LA MÁSCARA. ¡Chisssspeante!

Título original: The Mask
Año: 1994
Director: Chuck Russell
Guion: Mike Werb (basado en el personaje de cómic de Mike Richardson)
Reparto: Jim Carrey, Cameron Diaz, Peter Riegert, Peter Greene, Richard Jeni, Amy Yasbeck
Sinopsis: Stanley Ipkiss es un empleado de banca extremadamente amable, pero desgraciadamente es un pusilánime cuando tiene que enfrentarse a alguien. Tras uno de los peores días de su vida, Stanley encuentra una máscara que representa a Loki, un dios de la malicia y la travesura. Cuando se coloca la máscara se convierte en una persona completamente diferente.

Jim Carrey lo petaba en los 90. Cierto es que en su día no estaba bien considerado entre los entendidos por “ser un payaso” (como si eso no requiriese un enorme talento), pero hoy podemos mirar atrás y disfrutar de sus comedias sin complejos. Y la favorita de quien escribe estas líneas es La Máscara.

Basada muy libremente en un violentísimo y macabro cómic independiente, estamos ante la comedia de Carrey, creo yo, más cuidada a todos los niveles, la de mayor calidad. Y tengo bastante claro por qué: la inteligencia con la que se usan sus peculiares habilidades. Las muecas marca de la casa sólo aparecen en puntos concretos del film, dejando que Carrey sea, por así decirlo, normal durante el resto del metraje, construyendo así una dualidad que consigue que el bueno de Jim muestre su versatilidad y no sature ni siquiera a sus detractores. De este modo, es como si en Stanley Ipkiss se juntasen Aladdín y el Genio.

Stanley es el clásico perdedor entrañable, un personaje al que se coge cariño con mucha facilidad y con el que Carrey está tan divertido como siempre en un estilo distinto, sin recurrir, ya digo, a su repertorio. Y es que a diferencia de, por ejemplo, Ace Ventura, aquí encontramos un guión lo bastante sólido como para crear humor sin dejarlo todo en manos del cómico. Además, consigue contar una historia propiamente dicha, con un personaje que evoluciona desde el punto A al B y una progresión narrativa lógica. Así, consigue ser una comedia de Carrey con todas las de la ley, pero también es más “película” que el resto.
Esto se percibe además en la estética, que tiene un propósito definido: crear una atmósfera de dibujos animados. Esto es evidente en unos efectos visuales que, por cómo se usan, aguantan el tipo hoy en día. Pero también destaca la fotografía, con unos colores muy saturados.

Esa búsqueda de la apariencia de dibujos animados se debe a que la Máscara es un dibujo animado. Usando las bases del cómic pero cambiando el tono radicalmente, la Máscara cuenta con todas las habilidades de un Looney Toon aplicadas al mundo real, lo cual lo convierte en un Dios indestructible capaz de hacer lo que sea. Si a eso sumamos que en este estado Stanley echa fuera todo lo que reprime habitualmente, tenemos a un personaje que deja flipado al espectador con cada al aparición, un torbellino (muchas veces literalmente) que provoca risas y asombro a partes iguales. Nunca sabemos por donde va a salir, y los momentazos que deja son incontables, siendo el más mítico su baile con una bellísima y recién descubierta Cameron Diaz. ¡UF! Creo poder afirmar que al verla por primera vez, siendo un crío, fue cuando descubrí que me gustaban las chicas.

Volviendo al film, lo cierto es que mi momento favorito es esa melodramática “muerte”, merecedora de un Oscar y todo (atención a la reacción del villano mientras le entregan el premio al “héroe”). Eso sin olvidar a Pete el Cubano y sus maracas.

Lo dicho, momentazo tras momentazo. Destacar, por otro lado, al dúo de polis que van tras Stanley y con los que comparte varias escenas tronchantes, con o sin máscara. Incluso Milo, el perrito de nuestro héroe, se queda grabado en la memoria.

Creo que eso es lo mejor que se puede decir de la película: ya sea por las payasadas de la Máscara, por el encanto de Stanley, la presencia de Diaz o el adorable Milo, o por todo esto en conjunto, la cinta destaca en la filmografía de Carrey y consigue ser inolvidable.

¡Nos vemos en la Zona!

You may also like...

3 Responses

  1. Lady Ababwa dice:

    Muchísimas gracias por hacer esta reseña. ‘La máscara’ era una de esas películas que veía sin parar una y otra vez cuando era pequeña. Entre ‘Jumanji’, ésta, y ‘El retorno del Jedi’ mis días estaban completos. Y como la recuerdo con mucho cariño y humor, te agradezco fervientemente que hayas dado tu opinión de esta manera.

    Tienes razón en muchas cosas, y es que el mérito y el talento de Carrey son muy grandes. Que además no sólo sabe hacer reír, porque ya nos muestra una cara bastante distintas en ‘El show de Truman’ o ‘El número 23’. Ser cómico y cercano al público no es tan fácil como la gente cree, y a mí me hacía reír de pequeña y de adulta (o bueno, de supuesta adulta que soy).

    Te ha quedado una reseña magnífica. ¡Felicidades! ♥

  2. Ivan Pastor dice:

    ¡Gran entrada Diego! Muy fan del cine de los 90 y especialmente de Jim Carrey. Como olvidad el momento de las maracas, “apretaros bien los tornillos del culete”, cuando le cachea la policía….
    Mítica película con un gran actor de comedia.

Deja un comentario, zhéroe