LIGA DE LA JUSTICIA. Justicia a la americana

Título original:
Justice League
Año: 2017
Director: Zack Snyder
Guión: Chris Terrio, Joss Whedon (Historia: Zack Snyder, Chris Terrio)
Fotografía Fabian Wagner

Reparto: Ben Affleck, Gal Gadot, Ezra Miller, Jason Momoa, Ray Fisher, Henry Cavill, Amber Heard, Amy Adams, Ciarán Hinds, J.K. Simmons, Jeremy Irons, Connie Nielsen, Robin Wright, Diane Lane, Kiersey Clemons, Billy Crudup, Daniel Stisen, Jesse Eisenberg, Samantha Jo, David Thewlis, Joe Morton.

Valoración: Una de GAL y otra de la misma arena de siempre… /10

Sinopsis: Motivado por la fe que había recuperado en la humanidad e inspirado por la acción altruista de Superman, Bruce Wayne recluta la ayuda de su nueva aliada, Diana Prince, para enfrentarse a un enemigo aún mayor. Juntos, Batman y Wonder Woman se mueven rápidamente para intentar encontrar y reclutar un equipo de metahumanos que combata esta nueva amenaza. El problema es que a pesar de la formación de esta liga de héroes sin precedentes –Batman, Wonder Woman, Aquaman, Cyborg y Flash– puede que sea demasiado tarde para salvar el planeta de una amenaza de proporciones catastróficas.

Tras el rayo de luz y esperanza que supuso la notable Wonder Woman, sin duda la mejor película del DCEU hasta la fecha (sí, incluso tras el estreno de Justice League) volvemos al irregular y caótico Universo Cinemático de DC para ver qué nos depara “la Vengadores” de este súper equipo. Con bastante polémica tras la silla del director, reshoots de Joss Whedon incluidos, veamos en que ha quedado todo esto…

A ver, a ver…

Justice League es un sí, pero no. La cuarta película del DCEU introduce un cambio de tono respecto a la oscuridad e intensidad de Man of Steel o Batman vs Superman, para entregarnos un producto mucho más ligero, simple y coherente…pero no mejor. Me explico. Es indudable que Justice League es un blockbuster mucho más entretenido y ameno de ver que Suicide Squad (la que siempre será la peor película de este Universo) o Batman vs Superman, pero comparándola con esta última, aun siendo un caos argumental, al menos tenía más calidad como película (en lo visual sobre todo) más allá de sus estupideces argumentales.

Por el contrario, La Liga de la Justicia es básicamente un piloto de dos horas de una serie de DC/CW tanto a nivel artístico, ya que todo luce tan televisivo y feo (esos exteriores tan cutrones para una producción de este calibre) que da auténtica pena, como argumental, pues el guión se limita a ser una, correcta aunque apresurada, presentación de personajes y nada más que eso. Y no sé vosotros pero creo que una película de este equipo se merecía algo bastante mejor que este anodino tomo de cómics que te lees en el autobús y lo olvidas justo cuando te has bajado de él.

Aquí tiene mi tarjeta.

Lo cierto es que aunque mi percepción general sea negativa, Justice League tiene algunos aciertos de cara al DCEU. El primero de ellos y aunque no está del todo arreglado, es el tono. Se agradece que al menos en un blockbuster cuya función principal sea venderte los personajes de cara a un futuro y sus películas individuales, estos funcionen como equipo, en general tengan química entre ellos y, bueno, sean personas medianamente felices y no héores envueltos en crudos dilemas morales y filosóficos. Aun así, a veces los fácilmente diferenciables tonos de Snyder y Whedon chocan entre sí, produciendo momentos algo bizarros. Aunque esto no es lo peor, ya que en general el tono de Justice League es luminoso y simpático.

Otro acierto, es el que por fin tengamos una fiel y clásica representación de Superman (aunque el modo en el que le traen de vuelta no pueda ser más estúpido y ridículo). Un Clark Kent feliz, sonriente y esperanzador, aunque tenga algún diálogo que se pase de cheesy y el bigote de CGI de Henry Cavill de miedo en algún plano. Es precisamente en el humor de Justice League y en la dinámica de equipo donde más se notan las incorporaciones de Joss Whedon y, mientras deja algunos gags y escenas simpáticas, hay que reconocer que en algunos momentos su humor no pega absolutamente nada con el contexto de la escena o con el personaje, sobre todo con Batman o Wonder Woman, quien tienen algunos chascarrilos forzados que no funcionan.

Como me hagáis decir otra tontería…

Pasando revista a los personajes de uno en uno, y comenzando por Batman, decir que se siente como una persona totalmente diferente al quien vimos en BvS y, aunque me gusta que se alejen del Batman casi sádico que ya vimos, resulta algo chocante que pase de querer matar a Superman a, prácticamente, ser un Dios para él. Ben Affleck me sigue convenciendo en su papel aunque mucho más como Wayne que como Batman. Wonder Woman es fácilmente el personaje más carismático de todos y en general es que tiene las mejores escenas, aunque, como ya he dicho, tenga algún chiste marca Whedon que sobra muchísimo pero sigue siendo el mejor personaje de todos, la verdad. En cuanto a las nuevas incorporaciones, me resulta sorprendente que quien más me haya gustado haya sido Cyborg, básicamente porque, irónicamente, me parece el más humano de todos, eso y que su arco ayuda, ya que nos presentan a un personaje que lo ha pasado mal y se nota. En cuanto al Flash de Ezra Miller, me gusta, pero creo que han llevado al extremo el significado de alivio cómico ya que, a veces, no parece ni un “personaje de verdad” (en serio tras una dramática escena con su padre, este personaje solo suelta chascarrillos cada vez que habla y a veces es algo agotador). Y bueno, pues Aquaman es básicamente un tío molón al que se la suda todo y en ocasiones ni siquiera parece ni querer estar donde está, un capullo sin carisma (pero esto es sólo mi opinión). Yo lo siento, pero aunque pueda entender que quieran hacer una versión totalmente distinta del personaje, no termino de conectar con él.

Happy-serious family.

Resumiendo, Justice League es un blockbuster pasable y puramente funcional que no hace mucho más que presentar a un nuevo equipo de superhéroes con un nuevo tono. Puede que resulte un cambio demasiado brusco respecto a las anteriores películas del DCEU, pero se agradece. Y mirad puedo entender que en general guste porque al fin y al cabo, tiene fanservice majo por un tubo (aunque no queda tan bien en pantalla como piensas), los héroes funcionan y aunque su historia es lo más trillado incluso para este tipo de películas, al menos no es un lío argumental. Lo que no comparto es que digan que este género ha evolucionado lo suficiente y que luego nos tengamos que tragar otro camuflado blockbuster de los 2000 en pleno 2017.

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.