LIAR GAME, de Shinobu Kaitani

 

 

Título original:
Liar Game (ライアーゲーム)
Sello: Shueisha
Mangaka: Shinobu Kaitani
Publicación Japón: Sep. 2005 – Abr. 2015

Publicación España: Junio 2019 – Actualidad (Planeta)
Valoración: 2×5, 1000/100, 9+1, X, como queráis llamarlo. Mis dieses.

 

 

Imaginad que un día pudierais escoger la temática de un cómic, hacerlo totalmente a vuestro gusto para que tuviera todo aquello que queréis. A cambio, porque en esta vida nada es gratis, este mismo cómic tendría cosas de las que no os gustan nada. ¿Aceptaríais este trato? Ya os digo yo que sí que lo haríais, porque esta obra tiene todo lo que más me gusta en esta vida en el formato que menos me gusta. Y, por si no lo sabíais a estas alturas después del último podcast y viendo mis comentarios por Twitter hacía mucho tiempo que no estaba tan enganchado a algo. Y creedme que no os miento, pese a que esté hablando de…

LIAR GAME
de Shinobu Kaitani

Nao Kanzaki es una joven más ingenua que Heidi cuyo padre está gravemente enfermo y necesita de unos cuidados médicos que suponen unos gastos que no puede permitirse. Un día Nao recibe una nota donde le invitan a participar en un juego donde podría ganar una gran cantidad de dinero que le supondría poder costear los gastos de su padre. El único problema es que el juego se basa en la mentira y el engaño, algo para lo que Nao definitivamente no ha nacido. Por suerte para ella conseguirá la ayuda de Akiyama Shinichi un joven que acaba de salir de prisión después de llevar a la ruina a una compañía de seguros mediante una estafa tan inteligente como metódica.

Con esta premisa empieza Liar Game y la verdad es que empieza mal. Las cosas hay que decirlas por su nombre y ya habrá tiempo para alabar como se merece este manga, pero eso no quita que sus primeros episodios sean del todo soporíferos con una protagonista que es un drama viviente, un dibujo muy feista y una sola línea argumental. De verdad que cuando llevaba más de medio tomo no tenía un solo motivo para no ir a buscar a Ferran a su casa y regalarle grandes dosis de sufrimiento por hacerme leer eso. Pero, de repente, el cómic empezaba a enseñar, a cuentagotas eso sí, sus cartas y dejaba entrever que Akiyama tenía un plan para recuperar el dinero que Nao había perdido de forma tan desesperante en manos de su competidor, un antiguo profesor a quien ella le confía todo su dinero y él decide quedárselo. La otra baza del manga era como iba explicando los diferentes métodos de presión psicológica basados en experimentos reales explicados de forma amena y comprensible. Así llegó el clímax del primer tomo y la resolución sin ser completamente inesperada sí que resultó satisfactoria. Y así decidí darle otra oportunidad y seguir leyendo y ahí empezó mi condena y mi caída al pozo de la adicción a esta lectura.

Llevo así desde que descubrí este maldito manga

Porque Liar Game va mucho más allá de esa primera prueba y cada vez se complica más, con más jugadores implicados, pruebas más inverosímiles, golpes de efecto que te dejan el culo torcido y unos cliffhangers que te hacen estallar la cabeza mientras sigues pasando páginas suplicando que te explique qué ha pasado y cómo ha pasado. Tanto es así que la última trama publicada de momento en nuestro país es un complicado juego de fronteras donde hay que evadir dinero de un equipo a otro y en el que cada poco hay una explicación de cómo va el juego, las probabilidades que hay de que acabe de un modo u otro solo para cuando te has hecho una idea de cómo va darte un golpe en toda la cara y dar un vuelco de 180 grados a la partida. Si bien el esquema se repite hasta la saciedad no por ello deja de ser satisfactorio, ya que sabes que pase lo que pase el autor te lo va a acabar explicando de una forma tan clara que no dejará lugar a dudas (aunque es cierto que en el juego de contrabando es fácil perderse).

