LA MUERTE DE LOBEZNO, de Charles Soule y Steve McNiven

 

Título original:
Death of Wolverine HC

Sello: Marvel Comics
Guionista: Charles Soule
Artista: Steve McNiven
Entintador: Jay Leisten

Colorista: Justin Ponsor

Contenido: Death of Wolverine, #1-4
(Sep. – Oct. 2014)
Public. USA: Enero 2015
Public. España: Enero 2015 (Panini)
Valoración: 7/10

 

Ayer, miércoles 15 de octubre de 2014, pasaba a mejor vida una de las caras más visibles de Marvel, tras un año de (insulsos) preparativos por parte de Paul Cornell, quien primero le arrebató su factor curativo y después lo arrastró por el fango.

Sin embargo, no fue Cornell quien se encargó de dar la despedida apropiada al mutante más famoso del mundo (y de Canadá, que también está en el mundo, al parecer). Así fue como, convertida en todo un evento editorial, con sus tie-ins, sus miniseries-epílogo y demás secuelas, este miércoles llegó por fin…

LA MUERTE DE LOBEZNO
de Charles Soule y Steve McNiven

Cuando eres un recién llegado a una editorial y te encargan una de las piezas clave de su universo editorial, o tienes talento o tienes influencias. En el caso de Charles Soule la respuesta es: ambas. Habiéndose ganado el cielo superando con creces a sus predecesores en La Cosa del Pantano y Red Lanterns en DC, o en Thunderbolts en Marvel, además de lucirse tanto en la propia Marvel con Hulka como en el circuito independiente con Letter 44, además de alguna que otra serie y novela gráfica, es un autor tan preparado como cualquier otro de los veteranos de la Casa de las Ideas para afrontar este reto.

Y atendiendo al apartado gráfico, el espectacular estilo realista, cinematográfico, de Steve McNiven no necesita presentación. Entre sus trabajos más recientes destacan la presentación del nuevo origen de Star-Lord en los Guardianes de la Galaxia de Brian Michael Bendis y esa pieza clave de los Imposibles Vengadores de Rick Remender en los momentos previos a la llegada del Planeta-X, con numerosas muertes importantes.

De la suma de estos dos monstruos de la historieta reciente no podía salir nada malo, ¿verdad? Pues bueno, dejémoslo en una de cal y otra de arena. Resulta bastante revelador que de cuatro números de una miniserie, sólo dos avancen realmente en la trama y sean precisamente el primero y el último. De hecho, el último podría haberse beneficiado de una mejor estructura creciente que la que encontramos en los números centrales.

¿Cuál es el problema? El afán de Soule por mostrarnos un homenaje (muy superficial) a la historia de Logan en base a los personajes que aún se encuentran entre nosotros. Así vemos a Nuke (?), Víbora, Dientes de Sable (¿cómo no…?), Kitty Pryde y otros personajes ligados a su pasado japonés o relacionado con, evidentemente, el proyecto Arma-X. Por esto es porque el salto de un número a otro se produce de forma poco orgánica basándose en la premisa de que alguien ha puesto precio a la cabeza (viva) de Logan y deberá enfrentarse a aquellos que buscan la recompensa.

Así, la miniserie se resume en Logan viajando y enfrentándose a diferentes enemigos en luchas espectaculares (éste es el mejor trabajo de McNiven hasta la fecha, simplemente impresionante), exceptuando el momento de calma tensa del comienzo y la amarga decadencia heroica que se respira en la recta final. Como decía: una de cal y otra de arena. Aunque los escenarios, el color, las diversas situaciones planteadas por Soule sí que resultan interesantes.

