LA CASA DE LA PENITENCIA, de Peter J. Tomasi y Ian Bertram


 

Título original: 
House of Penance TPB
Sello: Dark Horse
Guionista: Peter J. Tomasi
Artista: Ian Bertram
Colorista: Dave Stewart
Contenido: House of Penance #1-6 (Abr. – Sep. 2016)
Publicación USA: Enero 2017
Publicación España: Octubre 2018 (Planeta)
Valoración: La casa de tus pesadillas /10

 

 

Existen situaciones que nos marcan de por vida. Pequeños estigmas que se ven acrecentados debidos al paso del tiempo, que funciona como fertilizante de todos los miedos y rencores que habitan en lo profundo de nuestro ser, pero que se ceba en demasía con el sentimiento de culpabilidad. Esa espina que difícilmente nos podemos quitar, sobre todo si se trata del recuerdo de alguien que ha pasado a mejor vida y, por lo tanto, ya es imposible enmendar cualquier tipo de daño. No obstante, a veces podemos redimir nuestros pecados, en un desesperado intento de acallar los demonios que nos reconcomen por dentro, realizando alguna acción que mantenga el statu quo cósmico equilibrado. Un clavo saca otro clavo en ocasiones. O en este caso, más bien al contrario. Dejad vuestro pecados en la puerta y rememorad a vuestro muertos en…

LA CASA DE LA PENITENCIA
de Peter J. Tomasi y Ian Bertram

En New Haven, Connecticut, existe un extraño lugar en el que cualquiera con un pasado turbio y negro puede ir a refugiarse, logrando un techo y comida caliente a cambio de trabajar para la dueña de tan pintoresca casa. Se trata de una de las herederas del linaje Winchester, el cual ha logrado todo su poder y dinero debido a sus armas. Obcecada con intentar utilizar el dinero manchado en sangre en pos de una buena obra, la viuda Winchester no deja de construir cualquier tipo de habitación, escalera, marco o ventana en un edificio en constante transformación y en el que su banda sonora se identifica por el golpear de los martillos a los clavos, como si de percutores se tratase. En estas se presenta en la casa otro nuevo trabajador, el cual se encuentra de paso y necesita un lugar donde refugiarse y recuperarse de una fea herida causada en una de sus últimas pesquisas. Y es que Warren Peck es de esas personas que tiene en su haber una lista casi interminable de gente muerta por su mano, lo que le convierte el inquilino perfecto. Lo que no saben los demás es que él también es capaz de notar lo mismo que la viuda y ver que aquella casa oculta un oscuro secreto…

Es casi imposible encontrar buenas historias de terror en el noveno arte, que te mantengan con un constante grado de incomodidad y te obliguen a apretar el culo de manera instintiva, sobre todo cuando si encima lo que buscas es un cómic que se salga de los tópicos tales como seres monstruosos, demonios o fantasmas. Quizá sea por eso que me haya impactado tanto el guión de Peter Tomasi, el cual nos narra el devenir de un par de personajes en el que la culpabilidad les lleva a tal punto de locura en el que ya no saben discernir entre la realidad o su propia enajenación mental. Tanto es así que ni siquiera yo puedo saber a ciencia cierta qué parte del cómic pertenece a cada uno de los distintos puntos. La vorágine de autodestrucción es tal que no importa el grado de maldad que haya cometido cada uno de ellos, ya que comparten un destino común casi desde el principio. Una demostración de la capacidad de nuestra mente a la hora de fustigarnos y que, además, se apoya en la ambigüedad de su narración para que el lector no sepa si aferrarse a lo teóricamente real o al imaginario de nuestra protagonista.

¿Loca yo? Para nada…

Esa capacidad de llevarnos de un lugar a otro, hundiéndonos en la miseria personal tanto de Warren como de Sarah, sirve para dejarnos caer en un pozo sin fondo de sentimientos encontrados y búsqueda de la penitencia. Esa sensación de culpabilidad se lleva inclusive al arte de la obra, en el que Ian Bertram nos muestra un mundo en el que todo tiene un punto macabro e inquietante, con un dibujo detallado y simple que contrasta con sus figuras desproporcionadas y sus rostros turbios. El juego del artista en sus estilos cambiantes nos mantiene en constante tensión, convirtiendo secuencias meramente cotidianas en el cebo perfecto para asestar el golpe de gracia con una viñeta terrorífica. Todo ello sin perder el toque elegante de su arte, lo cual me parece muy loable. No se deja llevar por la exageración para lograr ese efecto, sino que usa su contraste para descolocar al lector. También es gracias, en gran medida, al coloreado de Dave Stewart, que sabe bañarlo todo con colores tan vivos como la sangre cuando la historia lo pide, o tan oscuros y fríos como el alma de nuestros protagonistas. Un juego de luces y sombras perfectamente ejecutado.

Es por todas estas cosas que se ha convertido en mi cómic ideal para recomendaros en este marcado día. Porque en realidad no existe una fecha señalada para acordarnos de todos los muertos que nos siguen (propios o ajenos) y que marcan nuestra forma de vivir y ser de manera indirecta. Los fantasmas no son entes que se aparecen de manera monstruos, sueltan moco verde o levantan objetos, en realidad somos nosotros mismos que buscamos justificar de alguna forma nuestro grado de culpabilidad y cree que en el castigo está la redención. Porque en esta vida lo más terrorífico de todo es nuestra mente, que es capaz de llevarnos a la mismísima locura en pos de buscar lo que ansía. El arma de autodestrucción definitiva.

Pues parece que esta puerta tampoco es la del aseo…

La Casa de la Penitencia es una oda a la eterna búsqueda de la redención, llevándonos de paseo por la locura y martirización de sus protagonistas como si de una visita guiada a lo bizarro se tratase. Uno de los mejores cómics de terror que tenemos la suerte de poder disfrutar en nuestro país. Y es que, pase lo que pase, el monstruo más terrorífico que siempre ha existido y existirá es el ser humano. Por encima de todo…

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Joe Runner

Orgulloso elotano (de Elda) que pasa los días leyendo cómics y charrando sobre ellos con sus amigos y familiares de la Zona. Vivo mejor que quiero.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.