LEGIÓN. El thriller psicotrópico de Marvel

Título OriginalLegion
Fecha 1ª emisión: 8 de Febrero, 2017
Cadena: FX
Creador: Noah Hawley
Temporadas1
Episodios: 8
Reparto: Dan Stevens, Rachel Keller, Aubrey Plaza, Jean Smart, Bill Irwin, Jeremie Harris, Katie Aselton, Amber Midthunder, Mackenzie Gray, Jemaine Clement, Hamish Linklater, Scott Lawrence, David Selby, Ellie Araiza, Brad Mann, Luke Roessler, David Ferry
Valoración: Sobredosis de ansiolíticos /10

¿Sabes esa sensación de terminar de ver algo y que resulte tan extraño que te haga cuestionarte si antes habías fumado algo de marihuana? Bueno, pues tranquilo. Por increíble que parezca, posiblemente (cada uno verá) no lo has hecho, pero el capítulo de Legión que acabas de ver te ha dado esa sensación. De pocas series se puede decir eso.

Noah Halley es el causante. El artífice detrás de la excelente versión episódica de Fargo se atreve a llevar al mutante más poderoso de Marvel a la pequeña pantalla, pero, cansado ya de los superhéroes, decide dirigir la acción por otros derroteros. Preparaos para entrar en una de las mentes más turbias de la historia.

La verdad es que es difícil hablar de la trama de Legión por dos razones. La primera es que es fácil entrar en spoilers y la segunda es su aparente ambigüedad. La serie comienza con David Haller en el psiquiátrico. Toda su vida ha pensado que sus problemas vienen dados por una esquizofrenia severa, pero, ante la llegada de una nueva interna, su vida dará un vuelco y viajará hasta lo más profundo de su mente para intentar desbloquear el potencial que guarda como mutante (y no es moco de pavo).

Pese a poseer el mismo título, la serie de la cadena FX poco tiene que ver con los cómics: coge al personaje y su entorno y crea su propia trama. Lo mejor de todo es que el resultado queda como una historia que podría funcionar perfectamente en un formato de papel. Noah Halley, de esta manera, decide centrarse en el aspecto psicológico del personaje. Un viaje psicotrópico propio de cineastas como Terry Gilliam o Charlie Kaufman, que resulta más confuso por su forma que por su contenido. Por esto mismo, la serie no es recomendable para todo el mundo. Plantea muchas incógnitas y se hace de rogar a la hora de dar respuestas. Si a esto le sumamos la manera insólita de mostrarnos sus imágenes, nos encontramos con una serie de Marvel que poco tiene que ver con las demás que conocemos. Experimenta constantemente y se regodea en ello. Es el espectador el que decide si quiere seguir el juego que plantea o no.

Además, todo fan del personaje se va a encontrar con sorpresas. Un acercamiento a los cómics anterior ayuda a ubicar un poco qué está ocurriendo en pantalla, pero, a su vez, sabe darle la vuelta hasta a lo que el propio comiquero empieza dando por hecho. Por mucho que crea saber lo que está viendo, nada es lo que parece y esta es una de las muchas razones por las que la temporada merece la pena ser completada. Lo abstracto de su primera mitad acaba cobrando sentido una vez se empiezan a dar respuestas.

Por otro lado, su apartado visual es una maravilla. Muchos de sus planos parecen lienzos y el uso del CGI está bien medido y sorprende, dentro del mundo de las series. Los viajes mentales dentro de la cabeza de David se ven muy favorecidos gracias a este aspecto y continuamente se usa el color y la iluminación de manera magistral, ya sea ayudando a simbolizar un sentimiento en la escena o como narrador visual. Además, resulta muy ingenioso la manera de abordar ciertas secuencias o de narrarnos lo que está ocurriendo. Por el contrario, pese a ser una serie de Marvel, hay pocas peleas en Legión, pero están bien llevadas y no desentonan. Son más bien anecdóticas. La verdadera acción reside en otros momentos.

Los personajes, quizás, es en lo que más falla. Fuera del personaje de David y de su amiga Lenny, no se profundiza demasiado en los demás. Syd es un personaje principal (novia de David) con poderes, pero va resultando menos interesante a medida que avanza la historia. El resto, aunque tienen bastante tiempo en pantalla, no pasan de ser sujetos secundarios algo planos. Se intenta, en alguna ocasión, hacer referencia al pasado de alguno de ellos (o incluso darles alguna trama secundaria), pero es difícil empatizar con muchos de ellos debido a que sirven más como objeto para dar variedad a la acción. Si alguno se pone en peligro, resulta forzado el querer que nos preocupemos por él o ella. Eso sí, Dan Stevens como David Haller y Aubrey Plaza como Lenny, están que se salen (sobre todo esta última) y sus personajes están mucho mejor construidos.

Legión es una producción arriesgada. El guión parece un caos, pero en realidad la trama general no es nada complicada. Podría decirse que cuenta algo ya conocido, pero de manera completamente diferente y es justo eso lo que la hace especial. Una vuelta de tuerca a este tipo de series, que ya empiezan a saturar la plantilla televisiva. Si no la habéis visto, hacedlo, pero con esta tenéis que poner un poco de vuestra parte. Creo que no es mucho pedir.

¡Nos vemos en la Zona!

Jorge V

Graduado en Criminología en la Universidad de Alicante. Entre mis gustos de ocio se encuentran el cine, los cómics, los videojuegos y las series de TV. Siempre intento informarme antes para no tener que tragarme ningún bodrio :)

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe