LOKI: VIAJE AL MISTERIO, de Kieron Gillen, Matt Fraction y VV.AA


Título original
:

Loki: Journey Into Mystery HC
Sello: Marvel Comics
Guionistas: Kieron Gillen, Matt Fraction
Dibujantes: Doug Braithwaite, Richard Elson, et al
Coloristas: Ulises Arreola, Andy Troy, et al
Contenido:
Journey Into Mystery #622-645 (2011); Exiled #1 (2009); New Mutants #42-43 (2009); The Mighty Thor #18-21 (2011)
Publicación USA: Agosto 2017
Publicación España: Febrero 2021 (Panini)
Valoración: Truco o trato

 

El dios del engaño vive un momento dulce, y es que no hay nada como que te conviertan en protagonista de tu propia serie de televisión para encandilar al público. Vale que el bueno de Loki ya se había ganado su buena horda de fans tras ser uno de los pilares de la franquicia Thor, sobre todo por el buen hacer de Tom Hiddlestom (chicos y chicas, reprimid vuestros suspiros), actor encargado de poner rostro al popular villano de Marvel.

Pero hoy no venimos aquí con la serie de Loki como excusa. Os proponemos, a cambio, un viaje a uno de los momentos definitorios del personaje en su versión viñeta. Allá por 2011 (y parece que fue ayer), Kieron Guillen se hacía cargo de las aventuras en solitario del manipulador hermano de Thor, y las cosas nunca serían igual. Para los lectores, la etapa se traduce en un puñado de números que han pasado a la historia como una de las propuestas más afortunadas y especiales de la Marvel moderna…

LOKI: VIAJE AL MISTERIO
de de Kieron Gillen, Matt Fraction y VV.AA

Empiezo fuerte, pero es complicado encontrar defectos entre la oleada de virtudes que atesora Viaje al Misterio. Aglutina en sus páginas frescura, dinamismo e inteligencia, ingredientes mezclados con ingenio y ambición por parte de un alquimista de las palabras tan dotado como Kieron Gillen.

Y es que admito mis debilidades como el que más, entre las que se encuentran mi admiración por este escritor que acabó en los cómics casi por accidente (era periodista especializado en videojuegos). Hay pocas cosas de su carrera que no me resultasen arriesgadas y diferentes, incluso en etapas al frente de colecciones con mucha mochila a las espaldas (por ejemplo, su temporada en X-Men me parece muy divertida). El caso es que ha conseguido ser guionista estrella con todas las de la ley, gracias a su forma de entender el relato, con tanta elegancia en la forma como espíritu burlón.

El nuevo Loki hace frente a su antiguo yo.

¿Por qué es tan especial este Viaje al Misterio? Porque reinventa a Loki con tanta sutileza que hace que lo viejo parezca nuevo y viceversa. Su trabajo de caracterización con los personajes es tan orgánico e intuitivo, tan humano y sincero, que es muy difícil no coger cariño hasta al último demonio que se pasea por las páginas del volumen. Por su fuera poco esto, Gillen evita el exceso de drama con épica asgardiana de la mejor clase, humor referencial lleno de guiños a los lectores y un equilibrio entre las diferentes piezas de la propuesta que da hasta envidia. Ojalá juntar palabras con el talento de este señor, queridos lectores.

El Loki que encontraremos al principio de esta larga aventura no tiene nada que ver con el malencarado y destructor dios que conocíamos. Por una serie de circunstancias, ha sido transformado en niño y no recuerda sus vivencia como villano recurrente. A pesar del nuevo estatus, nadie confía en él. El pueblo de Asgard sigue viendo al odioso manipulador que, armado de mentiras y subterfugios, ha conducido al reino al borde de la destrucción decenas de veces. Por si esto fuera poco, la ciudad se enfrenta a la mayor amenaza que ha conocido nunca, La Serpiente, el miedo encarnado. Quizá sea Loki la última esperanza de Asgard, y, como inesperado salvador, usará su mejor talento para conseguir su objetivo: el engaño, la mentira y la traición.

