LA BELLA Y LA BESTIA (2017)

Título original:
Beauty and The Beast
Año: 2017
Director: Bill Condon
Guión: Stephen Chbosky 
Fotografía: Tobias A. Schliessler

Reparto: Emma Watson, Dan Stevens, Luke Evans, Emma Thompson, Ewan McGregor, Ian McKellen, Kevin Kline, Josh Gad, Audra McDonald, Gugu Mbatha-Raw, Stanley Tucci, Hattie Morahan, Adrian Schiller, Chris Andrew Mellon.
Valoración:  Nostalgia precocinada Lista para servir y olvidar/10

Sinopsis: Adaptación en imagen real del clásico de Disney “La bella y la bestia”, basado en la novela de  Jeanne-Marie Leprince de Beaumont, en el que se cuenta la historia de una joven que para salvar a su padre, decide ir a un castillo y quedar ahí atrapada junto a una bestia maldita.

Tras el estreno el año pasado del espectacular remake de El Libro de la Selva, el objetivo de la caja de oro nostálgica este 2017 es para uno de los mejores clásicos de la Casa del Ratón, ni más ni menos que La Bella y La Bestia. Etse clásico de animación que transformó una historia que bien podría valer para un thriller de secuestros (no olvidemos que, supuestamente, ella está encerrada contra su voluntad todo el rato) en una preciosa, original y diferente historia de amor con un mensaje realmente bello. Así que veamos que tal han tratado a “una de las grandes”.
Sobra decir que ninguno de estos últimos remakes live-action de Disney suelen acercarse a las originales. Siendo prácticamente calcos, algunos respetan la cinta original con encanto como La Cenicienta, de Brannagh y otros intentan darle una vuelta de tuerca que acabó algo mal como Maléfica. La Bella y La Bestia (2017) no se coloca en ninguno de los dos extremos, ni produce suficiente encanto como para perdonarla que sea un copia y pega, ni intenta tomar nuevos rumbos, es decir se queda en una zona de confort correcta, pero extremadamente vaga.
Sí, es una discreta copia que cumplirá las necesidades nostálgicas de los fans de la original, pero nada más que eso, una copia correcta, en el sentido más perezoso y automático de esta palabra. Aún así y lejos de ser un desastre, este innecesario live-action tiene ciertos elementos salvables, los cuales se encuentran entre los números musicales y Luke Evans en el papel de Gastón. Los números musicales son lo mejor de la película, espectaculares, bien coreografiados y en general resultan ser una digna reinvención de los números de la original. Y Luke Evans como Gastón es simplemente genial, porque es el único integrante del reparto que sabe en que tipo de producción se encuentra. Es decir, está igual de exagerado que su personaje original.
El resto del reparto está correcto, sin más. Emma Watson da el pego pero no consigue transmitir con certeza todas las emociones por las que pasa Bella. Y respecto a las voces (la vimos doblada así que en ese aspecto no puedo opinar demasiado) la de Ewan Mcgregor como Lumiere, y la de Ian Mckellen como Ding Dong son bastante cercanas a la original y creo que en este aspecto han hecho un buen trabajo.

Esta “nueva” versión además contiene 2 canciones extra y una escena que no estaban en la original. Son añadidos bastante insulsos (las canciones no son nada memorables) aunque la escena nueva, actúa como flashback es un añadido interesante sobre el pasado de Bella. Vamos, que en general, es una película que tan rápido se ve como se olvida, y es que, en mi humilde opinión, creo que reinvenciones de películas tan especiales deberían resultar algo más que vagos recordatorios de lo grandes que fueron las originales. 

Hablando claro, ver La Bella y La Bestia (2017) es como ver a alguien copiando el examen de la persona que ha estudiado, deprisa y corriendo, para asegurarse el aprobado y salir cuanto antes de clase. Es un live action que cumple con los mínimos y gustará a los fans de la original que no pidan mucho, pero recrea de manera demasiado sosa y desganada a la original sin lograr capturar toda su magia.
La siguiente película de acción real son palabras tan mayores como “Lion” y “King”, así que espero que Disney se ponga las pilas con este tema, ya que soy el primero de la fila en disfrutar de la nostalgia, pero siempre y cuando haya algo más detrás y todo no se quede en un calco indiferente y sin alma.
¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe