LA PATRULLA-X: NO MÁS HUMANOS, de Mike Carey y Salvador Larroca

 

 

Título original:
X-Men: No More Humans OGN

Sello: Marvel Comics
Guionista: Mike Carey
Artista: Salvador Larroca
Colorista: Justin Ponsor
Publicación USA: Mayo 2014
Public. España: Mayo 2014 (Panini)
Valoración: 3/10

 


Esta misma semana se publicaba en USA la que se anunciaba como
«La primera novela gráfica de la Patrulla-X desde Dios ama, el hombre mata»
Un dato que no por real y objetivo resulta menos descorazonador.

La obra que hoy analizo forma parte de esa nueva remesa de “novelas gráficas” que ha puesto en marcha Marvel, unida a una iniciativa de publicación simultánea en varios países al mismo tiempo. Así pues, Panini se enorgullecía este miércoles (yo lo hubiera dicho en bajito y de tapadillo…) de publicar el mismo día que Marvel esta…

LA PATRULLA-X: NO MÁS HUMANOS
de Mike Carey y Salvador Larroca

“My history books go a lot further than yours, Dr. Sale. That’s where I read about you.”

Empecemos por lo bueno, dado que terminaremos antes. El principal punto fuerte de esta “novela gráfica” (ya hablaremos del entrecomillado) es su premisa, que en términos cinematográficos sería un high-concept: ¿qué pasaría si de repente toda la humanidad desapareciese del planeta Tierra, dejando en él únicamente a los poseedores del gen mutante? ¿Y si además resulta que el motivo es que el villano pretende repoblarlo con refugiados mutantes de dimensiones paralelas en las que éstos son reprimidos?

Conociendo las motivaciones de las diferentes facciones actuales de la franquicia X-Men (sí, esta novela entra completamente en continuidad… pero esto también lo trataremos más adelante), las reacciones por parte de los diferentes miembros pueden ser fácilmente deducibles salvo puntuales sorpresas. Aunque para esto, Carey y Larroca llenan las viñetas de personajes, dificultando bastante el enfoque “para nuevos lectores” que trata desesperadamente de (y falla miserablemente en) conseguir.

“I only want what was promised to me, lady. Sanctuary.”

Volviendo a lo positivo, esa proliferación de personajes para lucimiento del mejor Salvador Larroca de los últimos tiempos, convirtiéndose en el sustento básico de la obra cuando todo lo demás falla. Sus limitaciones siguen más que presentes, pero mantiene el alto nivel de sus virtudes a lo largo de toda la obra, ayudado por Justin Ponsor, colorista más que competente, que hace su propio tour de force. Especialmente patente en las splash pages con decenas de personajes perfectamente diferenciados. Un apartado artístico, pues, que da todo lo que podían ofrecer los implicados.

Pero como decía, tantos personajes y un enfoque que pretende, por un lado, ser accesible a cualquier lector, y por otro, estar integrado en la más rabiosa actualidad marvelita, acaba resultando en:

  • Un batiburrillo de personajes que, cada vez que interactúan, se llaman por sus apodos de forma poco natural, simplemente para que el lector novato tenga claro cuál es el nombre de esos personajes.
  • Bidimensionalidad completa en las caracterizaciones de los protagonistas que, salvo honrosas excepciones como Bestia o Triaje, no se mueven de la personalidad que muestran en sus series principales, para mantener la ilusión de estar en continuidad. El lector veterano sólo va a recibir a Lobezno siendo Lobezno, al Cíclope mesiánico siendo el Cíclope mesiánico…
  • Y caracterizaciones pobres del resto de personajes, desde una Mística actuando como un florero más bipolar que de costumbre, hasta un Magneto que se limita a flotar entre ideales y bandos sin participar prácticamente de y por ninguno en realidad. Y por supuesto, para rematar la función, tenemos a un villano plano, de opereta, perfectamente intercambiable y cuya elección se debe únicamente a sus orígenes, aunque tampoco son explotados.

“What you’ve achieved is incredible. Insane and appalling, in many ways, but still incredible.”