Loki de Vendetta.

Este nuevo Loki emprende así el más extraño camino del héroe, puesto que no puede evitar su naturaleza de gran embustero. Pero si la tradicional falta de escrúpulos de este trilero cósmico era motivo de no pocas infamias, ahora tendrá efectos muy parecidos, pero motivados por la mejor de las intenciones. De ahí que el personaje sea un fabuloso juego de espejos entre lo viejo y lo nuevo. Y de esta ambivalencia nacen la mayoría de los conflictos internos de Loki, a la búsqueda de un nuevo yo pero sin poder dejar atrás las reconocidas argucias del dios de las ilusiones.

Gillen no lo tiene fácil, pues lidia con los episodios entre bambalinas de lo que sucede en el gran evento Miedo Encarnado. De hecho, las correrías de Loki en pos de la salvación de Asgard explican mucho de lo que ocurre en la línea principal. Es más, aunque ignores Miedo Encarnado, te espera una aventura enorme, llena de matices y la libertad creativa de la que adolecen eventos tan multitudinarios y planificados como el que nos atañe, y es que esta trama no es otra cosa que el pistoletazo de salida a la aventura de Loki.

Es que las has liado pardas, bro.

Gillen construye su universo particular. Muestra un talento único para la refundación de mitos, para la vuelta de tuerca de esas historias que ya conocemos, reinventadas para los paladares del lector moderno. En ese sentido, son muchos los paralelismos que encuentro entre el guionista de Viaje al Misterio y Neil Gaiman, del que es digno sucesor (y más si se tiene en cuenta que el bueno de Neil tiene bastante abandonado el mundo del cómic), conectados por la fijación en el folclore como fuente de inspiración, en la naturaleza misma de las ficciones y en la idea de que los dioses son bastante humanos, con todas las miserias y bajezas (y las contrapartidas, con momentos brillantes que nos definen) que eso significa.

Por si todo esto que os cuento fuese poco motivo para hacerse con el tomo, encima contamos con un apartado gráfico de quitar el hipo. Toda la épica desatada del relato de Gillen encuentra acomodo en los increíbles lápices de dibujantes como Doug Wraithwaite (a un nivel demencial de detalle y espectacularidad), Pasqual Ferri (otra de mis debilidades y es una pena que se prodigue tan poco), Carmine Di Giandomenico o veteranos como Alan Davis (que hace un trabajo que es una gozada). Entre otros, que en tantos números da tiempo a ver muchos estilos e interpretaciones visuales del nuevo/viejo Loki.

No queda Calipo, niño, sólo RAGNAROK.

Para terminar, hay que hablar del volumen como tal. Menuda maravilla. Presentado con todo el lujo que una serie tan especial merece, los complementos de la edición hacen del viaje todavía más rico, con entrevistas a los creadores de la historia, bocetos y arte que muestran el trabajoso proceso creativo de Viaje al Misterio.

Probablemente habéis leído muchas alabanzas a la serie protagonizada por Loki. Probablemente, son todas ciertas. La habilidad de Gillen para aunar lo épico y lo humano, lo enorme y lo pequeño, la increíble colección de recursos como narrador de un escritor que, sobre todo, se divierte de manera visible mientras hace su trabajo, la enorme identidad que imprime a esta obra que hace de la lectura de cómics un placer todavía más disfrutable de lo que ya es, convierten a Viaje al Misterio en auténtico triunfo del cómic comercial americano. Una rara avis llena de magia y complicidad con un personaje que se ha ganado sus minutos de fama en la cultura popular. El viaje de villano a ¿héroe? más loco jamás escrito recogido en un tomo de los que querrás tener en un lugar destacado de la librería. ¿Qué más puedes pedir? Confía en mí. A diferencia de Loki, yo no digo mentiras.

Aunque claro, eso es justo lo que diría un mentiroso.

¡Nos vemos en la Zona!

Santi Negro

Lector. Cinéfago. Sueño en viñetas

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.