#LobeZZnoWeek: LOGAN

Aprovechando que la película de LOGAN se estrenaba esta semana, en la casa de Zona Zhero hemos dedicado esta semana al héroe canadiense más gruñón y su legado.

Pues ya está aquí, tras una semana de cómics sobre Lobezno ha llegado el día en que se estrena la película que cerrará el ciclo de Hugh Jackman como intérprete del héroe de las garras. Nosotros, como buenos fans, hemos asistido al preestreno y por eso podemos ofreceros, en exclusiva y sin spoilers, esta reseña sobre la película que podría marcar un antes y un después en la concepción Lobezno en pantalla…

LOGAN 

Título original:
Logan
Año: 2017
Director: James Mangold
Guión: James Mangold, Scott Frank, Michael Green
Fotografía: Marco Beltrami

Reparto: Hugh Jackman, Patrick Stewart, Dafne Keen, Boyd Holbrook, Stephen Merchant, Elisabeth Rodriguez, Richard E. Grant, Doris Morgado, Han Soto, Julia Holt, Elise Neal, Al Cronel.
Valoración: X /10

Sinopsis: Sin sus poderes, por primera vez, Lobezno es verdaderamente vulnerable. Después de una vida de dolor y angustia, sin rumbo y perdido en el mundo donde los X-Men son leyenda, su mentor Charles Xavier lo convence de asumir una última misión: proteger a una joven que será la única esperanza para la raza mutante. Una poderosa, dramática historia emocional que nos mostrará la leyenda como nunca antes la habíamos visto. 

Si estás leyendo esto, es probable que te conozcas bien el historial de la franquicia X-Men. 10 películas estrenadas entre 2000 y 2017, que incluye una trilogía más o menos compacta que se va de madre en el final, una precuela con aires de reboot fallido, un reboot exitoso pero cuya secuela fue otro pseudo-reboot por la cara, dos películas irrelevantes, una película que se reía de todo esto y ahora Logan. Esta última se situaría como la primera secuela del pseudo-reboot por la cara, al menos por su lugar en la cronología, pero es que con el brutal caos que le precede… ¿para qué preocuparse por eso?

Logan hace muy, muy bien en desligarse de la continuidad de la franquicia para ir a su bola contando lo que quiere y de la manera que quiere. Una película enmarcada en los Universos Cinematográficos de Marvel o DC, bien calculados y cerraditos, no podría gozar de la libertad que tiene James Mangold para marcarse este western intimista y súper violento, que además pone patas arriba unas cuantas convenciones del género y de la saga. Continuaciones venideras, especialmente las de X-Men, van a tener que currárselo mucho si no quieren volver a caer en lo anodino y repetitivo de X-Men Apocalipsis, especialmente al verse comparada con películas tan frescas como Deadpool o esta Logan.

¿Pero es Logan de verdad tan buena? En el contexto de películas de superhéroes, es una de las más adultas y maduras, pero que entra de forma natural, sin forzar. Deja en ridículo total a las dos anteriores aventuras en solitario de Lobezno, aunque no la pondría, así a bote pronto, como un nuevo culmen del subgénero. Otras películas, aún con sus concesiones para maximizar taquilla (y no hablo solo de sangre y tacos, sino de humor o tratamiento de personajes), poseen una historia más compleja y/o mejor ejecutada. La trama de Logan es sencilla y eso es una de las virtudes intencionadas, especialmente si la comparamos con los últimos batiburrillos de Bryan Singer, pero no es su mayor punto fuerte: su arranque es algo torpe (los antecedentes son explicados usando un recurso bastante poco elegante), el ritmo en ocasiones es algo lento, y algunos derroteros de la trama son predecibles.

Ninguno de estos problemas son graves, ni mucho menos, porque el desarrollo de personajes es muy superior a lo usual en la saga. Y aquí juega un papel importante de verdad su calificación R, o sea, para adultos. Los personajes no se van a cortar la lengua cuando se vean envueltos en los violentos y desagradables encontronazos, lo que resulta en interacciones mucho más naturales que las excesivamente controladas versiones de sí mismos en películas anteriores. Que no se corte un pelo en mostrar las sangrientas obscenidades que su protagonista es capaz de hacer refuerza la credibilidad y la tensión ya desde la primera escena, sin caer en el morbo fácil y gratuito del que podría haber hecho gala para llamar la atención.

Y creednos que hay momentos realmente desagradables, pero que surgen naturalmente en el tipo de historia que es y los personajes que son: un anciano con alzhéimer, una niña sin infancia y un hombre atormentado por la sangre que lleva en sus garras. Los tres, últimos vestigios de una especie que ahora es rechazada por la sociedad. La cual, por cierto, en su día escribió cómics sobre ellos, un delicioso detalle meta que rompe (aún más) el canon y que si bien no es enteramente nuevo en el cine (ya lo vimos en Capitán América: El Primer Vengador), aquí adquiere un significado muy significativo. De los tres protagonistas, es fácilmente el profesor Charles Xavier, interpretado magistralmente por Patrick Stewart, el más interesante, por lo atípico de su arco comparado con sus apariciones anteriores. Dafne Keen, interpretando a la pequeña Laura, es toda una revelación que borda un papel crucial y para nada sencillo. Curiosamente, es el propio Logan el peor parado, o al menos, el que más recicla respecto a las anteriores películas de X-Men, aunque ahora se beneficia de un tratamiento mucho más crudo y realista, que los fans del personaje y de Hugh Jackman van a agradecer.

Tres personajes que emprenden un viaje que brilla no por la sencilla y lineal historia que cuenta, sino por lo humanos y cercanos que resultan; por un acabado visual que, sin ser ningún prodigio, se desmarca completamente del imaginario habitual del “blockbuster”; por la visceral acción, escasa pero necesaria; y por un final muy satisfactorio que deja un regusto singular, que a nadie dejará indiferente. Si tiene éxito, Logan podría marcar un nuevo referente, pero dudo que eso ocurra. Y tampoco lo deseo: Logan es una película especial, imperfecta, humana, inolvidable, de sentirse agradecido y orgulloso, una vez más, de lo que las películas de superhéroes han sido capaces de lograr.

Si queréis leer el resto de artículos de esta semana especial, pinchad en #LobeZZnoWeek o escribid el hashtag en nuestro buscador.

¡Nos vemos en la Zona!

You may also like...

1 Response

  1. Interesante. Sin haber visto aún la película, lo que más me ha llamado la atención de tu reseña es la palabra “INOLVIDABLE”. Me transmite buenas sensaciones, y dado que suelo renegar de la franquicia mutante de FOX (por razones obvias), espero que este viaje de dos horas y veinte minutos, junto a uno de mis personajes favoritos (que salvo en X-Men 2, no he visto fielmente retratado en el cine) merezca la pena. Y si Charles Xavier es tan interesante como todos afirman, junto a la pequeña Lobezna, los ingredientes para emocionarme están sobre la mesa; o debería decir, pantalla.

    Buena reseña. Seguid currando así ZZ.

Deja un comentario, zhéroe