Es decir, que estamos ante el enésimo caso de continuidad mal entendida y exceso de exposición, retroalimentado por un exceso de personajes que aparecen más para fichar que para participar de los hechos que ocurren (pienso, por ejemplo, en la ausencia de un papel para Wanda tras presentarla junto a Magneto). Es más que obvio que, si esta “novela gráfica” está en continuidad y en las primeras páginas borras literalmente del mapa a la raza humana, para cuando leas la última página todo estará en su sitio… pero no es justificación suficiente para convertir la premisa en una zanahoria delante del lector para ser devorada por un deus ex machina de manual. De hecho, por EL deus ex machina de manual de la Patrulla-X, pero no diré más.

A este aspecto debería sumársele el concepto de “novela gráfica” que he entrecomillado desde el principio de la reseña: la estructura de esta obra no es sólo predecible, sino que podría ser un arco del X-Men Legacy de Carey (por ejemplo), o al menos transmite esa sensación. De hecho, probablemente habría sido mejor aceptada si hubiera formado parte de un relanzamiento de la cabecera: queda clarísima la división en 5 partes de 20-21 páginas, cliffhangers incluidos. Alguno de forma descarada, incluso con splash page innecesaria (vuelvo a pensar en la primera aparición de Magneto). Vergonzoso.

“There are many things that can cause a man to court his own destruction.”

¿Y por qué resulta tan indignante esta “serialización” de la novela gráfica? Porque es vendida como obra unitaria, como un equivalente formal de Dios ama, el hombre mata. Es evidente que no iban a jugar en la misma liga en términos de calidad, pero es que el producto final ni siquiera practica el mismo deporte, aunque sí decide lastrarse por las desventajas del mismo.

Y, desde luego, el lector novato al que trata de captarse (recordemos que las novelas gráficas se llevan a librerías no especializadas) va a encontrarse con una historia poco accesible y completamente inane. Cuando termine su lectura se dará cuenta de que la situación ha sido revertida a la del comienzo de la lectura (con un prólogo que, narrativamente, es lo mejor de la obra), tanto en la historia narrada como en su vida: habrá perdido tiempo y dinero en un relato que no ha cambiado nada, que no le ha enseñado nada ni presentado un universo al que le gustaría volver.

“The other Doctor McCoy and the dead guy say we’re all finished here.”

En definitiva, La Patrulla-X: No más humanos, un título que resulta en triste intento de guiño al acontecimiento de relevancia capital que fue Dinastía de M, deviene en un desfile sacacuartos de los mutantes de moda de la editorial Marvel, disfrazado de historia de gran importancia, tan “en continuidad” como cualquier what if y tan accesible para un lector nuevo como cualquier otro cómic Marvel actual escogido al azar.

Mike Carey entrega un guión pobre que presenta una premisa interesantísima, acompañada de un prólogo potente, que él mismo se encarga de ir derribando para terminar riéndose en la cara del lector, nuevo y veterano, a pesar de los esfuerzos de Salvador Larroca por levantar la función. La Patrulla-X: No más humanos es el último sacacuartos de Marvel, sólo para completistas, masoquistas o lectores con las expectativas muy, muy bajas.

Aún no he leído ninguna reseña de esta obra, ni por aquí ni en Estados Unidos, así que desconozco si la mía será “polémica” o en una línea similar a la opinión general. ¿Cuál es la vuestra?

Hacédnoslo saber en los comentarios, porfaplís.
Hasta entonces…

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

7 Respuestas

  1. David dice:

    Pues se me ha caído el alma a los pies, si los dibujos d Larroca actual son lo más destacable, apaga y vámonos. Y mira que esperaba este tomo con ganas.

    • Al menos ha sido sólo el alma, y no la cartera. De todas formas, ya digo que es un Larroca que se ha tomado su tiempo en dibujar estas páginas, algo que no es comparable con hacer un trabajo para una serie mensual. El nivel de detalle es más alto, la planificación más exhaustiva y la narrativa, en teoría, más fluida. Aunque no deja de ser Larroca. Esto con un Coipel habría llegado al 5 en la nota.

  2. Daniel Gavilán dice:

    Antes de nada, Ander, darte la enhorabuena por el curro y por incitarme a leerla.

