LA BÚSQUEDA DEL PÁJARO DEL TIEMPO, de Serge Le Tendre y Régis Loisel

Título original:
La Quête de l’Oiseau du Temps. L’intégrale Cycle Principal
Sello: Éditions Dargaud
Guionista: Serge Le Tendre
Artista: Régis Loisel
Colorista: Régis Loisel, Yves Lencot
Contenido: La Quête de l’Oiseau du Temps #1-4 (Ene. 1983 – Ago. 1987)
Publicación Francia: Diciembre 2011

Publicación España: Noviembre 2013 (Norma)
Valoración: La experiencia del tiempo/10


Hace unos meses salió al mercado la esperada reedición de la obra maestra de Le Tendre y Loisel, de la mano de Norma Editorial en una edición integral fantásticamente editada. Señoras y señores, hoy toca hablar de…

LA BÚSQUEDA DEL PÁJARO DEL TIEMPO
de Serge Le Tendre y Régis Loisel

Este cómic apareció por primera vez en los años 80 y la historia comprende cuatro álbumes dónde se nos describe un mundo de fantasía en decadencia y unos personajes poco comunes. Lo que a priori podría parecer poco atrayente ya que el protagonista, Bragón, resulta ser un héroe en edad de jubilación, la imaginación de Le Tendre y la pluma de Loisel consiguen construir una historia de fantasía donde los protagonistas son tanto los personajes, perfectamente construidos y creíbles, como el mundo triste y melancólico que les rodea con ecos de un pasado glorioso ya olvidado.

El argumento parte de parámetros ya conocidos en el género, pero con algunos matices que lo hacen un tanto diferente.  Bragón es el héroe de la historia, un caballero venido a menos que tuvo sus días de gloria y que ahora vive retirado y tranquilo. De volver a embarcarle en la aventura se encargará la joven y exuberante Pelisse, hija de la princesa hechicera Mara, antigua amante del protagonista.  Su misión consistirá en impedir que el mal se adueñe de Akbar y del mundo y para ello contarán con aliados y con enemigos de lo más peligrosos y temibles.

La historia comienza por los derroteros más clásicos de la aventura sin dejar de lado el humor, para ir en cada tomo  desgranando, poco a poco, todas las preguntas que vamos haciéndonos a lo largo de la historia.  Cada tomo es autoconclusivo y en ellos nos encontramos, además de a los protagonistas principales, a otros secundarios, los cuales algunos de ellos volverán a aparecer en los siguientes tomos, como Bulrog o El desconocido.

Otro de los protagonistas principales es el tiempo, de hecho casi tiene una presencia viva y tangible. En el cómic está presente el pasado (intuido, decadente y lleno de promesas), el presente, y también el futuro, convirtiéndose así en un personaje más de la trama.

Este es un cómic, como hemos comentado, en la tradición más pura de la fantasía épica, con monstruos y seres extravagantes, luchas y hembras exuberantes. Eso es lo que puede parecer a primera vista, una historia bastante convencional que hemos visto/leído en multitud de ocasiones. En cambio el acierto de este cómic es contarnos todo eso desde otra perspectiva, con un protagonista cansado y viejo, aunque honorable, una bruja fuerte e independiente, un héroe joven nada honorable, y dónde el humor, la amistad, la ternura, la traición, los mitos y la aventura se encuentran para crear una de las más importantes y bellas sagas de fantasía que se han escrito.

Podemos encontrar referencias incluso a Robin y Marian de Richard Lester, donde aparece tanto el  humor como la ternura, y dónde los personajes resultan tan frágiles y tan humanos al mismo tiempo que no podemos hacer otra cosa que identificarnos con ellos. En ese sentido la vejez, en estas obras, es tratada sin ambages ya que resulta descarnada y triste, pero a la vez resulta tan emotiva y vívida que es reivindicada con orgullo. La vejez nos demuestra a todos que hemos vivido, y vivir la aventura de la vida es, en realidad, una de las principales ideas del cómic. Por eso he comentado antes que el tiempo en este cómic era como un personaje más, un viejo conocido que nos acompañará durante todo el trayecto de nuestro viaje.

Otras muchas películas han tratado perfectamente bien el tema de la vejez. Podemos encontrarnos con  la película Up de Pixar, mención especial a sus primeros diez primeros minutos. Pixar se inspiró en  otra película, El Castillo Ambulante de Hayao Miyazaki, donde la vejez, otra vez, es tratada con admiración y respeto, sin dejar de lado el humor. En todas las obras que he citado, el protagonista principal es un personaje que ya ha entrado en la vejez. En nuestra sociedad actual ese tipo de personajes no tienen casi cabida como protagonistas de cualquier historia, ya que parece que la vejez aún es tratada como tabú y muy pocas historias se centran en ellos. Por lo tanto es todo un hallazgo encontrarnos con historias de este tipo.