Es decir, que la sensación general tras leer la miniserie completa es que esta historia habría sido mucho mejor aprovechada como una maxiserie de 12 números (o una etapa de un año en la colección de Lobezno, es decir, “lo que la etapa de Cornell debía ser y no fue”), para dar cuerpo argumental a los distintos encuentros y lugares, desde la isla desierta hasta Madripoor, desde Tokyo hasta el viaje crepuscular al desierto de Nevada… un viaje del que merecía quizá más la pena su recorrido que su (conocido) destino final, pero no se le terminó de sacar jugo (y McNiven no aguantaría el ritmo).

El resumen de mis impresiones sobre La Muerte de Lobezno es que, aun siendo un final digno y apropiadísimo para Logan, con unas últimas páginas simplemente magistrales, narrativamente hablando. No he querido entrar en detalles de la trama porque no hay tantos y sería fácil caer en spoilers para tan sólo 4 números. Sólo decir que, aunque ciertamente decepcionado por el planteamiento de Charles Soule en cuanto al desarrollo, no así con sus acertadas intenciones, y Steve McNiven difícilmente podría haber entregado un trabajo mejor.

¿Quién mató a Lobezno? El único que podía hacerlo.
Pero lo que realmente importa es que Lobezno murió haciendo lo que mejor sabe.
Por algo es el mejor en lo que hace…

¡Nos vemos en la Zona!

Ander Luque, 16 de octubre de 2014

You may also like...

4 Responses

  1. Juanan Brundle dice:

    Supongo que esto vale como estrategia comercial y como forma de dejar reposar al personaje al menos un año o así. Espero que cumpla, aunque el coso ese de Wolverine(s) tiene pinta de que va a quemar más al personaje en su muerte que en vida xD
    El problema de este tipo de historias “La muerte de…” es tanto el exceso de inocencia de algunos lectores como la aspereza que envuelve a otros. Si nos fijamos en La Muerte de Spider-Man de Bendis, es un comic cojonudo que para mucha gente será una mierda porque XX episodios después el personaje volverá. Y así mil ejemplos: pienso que la idea es que si el tebeo está chulo, los tebeos que se publiquen cuatro años después no deben afectar el juicio del lector ante una obra presente. Solo puedo decir que le veo pintaza a la miniserie, y que de por si le pido poco teniendo los autores que tiene. Soule es mi colega verde y McNiven viene a ser uno de mis dibujantes modernos preferidos.
    Reseñote Ander. Charlie acepta críticas constructivas, seguro xDDD

    Achavopedorrismodecomentario.

    • Diamond dice:

      “Si nos fijamos en La Muerte de Spider-Man de Bendis, es un comic cojonudo que para mucha gente será una mierda porque XX episodios después el personaje volverá”

      A esos los mandaba yo de paseo, sobre todo porque en los últimos números de USM Bendis está demostrando sacarle mucho partido a la muerte de Peter Parker. Decir más sería caer en terreno de spoilers, pero lo que está haciendo es todo un ejemplo de cómo aprovechar la muerte de un personaje.

      Dicho esto, mis felicitaciones al Reve por su reseña.

      • Gracias a los dos, que soy un tardón. En efecto, he leído agoreros por todos los lados con la chorrada de que “Bah, total volverá en X”. ¡Pues claro que volverá! Pero leer este cómic y no disfrutar de su lectura (si te gusta el personaje, claro) es como negarte a leer, por ejemplo, el O.M.A.C. de Kirby sólo porque dejó la serie y se canceló antes de que terminara, o como no leer ni un solo cómic con el Doctor Octopus como villano porque sabes que antes de Superior (o al final) murió. Tonterías de agoreros, y punto.

        Ya digo que no me parece ninguna obra maestra, pero es un testamento apropiado y hecho con mimo, aunque no esté exento de fallos o inconsistencias.

        De nuevo, gracias a los dos por comentar ;)

  1. 30 Mayo, 2015

    […] a Charles Soule, de despedir al mutante de las garras de la continuidad oficial hace medio año en La muerte de Lobezno, y es más que probable que su participación en esta historia tuviera algo que […]

Deja un comentario, zhéroe