    Después, añadir que no estoy de acuerdo en la mayoría de lo que comentas, tanto para lo bueno ni mucho menos para lo malo. Personalmente creo que Salvador Larroca es el principal punto débil de la novela, y aunque generalmente no me suele gustar demasiado, tampoco creo que aquí haga uno de sus mejores trabajos por mucho color que le añada Ponsor (ya hemos comentado algunas viñetas vía chat).

    Respecto a Carey, creo que hace un trabajo bastante solvente, y si bien la historia no deja de ser una aventura de superhéroes al uso con cierta rimbobancia para llamar la atención, las caracterizaciones son impecables, el uso de los poderes y habilidades frente a una amenaza que desafía toda lógica tan imaginativo como impecablemente razonado y el pulso narrativo a la hora de mantener el interés en el misterio desarrollado a base de diálogos -que son ingeniosos pero no se regodean en ello- es impecable.

    Su principal falla a mi parecer es meterse en un berenjenal tan gordo que -al final- no le queda otra que recurrir a un deux ex machina que está introducido de una manera bastante anticlimática.

    Por lo demás, no entiendo algunas queja como el que la novela podría convertirse fácilmente en un arco argumental de X-Men Legacy, que no tenga una gran repercusión para el grupo (como si cualquiera de las dos cosas no pudieran aplicarse también a Dios Ama el Hombre Mata) o que haya muchos personajes implicados (cuando en otras ocasiones nos hemos quejado de que -cuando se monta un marrón de estas proporciones- haya muchos personajes que desaparecen oportunamente del mapa para que el guionista no deba de comerse la cabeza).

    Pero en lo que no estoy nada de acuerdo es en la valoración de 3/10, puesto que -a peser de no pretender ser otra cosa que una aventura arquetípica de la Patrulla-X con su principio y su final- ofrece un relato con bastante oficio con un buen empleo de los personajes y una tram con elementos de ciencia ficción bastante llamaticos, en el que lo peor que puede jugar en su contra es Larroca, esperar la historia definitiva del grupo o un final bastante cogido por los pelos.

    No deja de ser una historia que se deja leer, especialmente recomendable para los fans del grupo, el mimo con el que Carey trata a los personajes o el dibujo de Larroca. Pero encasquetarle un suspenso bien gordo me parece excesivo.

    p.s.: No estoy de acuerdo tampoco en que su enfoque coral sea algo negativo porque haya unos cuantos personajes que aparezcan únicamente como figurantes. Al contrario, considero positivo que Carey sepa usar el entorno en el que se mueven como transfondo para darle una mayor validez a la historia (sabiendo concretar el protagonismo en un puñado de personajes que llevan la voz cantante, sin tener que quitar al resto de en medio).

    Ya a título personal, añadir que otra cosa que lamento es que esta novela se haya concebido con una continuidad ligera para atraer a los espectadores de la película, cuando hubiera encajado perfectamente como iterludio entre dos episodios de cierta saga que actualmente se desarrolla en Marvel (y con la que tiene bastante en común). De hecho, Carey aborda varias cuestiones sobre las implicaciones de la desaparición de la humanidad que en XXXXXXX X se dejan de lado a favor de una interminable carrera espaciotemporal de no retorno, por lo que ambas historias podrían haberse visto beeficiadas de conectarse de forma que la de Carey ampliase el marco de XXXXXXX X y XXXXXXX X otorgase mayor relevancia a la de Carey. Pero en fin, una novela gráfica tampoco era el lugar para hacerlo

    • Pues antes de nada, muchísimas gracias, Daniel, tanto por pasarte a leer la reseña como por dejar un comentario tan jugoso, bien argumentado y que aporta otro punto de vista diferente al mío. Ahora al lío:

      – Sobre Larroca: a pesar de las viñetas que ya habíamos comentado (Rachel the Hutt), me parece que el nivel general es homogéneo dado el formato y de un nivel alto dado el trabajo de caracterizar a tantísimos personajes de forma bien diferenciada y sin que tal se parezca a cual que se parece a tal pero en rubio. O esas sensaciones me transmitió. También me pareció que prestaba más atención a los fondos que de costumbre, así como a los diferentes elementos del “paisaje”, por contraposición a su vagancia habitual en las series mensuales. No me gusta como dibujante, para nada, pero aquí me ha parecido que se ha esforzado más de lo habitual.

