LA MALDICIÓN DE HILL HOUSE. ¿Susto o muerte?

Título original: The Haunting of Hill House
Fecha 1ª emisión: 12 de Octubre, 2018
Cadena
: Netflix

Creador: Mike Flanagan (Novela: Shirley Jackson)
Reparto: Michiel Huisman, Carla Gugino, Henry Thomas aka Elliot, el de ET, Elizabeth Reaser, Timothy Hutton, Victoria Pedretti, Kate Siegel, Lulu Wilson, Oliver Jackson-Cohen, Paxton Singleton, Julian Hilliard, Mckenna Grace, Violet McGraw, Annabeth Gish, Anthony Ruivivar, Samantha Sloyan, Robert Longstreet, Levy Tran, James Lafferty, Anna Enger, Jordane Christie, Catherine Parker, Olive Elise Abercrombie, Elizabeth Becka.
Temporadas
: 1

Episodios: 10
Género: Terror/ Casas Encantadas/ Drama
Valoración: Las 2:22 /10

No es la primera vez que nos topamos con una adaptación del increíble libro de Shirley Jackson, pero sí la más fiel y terrorífica de todas. Tanto en 1965 como en 1999 se hicieron dos intentos de sacar trazos de esta historia del papel para darle vida en formato cinematográfico, ambas bajo el título The Haunting y siendo la segunda, la que conocemos todos, la que más se aleja de la idea original. Hemos tenido que esperar al ingenio y la buena dirección de Mike Flanagan para poder disfrutar de una versión actualizada de una de las mejores novelas de terror de finales del siglo XX, que no lo digo yo, que lo dice Stephen King, que mantiene el espíritu y la intención que le imprimió su creadora.

¿Quién no se moriría por vivir en Hill House?

Hugh Crain, el constructor de la casa en su versión original, aquí se presenta como el padre de una familia numerosa que va a pasar una temporada reformando una casa para venderla a finales de verano. Lo que se planteaba como unas vacaciones en familia termina con una serie de sucesos que, años después, ninguno de los cinco hermanos, ha podido superar. El suicidio de la hermana menor vuelve a reunirlos para que puedan enfrentar juntos a los fantasmas del pasado que siguen suponiendo un tormento para todos.

Porque de eso va La Maldición de Hill House. De fantasmas. De espectros que dan susto y de recuerdos y experiencias traumáticas no superadas que te persiguen hasta tu último aliento, atormentando y condicionando las vidas de los que los sufren. En este caso, los acontecimientos pasados marcan a cada uno de sus protagonistas, obligados a enfrentarse de nuevo a aquello de lo que creían que habían logrado escapar.

Estaba ahí pero nadie me veía… tan bonito y tan terrorífico.

La historia es buena y está bien construida, el desarrollo es magnífico y el final te deja satisfecho. Y a pesar de ser un dramón familiar, de secretos y mentiras entre padres y hermanos, la atmósfera cerrada y agobiante en la que se desarrolla y la forma de no dejarnos salir de ella es la que hace de esta serie una de las mejores de terror que hemos visto en los últimos años.

En un planteamiento no lineal, a base de flashbacks que nos llevan del pasado al presente y viceversa, vamos recabando la información de los hechos que marcaron a la familia Crain para siempre, que se dosifican de manera casi cruel y que intensifican el misterio cada vez más. Idas y venidas, secuencias de entonces y de ahora que se entrelazan de manera sublime, involucrando al espectador, atrapándolo en el rincón más oscuro para luego pegarle un susto que deja pegado al asiento.

The Ring es al fondo a la derecha, señora.

Acción-reacción. Sugestión-infarto de miocardio. A ninguno nos va a pillar de nuevas como se consigue asustar a alguien, pero la forma en la que Flanagan y su equipo de guionistas nos hace entrar en el juego es, sencillamente sublime, consiguiendo alcanzar el pico de tensión necesario para que el susto funcione, de formas que distan un poco de lo que estamos habituados. Por supuesto que van a jugar con criaturas que acechan desde la oscuridad, con susurros, linternas que se apagan en el momento más crítico y todos esos elementos clásicos de las casas embrujadas, pero también se hará uso de otros recursos para hacernos alcanzar ese nivel de presión propicio, como una discusión acalorada (como para no callarse, o cagarse, según se mire, si tu hermana pequeña intercede en una pelea con tu otra hermana de ESA manera).

Sí que es cierto que en los episodios centrales decae, no si un motivo, un poco. Pero sólo un poco, no es fácil mantener el nivel de los dos primeros capítulos en cuanto a acongoje se refiere, aunque no hay ni uno sólo episodio en el que los fantasmas y otros elementos creados por Shirley Jackson campen a sus anchas. El decaimiento del nivel de tensión al que nos vemos sometidos desde el principio se torna necesario cuando empiezas a averiguar más y más cosas de lo sucedido entonces y ahora, mientras poco a poco consigues entender la tara de cada persona que ha pasado por esa casa.

Detrás de la puerta 3 está el viaje a Torrevieja.

Además, es en este segmento donde Mike Flanagan hace gala de todo su talento cinematográfico y nos regala episodios de verdadero séptimo arte. Atentos a la ejecución del sexto episodio donde todo sucede, entonces y ahora, en unos inmaculados planos secuencia en los que participan todos los actores, donde ocurren todo tipo de fenómenos sobrenaturales, y que suponen unos quince minutos de duración cada uno. Para quitarse el sombrero.

En este tramo también podremos disfrutar de las miserias de cada uno de los hermanos, de todos los fantasmas que los asustaron de pequeños y los que los acechan ahora. Sin prisa. Como jugando al escondite inglés, observando sin remedio cómo, cada vez que te giras, los tienes más cerca. Y es justo aquí donde, y esta teoría está sin confirmar por los creadores, podemos ver el auténtico drama de una familia que no supera una gran tragedia: los desencuentros a la hora de llevar el duelo. Y el duelo de Hugh Crain está personificado, en orden, en cada uno de sus hijos y no le quedará más remedio que afrontar cada una de sus etapas. Steve, la negación. Shirley, la ira. Theodora, la negociación. Luke, la depresión. Y Nell, la aceptación.

Y es que todo en esta serie merece la pena de ser diseccionado. Los motivos, los fantasmas, la casa, la madre, el padre, los niños, los adultos, los giros que te dejan con la boca abierta, las referencias a la obra original, la habitación de la puerta roja… Y es que cuando estás ante una serie de tal calidad, argumental y de producción, no puedes más que rendirte ante ella y disfrutarla en todo su esplendor.

No te va a dar tiempo a verla entera en la Noche de Halloween, pero tan sólo los primeros capítulos te bastarán para pasar un rato con el culo apretado y puede que la sugestión te juegue una mala pasada al acostarte. Luego ya podrás terminar de verla otro día… de día.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Teresita Sunday

Si es creepy, es para mí.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.