poco a poco se van encontrando, para finalmente reunirse todos (por pura casualidad) en una gran escena de acción que cierra con nota la trilogía de “Grandes Peleas en Pasillos de Marvel/Netflix” (y si, trilogía, porque la de Iron Fist como que no cuenta). Por lo tanto, el aspecto más positivo y disfrutable que uno obtiene de ver The Defenders son las interacciones.

En torno a este tema, mientras que en Los Vengadores había una lucha de egos, aquí lo que existe es una lucha de personalidades y algunas muy fuertes. Estos, al ser otra clase de héroes, tienen otro tipo de moral, lo que se resalta en los divertidos diálogos entre ellos, que sacan a relucir que más que grandes héroes son personas con demasiados problemas y mierdas personales (esto me ha quedado muy Jessica Jones) como para, de repente unirse, a un Parchís Superheroico.

Y nos alegra reportar, que gracias a esta fusión de fuerzas, Luke Cage y Iron Fist (sobre todo este último) mejoran notablemente y ganan como personajes. Es decir, resultan mucho más amenos y divertidos (el tándem de ellos dos resulta buenísimo) que en sus propias series en solitario. En cuanto a “los buenos”, Matt y Jess, hay que recalcar que sus piques son de lo más disfrutable de la serie, ya que toda la intensidad que encierra Murdock, Jones se la pasa por donde ya sabemos. Y por estas cosas hacen un impagable dúo. Lo que lleva a volver a recalcar que Jessica Jones es, sin lugar a dudas, la más carismática de los cuatro, la más “espabilá” y justo por esto, es que los mejores gags provienen de ella.

Sigourney Weaver cumple bastante bien como villana. Su interpretación da potencia al personaje pero el guión, por lo pronto, no deja ver algo muy distintivo a villanos que ya hemos podido ver anteriormente. Está por ver una mayor evolución para que no quede como un malo de manual más. Aun así, no nos engañemos, la presencia de acero que tiene Mamá Ripley en pantalla, y más en un papel de villana, te lo hace todo. Lo cierto es que promete rozar el nivelazo de Fisk y Killgrave, pero aún falta ese algo que estos tienen, es decir, motivos de peso, ya que Weaver no puede estar más cómoda e intimidatoria en el papel y tiene buenas escenas, pero sólo eso. Le falta un pelín de backstory (conocer la razón personal de sus motivos) para que digas “Joder, ya estás al nivel de ellos dos” pero vamos, que Alexandra acojona lo suyo y promete.

Es bien sabido que ha llegado el momento de que todos los personajes y secundarios de las series individuales se vean las caras. Las personalidades de los héroes siguen siendo las mismas y están muy bien reflejadas, dándole siempre bastante tiempo a cada uno para poder ver, de manera individual, como va metiéndose en todo el meollo de la trama que nos ocupa. En cuanto a los secundarios de cada una de las series, poco que decir. Sus apariciones, salvo alguna excepción de más peso, resultan anecdóticas y de uso eventual. Esta vez no poseen subtramas propias y, tal y como aparecen (cuando se les requiere o tiene sentido dentro de la trama), desaparecen.

Ya hemos comentado que quizás lo más interesante que nos da Los Defensores son las interacciones entre los protagonistas. Son personas que no conocen el trabajo en equipo (Danny es el único que sí y es justamente partidario de la unión de todos para combatir al enemigo) y el carácter de algunos de ellos resulta un problema en determinadas situaciones. La mayoría de las relaciones se basan en el respeto por las heroicidades de los demás, pero la constante lucha de personalidades dificulta el proceso de trabajo en equipo. No están ahí porque ellos quieran. El conflicto les viene grande y la mejor manera de resolverlo es lograr entenderse. Además, la mayoría de los toques de humor vienen precisamente de las opiniones que se tienen unos de otros (saliendo peor parado Iron Fist, por el misticismo de sus poderes).

INFLUENCIAS

Todas las series Marvel de Netflix han logrado ser diferentes entre sí. Desde sus protagonistas, pasando por el uso de la acción o el uso de su atmósfera, hemos podido ver una amplia variedad de maneras de abordar el mundo superheroico. En Los Defensores podemos ver una mezcla de lo visto anteriormente: se opta por dotar de unas características similares a las producciones individuales para cada uno de los héroes.

Al comienzo no se conocen (salvo Luke y Jessica) por lo que, como se ha dicho anteriormente, hay muchas escenas que parecen sacadas de una nueva temporada de cada uno de ellos. Como si de Juego de Tronos se tratara, se va saltando aquí y allá para poder ver dónde y qué está haciendo cada uno de ellos. De esta forma también se va pudiendo ver cómo poco a poco se van viendo envueltos en la misma trama y, una vez reunidos, se opta por dar otro ambiente más liviano a la producción.

Las peleas (aunque no hay tantas como pueda parecer) se acercan más a lo visto en Daredevil a la hora de sacarles jugo, pero no sorprenden. Intenta abarcar mucho y por momentos resulta vistoso, pero no hay nada que nos haga levantarnos del sofá o emocionarnos.

APARTADO TÉCNICO

En esta sección, donde más se nota el salto de calidad es sin duda en la acción. Ya que, por fin, las set-pieces, aunque menos de las que nos gustaría, son memorables comparadas con sus predecesoras. Se nota que esta vez hay una dirección más currada que no sea sólo “cut-cut-cut” sino una planificación que da lugar a momentos más épicos como el divertido primer encuentro entre Luke y Danny Rand o la escena del pasillo. Del mismo modo, hay que tener presente que este tipo de productos de realización y consumo rápido suelen pasar por alto la importancia de las transiciones y algunas cantan un poco.

Eso sí, visualmente es muy potente. Sigue teniendo la misma paleta y tonos de colores oscuros y sórdidos a los que nos tienen acostumbrados. Nada ha cambiado en ese aspecto, la verdad. Y a pesar de ser una unión, las partes de cada personaje siguen manteniendo la estética interna de cada uno en su propio estilo. Se agradece el esfuerzo fotográfico por mantener el color de cada personaje en sus secuencias, incluso en las conjuntas: rojo para las de Daredevil, Amarillo para Luke Cage, morado para Jessica Jones y verde para las escenas de Iron Fist.

The Defenders quizás no sea el mega evento que se espera de ella, pero resulta un regalo por parte de Marvel/Netflix para los que nos hemos tragado Luke Cage e Iron Fist enteras (nosotros somos los verdaderos héroes). Definitivamente una mejora de calidad que sin llegar a los niveles de Daredevil o Jessica Jones (de momento), consigue ser un notable y ameno entretenimiento.

¡Nos vemos en la Zona!

Jorge V

Graduado en Criminología en la Universidad de Alicante. Entre mis gustos de ocio se encuentran el cine, los cómics, los videojuegos y las series de TV. Siempre intento informarme antes para no tener que tragarme ningún bodrio :)

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.