LAS TORTUGAS NINJA: LA SERIE ORIGINAL, de Kevin Eastman y Peter Laird

 


Título original:

Teenage Mutant Ninja Turtles: The Ultimate Collection vol. 1 TPB
Sello:
IDW Publishing
Guionistas:
Kevin Eastman y Peter Laird
Artistas: Kevin Eastman y Peter Laird
Contenido: Teenage Mutant Ninja Turtles #1-7 (May. 1984 – May. 1986)
Publicación USA: Agosto 2011
Publicación España: Diciembre 2020 (ECC Ediciones)
Valoración: Cowabungástico!

 

Empecemos con una confesión: yo fui un tortugomaníaco pre-adolescente. Como para no serlo, amigos. Allá a principios de los 90 estos cuatro quelonios lo petaron fuerte y dejaron marcada a una generación con sus aventuras. A ver, que lo tenían todo: eran adolescentes, eran tortugas, eran ninja y, además, eran puro carisma. Era evidente que un frikazo en ciernes como el que suscribe, con sus tiernos 10 años, cayese rendido a la molonidad que exudaban estos cuatro hermanos verdes por los poros. Porque, claramente, hoy vengo a hablaros de…

LAS TORTUGAS NINJA
de Kevin Eastman y Peter Laird

La fiebre comenzó con la emisión de la mítica serie de dibujos que se hizo hueco en las televisiones de todo el mundo, y más o menos estableció el imaginario general que se tiene sobre el mundillo de las tortugas. La película de imagen real acabó de certificar el fenómeno, producto que, por muchos años, fue el filme más taquillero de la historia de producción independiente. Ahí es nada. Muñecos, camisetas, pósteres… casi cualquier cosa imaginable con la cara de estos inesperados héroes salía al mercado para alegría de los fanáticos y horror de padres que veían asombrados como el dinero desaparecía con agilidad ninja de sus carteras. La fiebre por las tortugas era una realidad, auténtica fábrica de dólares. Pero, como casi siempre en estas historias, el origen de estos iconos de la cultura popular es bastante más humilde de lo que la explosión comercial posterior deja entrever.

Las tortugas ninja son producto de un cúmulo de circunstancias, en los que se aglutinan el talento, la fe y una pizca de suerte, por parte de dos tipos que tenían un sueño: dibujar sus propios cómics. Kevin Eastman y Peter Laird eran apenas dos chavales con no demasiadas pretensiones. Simplemente querían plasmar sobre la página su pasión por los cómics de superhéroes con los que habían crecido y los autores que reverenciaban, como Jack Kirby o Frank Miller, que en aquellos mediados de los 80 estaba cambiando las reglas del medio (con cantidad de homenajes a su etapa en Daredevil, por ejemplo, fácilmente identificables).

¡Marchando un par de pinchitos de tortuga!

Con la magia de la libertad creativa a su favor, fundaron su propio estudio, Mirage, poco más que un tablero de dibujo en el salón de sus apartamentos. Las ideas fluyen, hasta el delirio del que surge un concepto tan loco como cuatro tortugas entrenadas en las artes ninja por una rata llegada del lejano oriente. Era imposible que estos conceptos que rozaban lo alucinógeno tuviesen la mínima oportunidad de triunfar. Aún así, contra todo pronóstico, el primer número de aquella locura independiente se transformó en un inesperado pequeño éxito, que pilló de improviso a sus autores, obligados, de repente, a continuar las aventuras de sus extrañas creaciones. El resto, es historia.

Había una deuda pendiente con este barro primordial en forma de viñetas del que surgió el fenómeno. Hacía muchos años que la colección original de las Tortugas Ninja navegaba en el limbo, con ediciones descatalogadas en manos de especuladores ridículos (como suele ser la tónica habitual en el mercadeo de cómics), que nos impedían disfrutar de los primeros pasos de Leonardo, Donatello, Michelangelo y Raphael. Imaginad la alegría de aquellos que añorábamos esos cómics cuando, en pleno año de desastres, ECC anuncia el regreso de las tortugas originales en edición acorde a las circunstancias, con todo lujo de detalles.

Aquí parece que haya habido una rave… ¡Y no nos han invitado!

La pregunta obligada en este contexto es: ¿Tienen su lugar las Tortugas ninja originales su sitio en el siglo XXI más allá del ejercicio de nostalgia?

Quizá no sea yo muy objetivo para dar la respuesta, pero he disfrutado muchísimo del reencuentro con los que fueron mis héroes de infancia. Tenía un recuerdo vago, pero entusiasta, de los números del cómic que leí hace años, pero mi memoria no fallaba. Es una colección trepidante, repleta de ideas muy locas que funcionan de manera sorprendente, en manos de dos autores que se empeñaban en rizar el rizo en cada número, asombrados de su propio éxito. El ritmo infernal al que suceden cosas se conjuga de forma brillante con las apabullantes personalidades de los carismáticos protagonistas. Sí que es cierto que en estos primeros números se nota la falta de un rumbo fijo y un apartado artístico algo titubeante, pero la libertad que se respira en cada viñeta, el amor absoluto por el medio que enarbolan Eastman y Laird como bandera y lo maravillosamente inverosímil de las peripecias hacen de estas Tortugas ninja adolescentes algo único incluso tantos años después de su creación.

¡Hasta la próxima!

Si queréis razones extra para haceros con este tomo, la edición de ECC conserva todo el sabor retro de la idea original, pero adaptada a los paladares de un público que se supone algo exclusivo. Cada número viene acompañado por los comentarios, casi viñeta por viñeta, de sus creadores, que rememoran la odisea de sacar la colección adelante en aquellos tiempos locos, con sus secretos artísticos y conceptuales. Ninjas a la búsqueda de venganza, persecuciones por un New York que parece sacado de las mejores escenas de The Warriors, viajes dimensionales, tecnología aberrante y amenazadora, invasiones extraterrestres y un apartado artístico que se mueve entre la gamberrada alternativa y el dinamismo del cómic de superhéroes, es lo que encontraréis en este tomo inicial de la recopilación definitiva de las Tortugas ninja tal y como fueron concebidas en origen.

Yo estoy muy dentro, zhéroes. Mi nostalgia no me ha traicionado en esta ocasión, y estoy deseando mas, porque la cosa mejora con cada entrega.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Santi Negro

Lector. Cinéfago. Sueño en viñetas

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.