El dibujo de Loisel es simplemente exquisito. Los dos primeros álbumes resultan un tanto abigarrados y el dibujo casi no respira, eso se debe a las exigencias de la editorial ya que tenían las páginas contadas, por eso la historia incluso resulta un poco cansada de leer. Hay mucha información, las viñetas resultan ser mucho más pequeñas, los encuadres cortan muchas veces a los personajes y el paisaje impidiéndoles campar a sus anchas. En cambio en el tercer y cuarto álbum el dibujo brilla en todo su esplendor, las viñetas toman formas muy diferentes que ayudan al ritmo resultando esta vez todo más pausado. El ritmo narrativo es muy parecido al cinematográfico, con todo tipo de planos, por lo que resulta una narración muy fluida, a la vez que las viñetas muchas veces funcionan como silencios para dotar a la trama de peso dramático. Al final del tercer álbum, El Maestro, se puede apreciar muy bien esas viñetas muteadas a las que me refiero. Con visualizaciones muy cinematográficas, utilizando planos generales y encuadres que ayudan a una narración más pausada y contemplativa.

El dibujo va mejorando también de las primeras páginas de la saga a las últimas. Los mundos fantásticos que recrea no poseen una fantasía limpia. Sus mundos son abigarrados y sucios, no poseen la limpieza de trazos de otros dibujantes de la llamada linea clara y su otra gran obra, Peter Pan, lo confirma. Loisel no entraría en esa tradición cuyo mayor representante fue Hergé, sino que iría más en la linea de André Franquin con su Gaston Lagaffe.

La saga La búsqueda del pájaro del tiempo, tiene un final cerrado, pero recientemente sus autores han retomado la historia para hacer un spin-off  donde nos cuentan la juventud de Bragón y Mara, y cómo se conocieron. Mi opinión después de haber leído estos álbumes, es que no llega a igualar a su original. El primer tomo estuvo bastante bien, pero los siguientes no han conseguido redondear la historia y cada uno va teniendo menos interés, cuando debería ser lo contrario.

En resumen, nos encontramos ante una de las obras más carismáticas y nostálgicas del cómic franco-belga y que sirvió como referente para obras posteriores del estilo en el viejo continente. Un tomo obligatorio para todo fan de la novela fantástica que tanta importancia tuvo en el cómic europeo.

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

5 Respuestas

  1. ¡Enhorabuena por este reseñón! Me ha encantado y me ha convencido de comprarla, cuando hasta ahora la veía ahí en la FNAC, muy tocha y muy cara, coronando una estantería. Me has ganado por la subtrama del paso del tiempo y el hecho de que, al fin y al cabo, se convierta en un personaje más.

    Sip, qué ganas tengo de leerla ahora. ¡Mil gracias!

  2. Joe Runner dice:

    Tengo que hacerme con ese cómic, ¡maldita sea!

  3. LynLacie dice:

    Eh, me alegro que te haya gustado Ander. En realidad yo le he sacado punta a la historia,como no podía contar muchas cosas porque serían spoilers me he centrado en otras más “curiosas” o que no se ven tan claras, pero ahí están.
    Joe, merece la pena, puede que a algunos no les parezca redonda pero solo por algunos momentazos que tiene, son spoilers y no los puedo contar :P, pues que da gusto leerlo :D

  4. Una maravilla. Lo diré las veces que haga falta.

    No se me había ocurrido la comparación con la obra maestra de ‘Robin y Marian’, pero tiene sentido, no solo en el tono crepuscular, el héroe cansado y todo eso, sino en ciertos parámetros desmitificadores, donde las cosas no son como se presumen y esa idea lírica de que el tiempo pasado fue eso: pasado.

    Estupenda reseña. Muy hábil sorteando spoilers, además. ;)

  5. LynLacie dice:

    Muchas gracias Javier :D
    Lo de los spoilers me costó no te creas, es díficil decir las virtudes de este cómic sin decir spoilers pero es que si no te chafan la historia. Por eso lo enlacé con otras cosas como lo de la vejez. Compararla con “Robin y Mariam” me parecía un pelín atrevido pero al final lo puse porque es cómo comentas, no solo por el tono crepuscular, sino por la sensación triste y melancólica que desprenden las dos.

Deja un comentario, zhéroe