LAS BRUJAS DE ZUGARRAMURDI. Casi, pero no

Título original:
Las Brujas de Zugarraumrdi
Año: 2013
Director: Álex de la Iglesia
Guión: Álex de la Iglesia, Jorge Guerricaechevarría
Fotografía: Kiko de la Rica

Reparto: Hugo Silva, Mario Casas, Carmen Maura, Terele Pávez, Carolina Bang, Jaime Ordóñez, Gabriel Delgado, Pepón Nieto, Secun De La Rosa, Macarena Gómez, Enrique Villén, Javier Botet, Santiago Segura, Carlos Areces, Manuel Tallafé, María Barranco, Alexandra Jiménez, Julián Valcárcel

Valoración: Háztelo mirar, Alex

SinopsisDos parados cometen un atraco y huyen perseguidos por la policía y por la ex mujer de uno de ellos . Así, se adentran en los bosques impenetrables de Navarra y caen en las garras de una horda de mujeres enloquecidas que se alimentan de carne humana.

En un intento de volver a sus orígenes, Álex de la Iglesia ha realizado una película con trasfondo macabro, pero que no llega a calar, ni mucho menos, como lo hizo antaño.

A estas alturas, tranquilos, que no me voy a poner a disertar sobre el argumento, ni sobre la calidad interpretativa de Carmen Maura o la falta de ella de Carolina Bang. Aquí se viene a hablar de mi libro, mejor dicho, aquí de lo que se viene a hablar es de lo que le está pasando a su director, Álex de la Iglesia, bilbaíno de pura cepa, desde que lo pariera su madre allá por el año 65. Y es que nos mal acostumbró muy pronto a un cine diferente, atrevido, con toques macabros, y repleto de humor negro y claro, así no se puede. Resulta difícil llegar cuando tu propio listón está tan alto.

Actrices y brujas.

Desde la concepción de Mirindas Asesinas el primer corto que dirigió en 1991, hasta Las Brujas de Zugarramurdi, Álex de la Iglesia ha crecido cinematográficamente, pero también su mente se ha corrompido. En este corto de presentación podemos disfrutar de una absoluta genialidad de guión, con una estética retro que llamó la atención de Almodóvar y consiguió que le abriera las puertas de su productora para poder llevar a cabo su primer largo, Acción Mutante.

¿Qué voy a decir yo de Acción Mutante? Una comedia espacial (y especial) con tullidos, deformes y mutantes, que forman parte de una banda cuyo fin es vengarse de los guapos y ricos. Para ello secuestran a la hija de un magnate de la industria el día de su boda y convienen que el rescate sea en el Planeta Axturias, donde viven los mineros locos. Lucha fraticida, lucha de clases… Que cada uno le dé la lectura que quiera al guión, pero no se  puede negar que esta fanfarria esperpéntica no deja indiferente a nadie.

Tras la tremenda acogida de este proyecto, se vino arriba y creó, su Obra Maestra El Día de la Bestia. Personalmente me gusta más Acción Mutante, pero es sólo mi opinión personal. No niego, y quedó patente que a la tercera va la vencida. Exitazo en festivales, exitazo en taquilla, buenas críticas por doquier y seis premios Goya, uno de ellos al mejor director. No está nada mal para una película que va sobre la llegada del Apocalipsis y el intento por detenerlo de un cura de pueblo, de los de sotana y boina, y un heavy, dependiente de una tienda de discos. De nuevo, el ingenio y el humor negro del director vasco se esconden en los recovecos de lo oscuro para hacernos disfrutar de su mejor cine.

A partir de aquí Alex de la Iglesia nos ha ido ofreciendo diferentes géneros del cine con más o menos acierto, depende de quien esté mirando. Una de acción y cine negro, Perdita Durango. Un par de comedias al uso, muy aplaudidas por las masas (no tanto por mi persona) como Muertos de Risa y, unos años después Crimen Ferpecto. Entre ellas, un western a la española, 800 balas y su mejor comedia negra, esta vez, dejando de lado la ciencia ficción, y con tintes más realistas, La Comunidad.

Señoros brujas.

El declive imaginativo de De la Iglesia comienza con Los Crímenes de Oxford. Un thriller de asesinos en serie, donde la intriga y los códigos matemáticos se mezclan en una película, en la que, por más que se lo busco, no encuentro por ningún sitio el sello de la casa. A los dos años llegó Balada Triste de Trompeta, donde, a pesar de que las imágenes forman cuadros impactantes que se graban en la mente en el primer visionado y que consigue acercarse de nuevo al humor negro, mucho más dramático esta vez, no tiene ritmo y se hace difícil seguirla con atención. Y de La Chispa de la Vida mejor ni hablamos, porque es un sin sentido aburrido, que no arranca en el espectador nada que no sea un bostezo y que, lejos de sorprender, se convierte en la película más soporífera del autor.

Da la sensación de que Álex de la Iglesia se ha ido desinflando, que se ha vendido a la plebe y a la masa conformista, que se ha cegado por los medios y por la crítica. Si bien es cierto que es una de las maneras de hacer dinero con el cine, y que es una postura a adoptar como cualquier otra, es evidente que la pasión que emanaban sus primeras obras se ha ido difuminando. Hasta este año. Parece que con Las Brujas de Zugarramurdi ha hecho un intento de volver al origen de esta filmografía. Y casi lo consigue, pero no.

Muy cómodos todos.

En esta ocasión, el director nos ha trasladado a los orígenes de la brujería, y se ha acercado a los suyos propios. Nos ha mostrado, desde otro punto de vista, las leyendas norteñas de brujas, vistiéndolo todo de simbología sobre las relaciones de pareja. Pero en este juego no vale todo. Y mucho menos si es un director más que consagrado. Por supuesto que se puede conceder alguna licencia al guión, pero en esta ocasión se nos piden demasiadas. Excusatio non petita, acusatio manifesta, que en castellano viene a significar que si das demasiadas explicaciones en diálogos que no vienen al caso es porque algo no va a encajar después y, esta vil manera de cerrar los flecos de una historia es un truco de primero de guión.

Me he visto delante de una película que busca la risa fácil, la aceptación de la mayoría, dando el toque comercial, tan solicitado en estos tiempos de crisis de salas de cine. Lo entiendo, pero no lo excuso. Y no lo hago porque ya he visto lo que Álex de la Iglesia puede llegar a crear y, por fin, al ver esta película he visto un intento de ello. Un atisbo de la comedia negra inteligente por la que es quien es. Espero que sea las brujas consigan ruptura del terrible maleficio que se cernía sobre su obra y que nos encontremos ante el resurgir de la comedia negra española, que falta le hace.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Teresita Sunday

Si es creepy, es para mí.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. @Jero_SL dice:

    Gran critica.

    Como comentaba tambien tu compañero Yago es una pelicula de risa facil, y a mi me gusto, es decir, como pelicula, y si no tienes espectativas al respecto te lo vas a pasar bien.

    Pero no si vas pensando en que vas a ver la nueva pelicula de Alex de la iglesia. Como dices con mucho tino a mi parecer, se ha puesto el liston demasiado alto, que si, que todos hacemos tonterias, pero Alex hombre, que nos tenias obnubilados a todos, no nos saques asi de un guantazo de nuesta fascinacion.

    Yo me tuve que volver a ver Accion Mutante para que se me pasara un poco.

    Un saludo!

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.