LA GALGA: UNA PERRA EN ADOPCIÓN, de Sara Caballería

 

 


Título original:

La Galga: una perra en adopción GN
Sello: Grijalbo

Artista: Sara Caballería
Publicación España: Enero 2021
Valoración: Mi gran amor es peludo y tiene cuatro patas

 

 

Tras sentirme altamente identificada con el comic El refugio de José Fonollosa, ya que fui voluntaria durante 5 años en una protectora de animales y, a día de hoy, tengo dos perros apadrinados, sentí la necesidad de leer más historias sobre el tema. En esta búsqueda me encontré con una obra muy diferente a la anterior pero que me ha tocado el corazón. Estoy hablando de…

LA GALGA: UNA PERRA EN ADOPCIÓN
de Sara Caballería

La autora nos trae una historia entrañable sobre una mujer que adopta una perra que ha tenido un pasado difícil. El objetivo del comic es mostrar la responsabilidad que supone tener un animal. Tu vida cambia mucho y te conviertes en la persona de la cual depende la suya. La gente se deja llevar por lo increíblemente adorables que son los perros, pero con ellos llega un cambio de ver las cosas. Debes estar preparado para que tu casa no vuelva a ser igual, tanto en lo bueno como en lo malo: pelos capaces hasta de atravesar paredes, objetos rotos, adaptar tus horarios a las necesidades del animal, derivar el dinero que usabas para otras cosas a pagarle la comida adecuada, un veterinario y absolutamente todo lo que necesite para estar sano y feliz. Si no estás dispuesto a esto, simplemente no introduzcas un animal en tu vida. Si quieres ayudarles hay otras formas, ya que adoptar para luego hacerle infeliz no es nunca una opción.

Soy consciente de que he acabo de ser muy dura, pero como voluntaria vi perros y gatos que se iban adoptados y volvían a los días o al año porque los dueños creían que cogían un peluche. Un animal es una responsabilidad y, una vez estés dispuesto a ser consecuente con ello, te espera un viaje alucinante. Crecí con un hermano peludo, Zar, que me hizo ser quien soy ahora. Me enseñó lo que era el compromiso, el amor, la paciencia y que lo importante es aquello que tiene un corazón que late y no las cosas materiales. Esta lección la aprendí de la forma más dura ya que se comió el mando de mi Nintendo 64. Aun no lo he superado, pero mi familia no hubiese sido la misma sin él y siempre estaré agradecida a mis padres por introducirle en mi vida.

El dolor de corazón que da ver animales en situaciones precarias.

Cuando era más mayor decidí ayudar a otros animales trabajando de voluntaria. Esta fue una de las experiencias más gratificantes que he vivido, aunque no voy a mentir, vi cosas muy complicadas de asimilar. No voy a centrarme en lo malo porque creo que lo bueno tiene un peso muy superior. Ayudas, sí, pero también curas tus heridas internas. Esos cuadrúpedos te salvan cada día y te transforman en una persona mejor. Aprendí que nada por lo que yo pasaba, era tan grave como me parecía antes, dándome una nueva perspectiva. Me forme en etología canina, alimentación, primeros auxilios… Dedique mi tiempo a esos peludos que no tenían un hogar pero que reconocían el motor de mi coche cuando llegaba al refugio y se alegraban de verme. Quiero pensar que les ayude al menos tanto como me ayudaron ellos a mí.

Un día clave para mí fue el día que tuve que llevar a una pitbull al veterinario para quitarle un tumor. Era la más buena de todo el refugio, no ladraba, no se peleaba, era muy limpia. Veía como otros eran adoptados y ella era la eterna invisible. No pude meterla en un chenil a recuperarse sola de la operación así que me la llevé a casa. En ese momento, mi vida cambio para siempre. Metí en mi casa a la que sería el verdadero amor de mi vida. Cuando tuve que devolverla al refugio porque venían a verla por primera vez para adoptarla, fue duro para mi familia. Ella no hizo ni caso a los adoptantes porque ella ya había elegido donde quería estar y con quien. Ella me eligió. Adoptar a mi Eva Pig fue la mejor decisión que he tomado jamás y también la más fácil. Es curioso como la perra que nadie quería, era la que nunca destrozó nada en casa, la que hizo de niñera cuando mis sobrinos nacieron, la que lleno mi hogar de amor. Nunca podre explicar con palabras todo lo que me dio, pero si puedo afirmar que esos ojos enormes me salvaron la vida. Me convertí en su madre, aunque muchos de los que lean estos no lo comprenderán. Ella era mi mejor amiga, mi familia, mi hija. Me dio un motivo para levantarme cada mañana, para sonreír, para desear volver a casa. Convirtió mi casa en un hogar.

El amor y los cuidados son la mejor medicina que existe.

Para gran parte del mundo, estas son las palabras de una loca, pero sé que hay gente leyendo esto que comprende lo que estoy explicando. Espero que si eres una de esas personas sepas lo increíblemente afortunado que eres. Si es así, La Galga: una perra en adopción habla sobre vuestra historia, la mía. Está escrito para a aquellos que como yo, hemos tenido ángeles en nuestras vidas. Describe esa historia de amor incomprendida pero real como cualquier otra. Algo que agradezco es que la obra no solo te hace reír en más de una situación lo cual está altamente asegurado por su dibujo tan expresivo, sino que te muestra lo bueno y lo malo para concienciar de lo que supone tener un peludo.

No puedo evitar acabar diciéndoos que si tenéis un perro hay dos lecturas obligatorias si os importa su felicidad: Dominancia, ¿realidad o ficción? del autor Barry Eaton y El lenguaje de los perros: las señales de calma de la etóloga canina Turid Rugaas. Leed estas obras y descubrid que vuestros perros os están hablando cada día. Aprended a traducir sus señales y el será más feliz y vosotros os sentiréis más completos.

Evita os pide que queráis a vuestros perritos y no podéis negarle nada con esa carita.

Como ultima conclusión, quiero decir que está en manos de todos cambiar y mejorar el mundo. Hay asociaciones para ayudar a animales, ancianos, países del tercer mundo… Pensad si todo el mundo solo diese un euro al mes a una obra caritativa, cuán distintas serían las cosas.

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.