LA OVEJA SAMURAI, de Santiago Girón y Fran Carmona

 

 

Título original:
La Oveja Samurai 1-2 HC
Sello: Ominiky Ediciones
Guionista: Santiago Girón
Artista: Fran Carmona
Publicación España: Oct. 2015 – Jun. 2018
Valoración: El ovejo a la sombra del cerezo

 

 


La cosa está muy malita. Vivimos tiempos de crispación, miedo y desconfianza y no es para menos. Si la vida no suele ser todo lo halagüeña que Disney se ha emperrado en vendernos durante décadas, hay que sumarle un virus letal y altamente contagioso, la doble amenaza de la colisión de meteoritos, un rebrote de ébola, la amenaza de plagas y a los putos subnormales fascistas de todos los días. Esos que siempre saludan en el ascensor, te levantan la tapa del contenedor de basura para ayudarte (si no tienes alguna característica que odia) y luego reza por las noches por el retorno de su caudillo. Bueno, esos y el resto de ciudadanos que ayer aplaudían por el buen hacer de sanitarios, agentes de la ley, trabajadores varios por dar el callo durante el confinamiento y ahora se pasan el día en la terraza haciendo el idiota y pasándose las medidas de seguridad por el arco del triunfo. Que yo les daría a todos una isla desierta para ellos y así que se maten y contagien entre todos. ¿Veis lo que os digo? Hasta yo he caído vilmente en la crispación gratuita. ¡Ay, estamos condenados!

La única solución posible que veo para que no salgamos más locos de lo que entramos en esta vaina, es buscarle el humor a todo. Reírse de la vida y de las ironías de ésta, que esta plagada de momentos épicos y absurdos hasta aburrir. Ya conocéis el dicho: si la vida te da limones, exprímeselos en los ojos a alguien a ver qué pasa. Otra vez la crispación. Si es que no es algo sencillo esto de encontrarle el chiste a todo, pero hay que intentarlo. Es por eso que cuando uno se encuentra con un material desternillante que ya te da todo hecho y tú sólo tienes que consumir y descojonarte a placer, no puedes más que rendirte a sus lanudos encantos. Hoy vengo a hablaros de…

LA OVEJA SAMURAI
de Santiago Girón y Fran Carmona

Cuenta uno de los grandes maestros samurais que su maestro fue una figura única e inigualable. Un guerrero ovino que se dedicaba a impartir justicia allí donde iba, siempre de manera sobria y señorial. Más o menos. Así fue que un buen día la Oveja Samurai (así se llamaba el señor) se presentó en el restaurante de Tokomoko como nuevo guardaespaldas para luchar contra las constantes amenazas y destrozos de los secuaces del señor Soigen Tuza. El protagonista de la historia pronto nos demostrará que no es una oveja cualquiera y que su estilazo a la hora de manejar la espada no tiene parangón. Tampoco tiene un peine, todo sea dicho. Pero juzgar un libro por su portada es muy de Pablo Casado (si supiera qué es un libro) y caer en la trampa de juzgarlo por ser pequeño, feo, con malas pintas y algo esmirriado puede ser letal. Estamos ante el samurai antropomorfo más grande de la historia, por encima de tortugas o conejos con katanas. Por decir dos animales así al azar. También podría decir hámsters, pero creo que esos se escapan un poco más del fandom… Como fuere, sed bienvenidos a las aventuras de la leyenda más importante que ha dado la nación del Sol Naciente.

Vale, me habéis pillado. No he contado casi nada sobre el tema del cómic, pero tampoco es plan de destriparos nada. Podríamos resumirlo en humor absurdo, chistes geniales, cameos originales y mucha acción. Muchísima acción. Porque en contra de lo que podría uno esperarse de este tipo de historias satíricas, Santiago Girón no se queda en el gatillo fácil y nos cuenta una historia bien hilada y llena de trasfondo. Tanto que ya hay dos tomos que continúan con un hilo conductor genial y que pronostican una tercera parte en un futuro. Me gustaría destacar la calidad de su guión, que se aleja de tópicos y típicos, y eso que hacer una historia de humor con seres antropomorfos es algo bastante manido. Uno no puede evitar acordarse de Usagi Yojimbo (¿alguien dijo conejos?) y está claro que la impronta de Stan Sakai durante toda la obra está más que clara. Sin embargo Girón le da un toque personal, le pone ese humor tan nuestro y tan estúpido que es capaz de sacarte una sonrisa aunque estés de mal café. Te engancha desde el primer chascarrillo y no te suelta hasta que terminas leyéndote los dos tomos de una tacada. Así de maquiavélico es.

Su honorable y lanuda figura…

Encima el apartado artístico es una auténtica pasada. No es que Fran Carmona haga un buen trabajo, es que creo que no puede ser mejor. Todas las viñetas están llenas de detalle que demuestran un trabajazo detrás de cada una de ellas y poseen una fuerza brutal. Su arte se refuerza con el blanco y negro y el juego de sombras está utilizado de manera sublime. No puedo más que deshacerme en elogios en un arte que recuerda mucho al antetiormente mencionado Stan Sakai, pero que también sabe adaptarse a una narración más fluida. También está el extra de los cameos, en los que podemos encontrarnos al Pato Donald y Lucas, a Darwin y Gumball, a Mordecai y Rigby, Doraemon o Superratón. Y muchísimos más. Todos totalmente distinguibles y, en la mayoría de los casos, con un pequeño papel para que su cameo no pase desapercibido. Y como no podía ser menos, el mismo Usagi tiene su momento estelar contra nuestra querida Oveja Samurai.

Soy de los que piensan que hacer un cómic de humor es arriesgado, pero hacer una obra de seres antropomorfos todavía más. Encima con un tema como el del Japón feudal. Creía que me iba a encontrar con un cómic decente, en el mejor de los casos, y he terminado encontrándome con uno de los cómics imprescindibles de mi biblioteca personal. En esta época tan oscura y llena de zozobra, ha sido un pequeño faro que ha iluminado mi humor y me ha ayudado a seguir hacia adelante con todos mis problemas. Y eso no tiene precio. Me gustaría también hablar de la buena edición de Ominiky porque, aunque no suelo hablar normalmente de las ediciones de los cómics, ya me cautivó en el Salón del Cómic de Valencia y fue una de las razones por las que me compré ambos cómics. Para que luego digan que la edición es lo de menos…

Esto no sale en los cómics, pero molaría muchísimo.

Sinceramente, quizá esta no sea la reseña que se merece La Oveja Samurai, pero es la que me ha salido y me lo he pasado pipa escribiéndola. Que quizá para vosotros no tenga valor, pero para mí es algo que pocas veces me sucede. Me he divertido leyéndolo y escribiendo sobre ello, ¿qué más podría pedirle? Dadle una oportunidad en cuanto podáis y disfrutad vosotros también. Que al final de esto va la vida, de disfrutar de las pequeñas cosas que nos hacen sonreir. Y tal.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Joe Runner

Orgulloso elotano (de Elda) que pasa los días leyendo cómics y charrando sobre ellos con sus amigos y familiares de la Zona. Vivo mejor que quiero.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Got to love that Usagi / Oveja commission by Fran Carmona that is hanging on my wall…..

  2. Fran carmona dice:

    Muchísimas gracias por la reseña. Nos sentimos muy alabados con tus palabras. Pero lo mejor, es saber que alguien disfruta tanto leyendo nuestras historias.
    Es nuestra mejor recompensa.
    Fran carmona😄

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.