Para la prueba del contrabando, repito que es lo último publicado en España aunque yo ya voy mucho más lejos, ya han aparecido nuevos personajes que sirven para profundizar más en la dificultad del juego y en las motivaciones de Nao, siempre angustiada, pero a la vez firme en su propósito de no cambiar su forma de ser y confiar en la gente; y Akiyama quien, por fin, encuentra a rivales que le supongan un desafío ya que él está dispuesto a llegar hasta el final del juego para derrocar a los organizadores tal y como hizo con aquella compañía aseguradora. Estos secundarios son Fukunaga que es el primer rival importante y que guarda un secreto de los gordos siendo también el primero en, digámoslo de manera sutil, sufrir los encantos de Nao. El siguiente, mucho más importante para la historia, es Yokoya, a la postre el némesis de Akiyama en quien compite no solo en inteligencia, ambición y planificación sino que lo supera en una total falta de escrúpulos que lo lleva a dirigir al resto de jugadores como meras marionetas. Los constante piques entre los dos regalan los mejores momentos del juego, siempre observados por los otros personajes que aún no he citado, los propios organizadores del Liar Game.

Mi enemigo se llama Ferran y voy a ir a por él.

Ocultos bajo unas máscaras bastante peculiares (y que por lo último que he leído parece que esconden un secreto turbio) estos tipos lo mismo explican las normas que hacen de dealers del juego, siendo también observadores del mismo desde salas totalmente computarizadas y a menudo son usados como catalizadores de las explicaciones de lo que está pasando. De nuevo tengo que decir que el mismo esquema se repite hasta la saciedad cuando, por ejemplo, el Observador 1 hace un comentario tipo “Akiyama ha cometido un error fatal, Yokoya tiene la partida en su mano” y el Observador 2 le responde “Jujujuju, veo que tú tampoco te has dado cuenta de que todo era una trampa de Akiyama”. Y entonces el Observador 1 exclama “Oh no!!!, ¿de derdad?” y tú como lector estás gritándole al cómic «WTF!!!». Así que es un esquema que se repite, sí, pero no por ello deja de ser funcional, práctico y, a menudo, espectacular.

Según el trato que he mencionado al principio, el cómic que tuviera todo lo que te gusta debería tener también todo aquello que no te gusta y es cierto que Liar Game es un manga, seguramente el formato del noveno arte que menos me gusta, y como tal está plagado de los clichés del género. Hay momentos en los que los personajes se agreden a lo Dr. Slump por decir tonterías, gotas de sudor que caen y esas expresiones tipo Ufufuf o Jujujuju que en cualquier otro caso me sacarían de quicio. Del mismo modo el dibujo es muy básico, algunos secundarios apenas tienen rasgos y la mayoría de páginas tienen pocas viñetas, muy grandes y con un solo personaje soltando alguna exclamación. Todo muy exagerado y todo muy típico del shonen. Pero en este caso nada de esto importa porque a cambio te regala un sinfín de juegos de inteligencia, de cliffhangers insuperables, de giros dentro de giros que a su vez forman parte de un giro mayor, de explicaciones sobre la psique humana, la sociedad y la economía y desafíos constantes que pondrán a prueba tu agilidad mental y tu capacidad de sorpresa.

Os reto a leeros el manga y decir que me equivoco

En mi caso soy muy fan de la magia, de los juegos de cartas, de las novelas de intriga donde todo se explica al final, del ajedrez y en definitiva de todo aquello que suponga un reto para una mente tan brillante como la mía. Pero lo que más me gusta es disfrutar con algo que me gusta, disfrutar al máximo y exprimirlo sabiendo que aquello se acabará y que pasará mucho tiempo hasta que pueda disfrutar de algo así.

Es como cuando estás viviendo un momento de tu vida que de tan bueno que es te dices a ti mismo que mejor disfrutarlo a tope porque esa sensación será efímera y quién sabe si podrás vivir algo parecido. Pero eso, amigos, es otra historia…

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. juan miguel dice:

    Me llamó la atención la reseña porque hace dias precisamente veía reseñas de la serie y peliculas, ojala el maga sea mas bueno, vi la primer pelicula la de FINAL STAGE y me parece pesima, ojala el sistema de juego no sea tan simple y ridiculo coomo el de la pelicula porque se ve muy bueno el manga por tu reseña.

    • carlosplaybook dice:

      Muy buenas Juan Miguel, perdona por la tardanza en responder
      Fuera del manga llegué a ver un par de episodios de una serie (coreana, creo) de acción real que no le hacía para nada justicia. Desconozco la peli que comentas pero no me extrañaría que no le llegara a la suela de los zapatos al manga.
      A mi me encantó sobretodo a partir del segundo volumen y ya te digo que devoré los tomos como si me fuera la vida en ello. La variedad de juegos y estrategias es notable, lo que no da lugar al aburrimiento. Espero que lo puedas leer y lo disfrutes como se merece
      Un saludo y gracias por comentar

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.