LAS CAPRICHOSAS MALDICIONES DE SOICHI, de Junji Ito


 

Título Original:
 Itō Junji kessaku-shū 3: Sōichi no Tanoshi Nikki
(伊藤潤二傑作集 3 双一の勝手な呪い)
Sello
: Asahi Shinbunsha
Género
: Seinen/ Terror/ Sobrenatural
Mangaka
: Junji Ito
Publicación Japón
: Nov. 1997
Public. España
: May. 2017 (ECC Ediciones)
Valoración
: Vacaciones inolvidables /10

 


Allá por Septiembre mencionábamos en la Zona The Horror World of Junji Ito en esta reseña de El Muerto Enfermo de Amor. En Halloween os recomendé encarecidamente Tomie, que también forma parte de esa inigualable y  terrorífica serie. Y no hace falta darle muchas vueltas para saber que lo que traigo hoy también se incluye en ese compendio que aúna los relatos más truculentos del mangaka. Agarraos bien que hoy le toca el turno a…

LAS CAPRICHOSAS MALDICIONES DE SOICHI
de Junji Ito

Durante las vacaciones, Yusuke y Michina viajan a la casa del campo de sus tíos donde también viven sus primos Koichi, Sayuri y Soichi. Por un instante nos trasladamos a aquellos veranos larguísimos y sin preocupaciones en los que muchos nos íbamos a pasar unos días a casa de los tíos, cuanto más cerca de la playa mejor. Pero sólo por un instante porque, efectivamente, mis primos se las traían, pero nada más lejos del protagonista de este manga.

Normalmente en los relatos de este autor todo sucede de menos a más, y según avanza la historia notamos como la atmósfera se va cerrando sobre nosotros, creando el ambiente perfecto para llevarnos a donde quiere. Esta vez no. Aquí se nos presenta a Soichi en todo lo alto desde el principio. Nada más llegar a casa de sus tíos, Yusuke y Michina empiezan a comprobar de primera mano que ese niño retraído que habla con sus muñecos porque no tiene amigos y chupa clavos porque está falto de hierro, es realmente un perturbado más del imaginario de Junji Ito, capaz de hacerte vudú de varias maneras y lanzarte, no sólo los clavos que guarda en su boca, sino las más terribles maldiciones que se pueden encontrar en el país nipón.

¿Tengo algo entre los dientes?

De este modo, la tensión y el terror que producen el simple hecho de sentir la presencia de Soichi se palpan desde las primeras páginas y te mantienen en alerta constante, a la espera de la siguiente situación que desencadene la molestia del antojadizo niño y las represalias que tomará contra su víctima. En sus primos encontrará un blanco fácil, pero ni vecinos, compañeros de clase o profesores están a salvo de las caprichosas maldiciones de Soichi.

Es evidente que Junji Ito se nutre del interminable mundo de los yokai y la brujería japonesa para  sus obras. Para el niño del demonio ha elegido todo un surtido de horrores nipones centrados en tradiciones y magias ancestrales, macabras y siniestras, resueltas de forma más contemporánea, pero que ponen los pelos de punta en cualquier época.

En estos relatos tradicionales residen los miedos incomprensibles para el lector occidental, como el agua sucia, el pelo o los hitos fabricados con palos en el bosque, pero si uno se adentra tan sólo un poco en este mundo sobrenatural, llegará a entender la grandiosidad de este autor, y por qué tiene loco a medio mundo.

Estar tan cabreado que se te encienda hasta el pelo.

Aún a riesgo de repetirme una y otra vez (disculpadme, ya es la séptima reseña que hago del maestro del terror y me resulta complicado), es tan agradable encontrar relatos que no necesitan de artificios para dejarte con el culo torcido…  A ver cuándo aprendemos que no hace falta decorar al estilo barroco un cuadro para que surta efecto. Porque Junji Ito es el maestro del terror, pero también de las lecciones de narrativa, demostrando en cada título que, teniendo una buena historia no hace falta recurrir a experimentos ni efectos apabullantes en el diseño de viñetas.

Además, el magnífico trazo de este mangaka, experto en la expresividad de los rostros de sus diseños y en crear protagonistas espeluznantes, es capaz de mostrar un personaje terrorífico y que, a la vez, sus rasgos delaten la soledad y la rabia que, en el fondo, le llevan a hacer lo que hace.

Parece que toca afeitarse.

Una vez más Junji Ito nos presenta un personaje muy potente, tremendamente atormentado y con un desarrollo importante, al que rodea de secundarios que le sirven para obrar el mal y, en esta ocasión, lo hace de la mejor manera que sabe: a base de relatos cortos. Capítulo tras capítulo, asistimos a diversos aspectos de la vida de un niño maligno, que resuelve las situaciones habituales en casa o en el colegio de una manera muy particular.

¡Nos vemos en la Zona!

Teresita Sunday

Si es creepy, es para mí.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Juan miguel dice:

    De junji ito me henlwido los clasicos como uzumaki y tomie hasta vi las 7 u 8 peliculas jaja, siempre me ha parecido pertubador, pero aqui se ve mas, lo ultimo q recuerdo era aquel tomo donde los peces tenian pieas mecanicas, gyo o algo asi.

    Miy buena reseña dan ganas de ver que nuevas locuras dibuja y escribe el autor.

    • Teresita Sunday dice:

      Gyo es muy perturbador también, es el de los peces. Me parecen unas historias, aunque sencillas, muy potentes. Tiene una versión de Frankenstein que recomiendo a todo el mundo. Anímate y lee algo más porque todo merece la pena

      ¡Muchas gracias por tu comentario!

Deja un comentario, zhéroe