LA CÓLERA, de Santiago García y Javier Olivares

 

 

Título Original:
La Cólera 
TPB
Sello: Astiberri
Guionista: Santiago García
Artista: Javier Olivares
Publicación España: Marzo 2020
Valoración: Esto es Aquiles y no lo del Brad Pitt ese…

 


La rutina
. ¡Hay que ver! Siempre quejándonos de ella. Siempre poniéndola verde. Que si lo jode todo. Que si es una prisión. Que si es un coñazo. Que si es una condena… Y, sin embargo, cuando nos falla, todo se desmorona. Todo se hunde. Cambiar los hábitos nos convierte en personas débiles, frágiles, presa fácil de estados de estrés y ansiedad de consecuencias imprevisibles y letales. La rutina. Hay que volver a ella. Volver a abrazarla. Volver a conseguir establecer horarios y costumbres que nos anclen a una seguridad mental cimentada en lo conocido, por muy falsa que pueda resultar. Es el caos y lo desconocido lo que de verdad aterra. Solo volviendo al hogar se siente uno seguro, hasta cuando el hogar se ha convertido en una puta prisión.

Desde luego, escribir una reseña al uso (nada de Why I hate… ni exabruptos parecidos) para Zona Zhero no puede ser considerado como algo rutinario para mí de un tiempo a esta parte, pero todos los que me conocen saben que soy incapaz de predicar con el ejemplo y que cada vez que escribo “digo” suelo gritar “Diego”. Pero… la ocasión lo merece. El mundo se acaba. Vamos a morir todos. Es el fin de la civilización tal y como la conocemos. Y aunque no lo sea. Llevamos días sin salir de casa y tenemos que hacer algo. Volver a escribir una reseña, además, de un cómic que debe ser reseñado. Que necesita que lo reseñemos. Retornar a la rutina. Recuperar costumbres. Mantener el cerebro ocupado. Y nada mejor que hacerlo con…

LA CÓLERA
de Santiago García y Javier Olivares

Poco nuevo se puede decir de esta pareja ganadora del Premio Nacional del Cómic con Las Meninas que no se sepa ya. No necesitan presentación. Su talento está fuera de toda duda y sería un poco recurrente volver a incidir en ello. No es cuestión de empezar con la pomada ya. Para qué. Tengo 700 palabras por delante para hacerlo. García y Olivares. Son la hostia. Punto.

Con estos antecedentes era fácil suponer que su nuevo trabajo, La Cólera, iba a ser un pelotazo de calidad fuera de toda duda. Un pepino muy gordo. Un tremendo cumbión. Una de las obras de este 2020 que, mucho me temo, todos vamos a querer borrar de nuestra memoria cuanto antes. Y sí. En efecto. Lo ha sido. Y de qué manera. La Cólera es un tebeo fascinante, hipnótico, visualmente abrumador. Un cómic solo al alcance de autores reconocidos de enorme talento, porque solo ellos se pueden permitir el lujo de hacer una obra como esta, llena de dobles páginas, de oxígeno, de espacio y ritmo. Obras que se desarrollan con calma, bebiendo de una cadencia casi cinematográfica, de gran formato, como la pantalla de esos cines mastodónticos en los que veíamos películas en los 80. Y todo ello disfrutando de una edición solo al alcance de aquellos que pueden amortizarla casi antes de haberla editado.

¡Esta por el aburrimiento! ¡Esta por la desidia! ¡Esta por feo!

El guion de García recrea las muy conocidas Iliada y Odisea de Homero desde una visión particular que juguetea con la ciencia ficción aprovechando las bondades del formato y las herramientas que solo la historieta y el papel ofrecen. Es una reflexión sobre lo que somos, sobre lo que conseguimos y sobre lo poco que nos cuesta destruirlo todo consumidos por la ira y la venganza. Aquí los héroes no son los esperados, y el guionista recurre a esos temas sociales, de búsqueda de la trascendencia, la carga del poder y el peso de la eternidad que ya habíamos visto en obras anteriores como Beowulf, ¡García! o El Vecino. Se nota, como no podía ser de otra manera, el profundo conocimiento del medio que posee Santiago García, capaz de estirar y encoger la narración en una cadencia que oscila entre paginas inmensas y rejillas de viñetas fijas, comprimiendo y jugando con la necesidad del lector de pasar la hoja con rapidez debatiéndose con el deseo de quedarse anonadado con el arte de Javier Olivares y el ansia por llegar a escenas que añadan detalle y contenido literario a la acción tan bellamente congelada por el artista madrileño.

Porque, en efecto, como ya habréis adivinado, es en lo gráfico donde La Cólera se convierte en superlativa. Sin desmerecer en ningún caso el sensacional trabajo de García, este es un cómic para mirar, para disfrutar, para contemplar boquiabierto como ante la obra de un museo. Magistral en la composición, en el control de los vacíos y los espacios, sensacional con el color y con las texturas, estamos ante un trabajo descomunal de un dibujante genial, tan diferente y sorprendente como coherente, pulcro y acertado en lo que a dibujar un tebeo se refiere. No hay ni una sola viñeta que no encaje, que no funcione, que no impresione. Ni un solo trazo que no parezca colocado con intención gráfica, estética y narrativa. Ni un solo personaje que no destile personalidad, fuerza y una belleza digna de Stendhal. No es un estilo sencillo para todos aquellos acostumbrados a otro tipo de consumo más prosaico y liviano, pero es innegable que Olivares ha conseguido depurar y refinar su talento hasta límites impensables, y demuestra un control casi sobrehumano de las herramientas que atrapan nuestro ojo y hacen surgir un suspiro y una lágrima de puro placer visual. La doble página que antecede a la muerte de Aquiles (y al que diga spoiler, lo reviento) es un prodigio tan imposible como maravilloso. Un compendio perfecto de una fantástica obra a la altura de sus autores.

Más razón que un santo…

La Cólera es, ante todo, belleza. Y lo es en un momento desgraciado, irreal y apocalíptico lleno de pandemias y coronavirus, algo que lo convierte en un tebeo todavía más necesario. Un rayo de esperanza entre tanta cifra de angustia y oscuridad. Una contribución que coloca el foco en lo que el ser humano es capaz de conseguir y no en lo que es capaz de joder superado por las circunstancias, abrumado por los hechos y desnudo e indefenso como los marcianos de H.G. Wells después de creer que habían conseguido conquistar la Tierra.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.