      – Sobre Carey: admito que quizá he sido demasiado cruel con él, pero ha sido principalmente debido a que esto es una reseña “en caliente”, escrita en pleno período de rabia post-deus ex machina y con una gran sensación de tiempo perdido. PERO a mí ha habido varias caracterizaciones que me han sacado completamente de la lectura, no por inapropiadas, sino por excesivamente correctas y no ya coherentes, sino repetitivas con respecto a otras representaciones de los autores.

      *SPOILERS*
      Pienso en Logan, indefenso una vez más ante una Jean viva con el momento “Jean… ¿eres tú?”. ¿A estas alturas, tras Jeans jóvenes, maduras, paralelas, etc., todavía se plantea la posibilidad de un regreso de la auténtica? ¿Y aún cae en las mismas trampas de siempre?
      Pienso en Tormenta, encallada en su posición de “No estoy de acuerdo con Cíclope. Cíclope es malo y ya no manda nada aquí”. Una y otra vez, salvo en el momento de las dudas de Bestia, pero volviendo siempre a esa postura.
      Pienso en Cíclope, dándonos para desayunar, comer y cenar su postura respecto a la población mutante y el sueño de Xavier, continuamente teniendo que defenderse delante de todos.
      Pienso en Magneto, que ahora digo “Arre” y actúo contra los que dicen “So”, y luego digo “So” y actúo contra los que dicen “Arre”, pero en realidad pienso que “Arre-So”. Es decir, no justifica los actos del villano por sus formas, pero cuando se presenta la oportunidad de revertir esas formas, decide luchar contra los que lo buscan en esa batalla final.
      Pienso en Mística, tan pronto Madre Coraje, como “En realidad no habría dejado que le hiciera daño, como me uno a la batalla en la que ese mismo personaje participa… Que sí, que su personaje tiende a la personalidad múltiple, pero esto es pasarse.
      Pienso en el villano. Soy malo, soy muy malo, pero repetid entre las sombras lo malo-pero-suicida que soy, porque sólo me importo yo. Bidimensional y niñato malcriado (Magneto lo cala bien). No cuadra ni como líder ni como mente maestra ni nada.
      *FIN DE SPOILERS*

      Sobre el chorreo de personajes: no es que vea como falla que aparezcan tantos, sino que llegue un punto en el que están pero como si no. No puedes presentar a la Bruja Escarlata de fondo y que después no vuelva a aparecer, no vaya a ser que te solucione el problema con otro chasquido de dedos. De hecho, llega un momento en que hasta Carey pasa y al presentar en esta obra “new-reader-friendly-porloscojones” a la particular Hermandad de Mutantes, el propio villano dice “Y bueno, estos tíos no os los presento, que os sonarán como versiones alternativas de personajes que ya conocéis” y a tomar por saco. Y de repente te das cuenta en la batalla final que ahí hay mutantes que ni habías visto antes en la obra. ¿Me he perdido algo? ¿Tendré que comprar la versión extendida?

      Sobre la nota: quizá, precisamente por el heat of the moment, haya sido demasiado severo, pero ahora con la mente más fría a lo sumo le cascaría un 4. Para mí esto no es un aprobado y mucho menos si tenemos en cuenta las expectativas de quien se acerque a la obra. No ya de calidad (ya digo que ni es Dios ama ni lo pretende), pero sí de relevancia y de historia completa y coherente.

      Es una obra fallida a todas luces, así que para mí no merece el aprobado.

      P.D. Imagino que te refieres a lo acontecido en el Remenderverso, y sí habría sido una conexión interesante con las investigaciones del Doctor Sale, pero… Nosotros no somos Marvel. Ellos sabrán.

      • Daniel Gavilán dice:

        Yo no entiendo como se puede considerar un defecto en cuanto a caracterización que los personajes estén reflejados tal y como son en una obra que no es otra cosa que una aventura arquetípica de los X-Men *.

        Más si se hace con la gracia de Carey, que no solo es uno de los guionistas que -junto a Claremont- mejor sabe captar las voces de los X-Men como alguien que los conoce de toda la vida y se siente cómodo con ellos, y no de “falsete” como les ocurre a otros como Woods o en ciertas ocasiones a Aaron.

