LA CIUDAD DE CRISTAL, de Isabel Greenberg

 

Título original:
Glass Town HC
Sello: Jonathan Cape
Guionista: Isabel Greenberg

Artista: Isabel Greenberg
Coloristas: Luke Healy, Arthur Bentley
Publicación UK: Febrero 2020
Publicación España: Febrero 2020 (Impedimenta)
Valoración: Mis juguetes, las palabras

 

La palabra es el arma más hermosa que jamás ha empuñado el ser humano. De un poderío extraordinario, reconstructora de realidades y constructora de otros mundos, vehículo del saber acumulado durante siglos, condensación del por qué, cómo, cuándo, dónde y quién de la humanidad, capaz de doblegar voluntades, transformar a las personas, fomentar la concordia y el diálogo, posibilitar la comunicación, artífice de insuperables obras de arte. Incluso la más humilde de las palabras lograría desencadenar las más horribles consecuencias. La generosidad de todos aquellos que han sabido blandirla ha ido regalando a la humanidad un conjunto de maravillosas historias para regocijo de unos lectores que han encontrado en ellas entretenimiento, una ventana hacia el mundo, la verbalización de aquello que sentían o la llave hacia lo desconocido.

No deja de ser una manera de percibir la literatura. Un arte en el que mujeres de diversa condición, procedencia y momento han dejado su impronta, no sin dificultades, de acuerdo a sus circunstancias y a la consideración del momento. Tal es el caso de las hermanas Brontë, unas virtuosas de la palabra en el siglo XIX. Autoras de obras inconmensurables de la literatura universal como Jane Eyre (Charlotte), Cumbres Borrascosas (Emily) o La inquilina de Wildfell Hall (Anne), reconocidas por su contribución a la historia de la Literatura, las Brontë jamás han abandonado el panorama literario. Las bibliotecas siguen prestando ejemplares de sus libros, las editoriales mantienen sus obras en catálogo, devolviéndolas a la actualidad con nuevas traducciones, en nuevos formatos o mediante lavados de cara a partir del nuevo diseño de imágenes de las cubiertas, continúan inspirando a otros escritores e influencian a otros medios audiovisuales, como a la gran y pequeña pantalla con innumerables adaptaciones e incluso algún biopic (To Walk Invisible, producción de la BBC) o al tebeo. Tal es el caso de…

LA CIUDAD DE CRISTAL
de Isabel Greenberg

Hasta que La Ciudad de Cristal cayó en mis manos, desconocía la apabullante actividad literaria de los hermanos Brontë en su infancia y juventud. En ese hogar del condado de Yorkshire bullían las palabras y la imaginación. Las hermanas Brontë, Charlotte, Emily y Anne, junto a su hermano Branwell, sintieron la llamada de las letras bien jóvenes y se dedicaban a jugar con las palabras. Quién iba a pensar la consideración que adquirirían posteriormente las féminas. Sí, sólo las hermanas; Brandwell no pasaría a los anales de la literatura salvo por esta anecdótica incursión juvenil. Y menos siquiera a imaginar que acabarían publicando (todo hay que decirlo, bajo pseudónimos masculinos) o que sus trabajos serían considerados canon. Tomando las palabras prestadas de la extensa biblioteca de su padre, un hombre de la iglesia, empleaban su tiempo en imaginar y, siguiendo un procedimiento colaborativa, crear un mundo mucho más interesante y excitante que el entorno de la casa familiar de Haworth.

La literatura obra milagros en la mente de quienes viven la palabra y ofrecen cobijo a la imaginación. De esta forma, crearon unos reinos imaginarios que levantaron en torno a Ciudad de Cristal, la obra común de los cuatro hermanos Brontë. Como si de piezas de Lego se tratase y bajo un trabajo de dirección cooperativa, los hermanos se dedicaron a erigir, edificio a edificio, un fabuloso mundo cuyo epicentro era precisamente Ciudad de Cristal a partir de unidades lingüísticas dotadas de un significado. Inventaron una interesantísima población víctima de atractivas tramas de pasiones enfrentadas e intrigas. De los dos universos creados a partir de textos, relatos y poemas por los cuatro genios (así se presentan en su particular Génesis), Isabel Greenberg ha escogido “Angria” para dar rienda suelta a su historia. De este reino desarrollado por Charlotte y Branwell se ha conservado mucho más material que de “Gondal”, el de Emily y Anne. La existencia de ambos reinos respondió a una escisión por desacuerdo en los argumentos de crecimiento de la ciudad y de sus personajes principales entre los hermanos.

