LA MAZMORRA, de Joann Sfar y Lewis Trondheim

 

Título original:
Donjon Zénith HC

Sello: Éditions Delcour
Guionistas: Joann Sfar, Lewis Trondheim

Artistas: Lewis Trondheim, Boulet
Coloristas: Brigitte Findakly, Boulet, Lucie Albon
Contenido: Donjon Zénith #1-6

Publicación Francia: Abr.1998 – Nov. 2007
Publicación España: Noviembre 2018 (Norma)
Valoración: Lo bueno se hace esperar

 

En este viaje que es la vida hay pocas cosas mejores que el reencuentro. Creedme, sé de lo que hablo. Dicen que hay trenes que sólo pasan una vez en la vida pero eso no tiene porque ser malo, quizás ese tren no era para ti. Si realmente fuera así, volverá a pasar. Quizás no mañana, puede que ni siquiera el mismo mes, tal vez se demore años. Pero volverá a pasar. Creedme, sé de lo que hablo.

LA MAZMORRA
de Joann Sfar y Lewis Trondheim

La Mazmorra llegó a mi vida hace 20 años y despertó en mí unas sensaciones que pocas veces había sentido hasta entonces. No es que yo fuera un dicho en cómics, ni lo soy ahora, pero había leído bastante y aquel primer álbum llamado «Corazón de Pato» me cautivó por completo y para siempre, alzándose desde aquel momento como uno de mis cómics preferidos y guiándome para descubrir a un autor llamado Lewis Trondheim, del que nunca podré expresar lo mucho que me gusta. Ya no como autor, que me flipa, sino como persona, o al menos la persona que se deja entrever en sus obras más personales.

Pero por circunstancias de la vida le perdí el rastro a esa colección de álbumes que sólo podía coger prestados de una Biblioteca, que iban apareciendo cada tanto y que iban mezclando distintas series. Hasta que llegó un día que parecía que nunca más volvería a saber de ella. Creo que es imposible calcular los cómics que leí desde la última vez que tuve un ejemplar de La Mazmorra en mis manos pero nunca olvidé aquellas sensaciones que me había producido esa lectura. Y entonces, hace unos meses Norma anunció su reedición y no pude evitar sentir un alivio al saber que, por fin, mi tren volvía a pasar.

Este cómic te robará el corazón.

La Mazmorra es mucho más que uno de los mejores cómics que he leído este año, es un conjunto de series que cuentan una misma historia desde diferentes épocas pero sin orden aparente. Para esta edición Norma ha optado por publicar en un mismo volumen todas las historias de Zenit, la que sería la parte central de la trama general y que puede disfrutarse enormemente sin conocer nada más que lo que ahí se relata. Obviamente con la publicación de toda la obra en bloque podrán detectarse mil detalles que, o bien se plantaron en la precuela y aquí emergen, o serán presentados aquí para desarrollarse en Crepúsculo, la serie que transcurre en el futuro.

Una vez situados todos es momento de explicar de qué va realmente La Mazmorra. Lo primero que hay que decir es que es un cómic protagonizado por seres antropomórficos que viven en un mundo de fantasía de estilo medieval, donde no faltan brujos, asesinos, Trolls y un sinfín de personajes a cada cual más estrafalario. La acción se concentra en las aventuras del pato Herbert, un diplomático que desempeña tareas administrativas y que acaba, en parte fruto de la fortuna y en parte por su incompetencia, por convertirse en el protector de un lugar donde la muerte y el peligro acechan en cada rincón. Un lugar temido por muchos y deseado por no menos, cobijo de monstruos de todas las calañas, repleto de tesoros por descubrir y gobernado con mano de hierro por un jefe tiránico y meticuloso. Un lugar llamado La Mazmorra.

Espera aquí UN RATO.

En los seis álbumes que incluye este volumen veremos la evolución tanto de Herbert como de Marvin, su inseparable compañero que forma parte de la raza de los dragones y que nunca te golpeará si tú lo insultas antes, y de todo aquel que va desfilando por la inabarcable Mazmorra. Porque, además de un sinfín de secundarios, cada uno más peculiar que el anterior, el mismísimo Guardián de la Mazmorra será uno de los personajes habituales en las tramas que salpican a su más preciada propiedad. Si Herbert es la cara amable de la historia el Guardián es la cara más oscura, desde su tétrico aspecto hasta las confabulaciones que deberá llevar a cabo para mantener a salvo su status, ya sea enfrentándose a todos los buscadores de tesoros, magos que quieren hacerse con los secretos sortilegios que rodean la fortaleza o a un matrimonio de conveniencia nada convincente.

El éxito del cómic reside en dos pilares principales. Por un lado su imaginario sin fin, tanto en el entorno donde se desarrolla la acción como en el curso de los acontecimientos, siendo imposible poder adivinar que va a pasar de una página a otra. Pero no es menos importante el tono con el que los autores impregnan cada imagen, cada frase, cada giro de los acontecimientos. Todo, absolutamente todo en La Mazmorra tiene un marcado tono de humor, de locura, de jugar con el vocabulario y las frases hechas, de casi parodia y siempre con un último regusto de mala baba. No en vano asistiremos a multitud de escenas de violencia bastante explícita que acaban siendo digeribles por el tono con el que te lo presentan los autores.

La crisis también llega a La Mazmorra.

Joann Sfar y Lewis Trondheim escriben a cuatro manos esta epopeya cargada de cinismo, con aventuras que transcurren de manera individual en cada tomo mientras van desarrollando la personalidad de los protagonistas que irán evolucionando con el paso de las páginas. De Sfar la verdad es que tengo pocas referencias, pero a Trondheim lo tengo bien calado y su mano en los guiones se nota en cada gag, en cada giro de guión y en cada situación rocambolesca. El autor francés, cuyo verdadero nombre es Laurent Chabosy, tiene un modo bastante peculiar de ver la vida, siempre con un punto de amargura y cinismo cascarrabias que, personalmente, me hace mucha gracia y que le da un aura diferente a lo que aparentemente sería un cómic más de aventuras fantásticas.

Trondheim también se encarga de los lápices de los primeros cuatro álbumes de Zenit, un dibujo fresco, dinámico y con mucha fuerza en la expresividad de sus personajes. El diseño de las criaturas es todo un festival, ofreciendo una variedad impresionante de seres de todo tipo de tamaño, color y forma. A partir del quinto álbum el dibujo corre a cargo de Boulet cuyo estilo es mucho más barroco y cargado, con figuras más grandes y mucho menos dinamismo a la hora de narrar. Sin ser un mal dibujo pierde en todas las comparaciones y es inevitable echar de menos el arte de Trondheim.

Sangre, vísceras y risas. ¿Qué más se puede pedir?

Empezaba esta reseña hablando de los reencuentros, pues bien, mientras la escribía he estado investigando un poco sobre la obra y, para mi sorpresa y creo que la de muchos, he descubierto que La Mazmorra volverá en el 2020 de la mano de los mismos autores y retomando la historia justo donde la dejaron.

Porque estas cosas pasan, a veces todo el universo confluye en algo y la magia surge de un modo impensable desde un prisma racional. A veces crees que has perdido algo para siempre y lo único que sucede es que tu tren todavía no ha llegado. Os lo digo yo que pude volver a coger ese tren, aunque sólo fuera por un día.
Pero eso, amigos, es otra historia…

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.