        Los personajes actúan siempre de forma acorde con sus personalidades e historias, permitiéndose numerosos guiños como ese “reencuentro” entre Mística y el Hombre de Hielo, sin necsidad de sobreexponerlos (nada de “Como vimos en el número X de blablabla) y si con unos diálogos bien naturales, bien definidos y con ese punto de ingenio que invita a meterse en los diálogos como algo más que un mero trámite.

        Que vale que hay algún momento que chirríe como el que citas de Lobezno o lo de los malos contándose el plan, pero en general creo que son más lo momentos que brillan para bien que para mal, desde Bestia siempre un paso por delante del resto mientras lidian con las consecuencias de la crisis, Magneto viendo un problema en la extinción de los mutantes o Tormenta plantando cara a quien se ponga por delante. Incluso se permite hacer aportaciones en las que -aparte de ver como reaccionan los personajes frente al evento en cuestión-, conocemos nuevos detalles sobre los poderes de Triage o la caracterización del personaje (que si lo retrata así es -fundamentalmente- porque el personaje es así).

        Tampoco creo que fuera necesario presentar a los sicarios del malo con un festival de cuadritos de texto. Si uno los conoce, pillará los guiños a cada uno de ellos -y si no- pues simpemente son sicarios que el malo se ha traido de otra realidad como él mismo dice.

        Por lo demás, entiendo que recurrir a ese deux ex machina resulte bastante anticlimático, pero tampoco lo veo para tanto dentro de la consideración de que se tira de él valiéndose de unas reglas expuestas, y se aprovecha del mismo para indagar -y clarificar- su relación con cierto personaje. Aun así, entiendo lo que comentas, que cada uno tiene su tabla de criterios y cuando choca con una de esas cosas que le sientan a uno como si el guionista le hubiera pegado con una alpargata en el hocico jode mucho

        Respecto al dibujo de Larroca solo diré una cosa: Cuenta cuantos peinados y rostros diferentess tiene Bestia a lo largo de todo el cómic :P

        * Piensa que en Dios Ama el Hombre Mata tampoco hubo un cambio ostensible en los protagonistas. De hecho fue una historia que durante años estuvo en “semi-continuidad” no habiendo un cambio radical en la forma de entender a los personajes más allá de como venían viéndose en la serie regular. Simplemente era una serie con la Patrulla-X haciendo de la Patrulla-X (aunque mejor y muchísimo más relevante -contextualmente- que la de Carey, pero el uso de los personajes básicamente seguía la misma tónica)

    • Pues porque, básicamente, deja la sensación de que te están mostrando un escaparate de los mutantes marvelitas para que decidas cuál te mola más y te compres su serie, sin necesidad de esos cuadritos de “Como vimos en …”. Sobreexposición destinada a los nuevos lectores, al mismo tiempo que los ahuyentas por abrumamiento ante tal despliegue de personajes e historia marvelita (el deus ex machina, para empezar, no es muy new-reader friendly).

      Y Carey sabrá dar voz perfectamente a los mutantes, pero aquí poco importaba el contenido de esas voces. Quitando los diálogos de Bestia o Triaje, el resto me parecía en general una sarta de clichés de esos personajes, precisamente porque se pretendía presentar su forma de ser y pensar mediante diálogos para informar al nuevo lector. De ahí la sobreexposición.

      Pero bueno, que podríamos seguir intercambiando los defectos y virtudes que cada uno ve y al final no llegaríamos a ninguna conclusión: lo que a uno le ha gustado, al otro no, y viceversa. En cualquier caso, creo que estamos de acuerdo en una cosa: esta obra no tiene nada de imprescindible, será olvidada con el paso del tiempo y su relevancia para el universo mutante será (salvo milagro) nula. ¿Sí o no?

  1. 2 Junio, 2014

    […] Nova (v. 4), Vol. 1: “Origen”  (Loeb & McGuinness, 2013), por Dani Serrano. ― Patrulla-X: No más humanos  (Carey & Larroca, 2014), por Ander Luque. ― Pretty Deadly, Vol. 1: “The […]

Deja un comentario, zhéroe