Los Brontë tramando cosas.

La imagen plástica de la construcción es una constante en el tebeo. En ese sentido, son abundantes los símiles y metáforas al respecto: los hermanos desplegando mapas o fabricando todo tipos de seres animados e inanimados a partir de pluma, tinta y papel. En realidad ellos no son conscientes de que están pertrechando una creación. Para ellos es un juego en el que ponen la vida y lo más profundo de su ser. Como muy bien apuntaba Émile Bravo en su última visita a nuestro país, «cuando los adultos crecemos nos parece que dejamos de jugar». Pero nada más lejos; lo seguimos haciendo pero bajo otra denominación: crear.

Y crecer implica despertar a la (supuesta) sensatez, asumir responsabilidades y aceptar formalmente el entorno y la realidad. Las viñetas de este tebeo también recogen esa pugna de quien comienza a ser consciente de que está solo en aquel espacio donde, de niño, encontraba protección y seguridad. Este es uno de los argumentos que le confieren cierto carácter dramático a la obra y que le dotan de fuerza en su concepción global. Así pues, partiendo de literatura, metaliteratura e historia de la Literatura, Greenberg levanta una historia con tintes biográficos y elementos de ficción entretejidos al gusto que se desarrollan paralelos en tres planos narrativos que se articulan sublimemente.

Lo que te dice la recepcionista del gimnasio.

Tras La enciclopedia de la Tierra Temprana (Impedimenta, 2014), Las cien noches de Hero (Impedimenta, 2017) y ahora este La Ciudad de Cristal, la autora británica ha demostrado que la fantasía impregnada de mitología y leyendas fundacionales transitando por la imaginación y por territorios que no figuran en los mapas, marcados de épica y con personajes antológicos, son lo suyo. Se siente más que a gusto narrando gráficamente los pormenores de ese imaginario creado a unos atentos oyentes que no pierden trazo ni palabra siguiendo, viñeta a viñeta, boquiabiertos y con los cinco sentidos puestos en el relato. La composición de las páginas, la estructura secuencial del relato, la paleta cromática, el propio devenir de la trama guiada por unos personajes excepcionalmente diseñados y construidos que toman de la mano al lector, guiándole por unos parajes firmes, en cuanto a sólida argumentación, y ricamente abonados por la imaginación son argumentos de peso que ratifican su saber hacer. Su narración, además, se asemeja a la tradición oral, acercando más si cabe sus historias a la magia que desprendía la oralidad de un relato.

La trama viene definida por el magistral uso de carboncillos y lápices blandos y el trabajo en las sombras que confiere esa profunda sensación de fantasía y aura onírica. Las transitadas fronteras entre realidad y ficción literaria y entre presente y pasado las marca la singular aplicación del color. Los brillantes y variados colores del mundo imaginario de los Brontë distan mucho de los usados para representar la anodina realidad.

Atravesando el tiempo sin documentos.

La confección del artefacto por parte de la editorial es un detalle a agradecer por quienes, como yo, amamos casi tanto el contenido como el continente. El cómic se presenta en formato libro, cartoné con una encuadernación muy cuidada, letras doradas en bajorrelieve presentes en portada y lomo, cuadernillos cosidos, cabezadas y registro (la cinta que sirve de marcapáginas).

Un delicioso, atractivo e inolvidable viaje a través de la palabra y su poder de creación que resulta un homenaje a unas excelsas escritoras, un juego literario que tomando prestados personajes, palabras y emblemas de la Literatura conciben una pieza maestra y un viaje iniciático a la vida tras abandonar el acogedor refugio de letras imaginadas durante la infancia y adolescencia. Una oda a la creación artística a partir de viñetas.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.