LAMB. La madre del cordero

Título Original:
Lamb
Año2021
DirectorValdimar Jóhannsson
Guión: Sjón Sigurdsson, Valdimar Jóhannsson
Fotografía: Eli Arenson

Reparto: Noomi Rapace, Hilmir Snær Guðnason, Björn Hlynur Haraldsson, Ester Bibi, Ingvar Eggert Sigurdsson

Valoración: Cordero de dios

Sinopsis: Una pareja sin hijos descubre un misterioso recién nacido en su granja de Islandia. El potencial de crear una familia les trae mucha alegría, pero también podría destruirles.

En el pasado festival de Sitges pude ver Lamb, una película islandesa que de por sí su sinopsis ya se muestra lo suficientemente atípica y misteriosa como para llamar la atención. Con el premio a mejor película y mejor actriz del festival a sus espaldas y aplaudida por la crítica, es hora de su estreno oficial.

Midsolamb.

Lamb habla de la pérdida, de lo duro que es afrontar las situaciones difíciles y de los clavos ardiendo a los que nos aferramos ante una mínima oportunidad de felicidad a nuestro alcance.

La pareja protagonista (Noomi Rapace y Hilmir Snær Guðnason) vive a solas en su granja, realizando todas las tareas que se puede esperar dentro de su terreno. Tienen multitud de ovejas y durante los primeros momentos de metraje se nos enseña su día a día en el arduo  trabajo que conlleva el matenimiento del lugar. Está pareja vive por y para la granja y no hay apenas interacción entre ellos. En el pasado, tuvieron que hacer frente a la pérdida de su hija y esto les ha roto en muchos sentidos. Son almas en pena al servicio de su trabajo y cualquier resquicio de cariño y apego es una sombra de lo que fue.

¡Queremos ir a misa!

Antes de proseguir, quiero hacer especial hincapié en que intentaré no hacer spoilers y es mejor no ver ningún avance de la película antes de entrar a verla para que el choque de su argumento sea mayor.

Bien, llegado a un punto ocurre algo que les hace aferrarse a una nueva oportunidad de proseguir felizmente con sus vidas. Algo anormal y bizarro, pero que abrazan como un milagro en sus vidas y que intentarán conservar a toda costa. Esto les hace cambiar y ver las cosas de diferente manera, pero toda acción tiene sus consecuencias. Es una película donde los protagonistas expresan más cuando no hablan. Hay una sensación de calma palpable porque la tempestad ya pasó hace tiempo y dejó sus cicatrices (no tan visibles), pero, por otra parte, se vislumbra una nueva tormenta de manera inevitable. Son personajes torturados mentalmente y por eso abrazan con tanto ímpetu y normalidad la nueva oportunidad que se les presenta, por extraña que parezca.

Lamb ventana indiscreta.

El terror, en este caso, no es un terror al uso. Es un terror de incomodidad. De ver cómo se retuerce. Lamb es abiertamente dramática, pero tanto ese drama como el terror se lleva al unísono para demostrarnos como al final es cuestión de perspectiva. Donde unos ven amor, otros ven locura. Y la pareja protagonista es conocedora de ello.

Quiero recalcar que Lamb se toma su tiempo para con sus personajes y no es una película en la que pasen grandes cosas. El paisaje juega a ser un personaje más y el hecho de la soledad y vivir apartado de la sociedad juega un papel tremendamente importante para lo que acontece. No hay lugar al engaño, pese a la publicidad de los premios, no es una película que pueda gustar a todo el mundo. Parca en palabras, sutil o reflexiva son algunas se sus características y no quiere ni intenta contentar a un público que busque golpes de efecto más al uso dentro del género en el que está.

Mary tenía un corderito…

A lo largo de la película los personajes irán evolucionando intentando sobrellevar de la manera más natural posible su nueva situación, sacrificando algunas cosas por el camino y siendo conscientes de los límites morales con los que juegan de manera constante. Pese a todo, llegas a entenderlos. Ponen todo su empeño porque funcione porque realmente les hace felices su nueva situación y devuelve un poco ese espíritu y ganas de vivir que habían perdido. Por ello, a toda costa, se vuelven sobreprotectores y toman decisiones que vistas por alguien desde fuera, se asemejan más a las ideas de un lunático que de alguien cuerdo, pero dentro de la propia realidad de sus mentes cobra todo el sentido.

Lamb no necesita de grandes momentos clave. La película de por sí es un todo que se entiende mejor vista en un plano general. Una fábula que juega con el realismo mágico y el drama más descorazonador, sin resultar para nada lacrimógena. De aspecto frío y duro, la calidez de su historia atrapa si sabes ver más allá de las miradas de su pareja protagonista y, ya de paso, nos incomoda en más de una ocasión.

¡Nos vemos en la Zona!

Jorge V

Graduado en Criminología en la Universidad de Alicante. Entre mis gustos de ocio se encuentran el cine, los cómics, los videojuegos y las series de TV. Siempre intento informarme antes para no tener que tragarme ningún bodrio :)

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.