KRAKEN, de Jordi Bernet y Antonio Segura



Título original
:

Kraken HC
Sello: DQómics Ediciones
Guionista: Antonio Segura
Artistas: Jordi Bernet
Contenido: Kraken #1-3 (1985 – 1989)
Publicación España: Junio 2021
Valoración: En las alcantarillas nadie puede escuchar tus gritos

 

Metropol es una ciudad inmunda poblada de lo peor que ha sido capaz de dar el ser humano, delincuentes de todas las calañas pululan por sus calles cometiendo todo tipo de crímenes atroces y cuando se ven acorralados por la justicia huyen hacia las alcantarillas. Pues si Metropol es una ciudad apestosa sus cloacas son un túnel sin fin en el que esconderse, un lugar que da cobijo a aquellos despojos que la sociedad ha expulsado, una maraña de mierda y putrefacción que además es el hogar del…

KRAKEN
de Jordi Bernet y Antonio Segura

Metropol también es el nombre de la revista que vio nacer estos relatos cortos así como de la editorial que los publicaba, una revista creada por un grupo de autores de una calidad superlativa entre los que se hallaban Mariano Hispano, José Ortiz, Manfred Sommer, Leopoldo Sánchez y los citados Antonio Segura y Jordi Bernet dedicada a la publicación de relatos Solo para adultos de verdad como rezaba su slogan. En la introducción de este tomo el propio Leopoldo comenta como fue la reunión en la que dieron luz verde al proyecto, una reunión en la que no faltó el alcohol y las ideas locas que acabaron tomando forma en un oasis creativo que apenas duró doce números. En las páginas de Metropol se daban de la mano distintas historias cortas de todos los géneros, del carcelario al humorístico pasando por el costumbrismo y el género negro. Todas ellas compartían un universo propio, la ciudad del mismo nombre, por lo que eran comunes los guiños de una serie a otra.

En este sentido no hay problema por leer de manera independiente Kraken ya que el 90% de la acción transcurre en las alcantarillas de la ciudad, un laberinto cuya complejidad escapa del conocimiento de los Krakaneros, el grupo especial dedicado a la vigilancia y seguridad de este submundo que no pueden acabar de abarcar nunca. Sin duda los autores supieron sacar todo el rédito de un escenario así tan propicio para escapatorias, persecuciones, trampas mortales y caídas al vacío. Por no hablar del mismísimo Kraken, una criatura monstruosa formada por los despojos de la superficie con un hambre voraz que lo lleva a recorrer los túneles sin descanso en busca de una nueva víctima que devorar. La putrefacción del escenario no deja de ser un reflejo de las historias narradas donde contemplaremos lo peor de lo peor de la condición humana.

El secreto del Kraken es su dieta equilibrada.

Todas las historias aquí presentadas dejan un poso mal rollero que no dejará indiferente al lector, no hay lugar para los finales felices ni para las sonrisas, si acaso para la justicia poética que a veces actúa contra el villano de la función de un modo desatado e incluso repulsivo. Todos los personajes son bastante deleznables así como sus actos entre los que hallaremos asesinatos, violaciones, traiciones y hasta un exorcismo. Todo vale para mostrar las muchas caras de la maldad y siendo como son estas historias hijas de los 80 no se escatima en detalles ni en crudeza a la hora de mostrar toda esta serie de crímenes salvajes. Si todavía a día de hoy hay escenas que ponen los pelos de punta, como la historia de la clínica de abortos, no cuesta imaginar el impacto de estos relatos hace 40 años.

Entre tanta maldad malsana encontraremos a un héroe, o lo más parecido a uno, en la figura del teniente Dante, curtido en mil misiones y que conoce las zonas más recónditas del alcantarillado. De rostro impermeable, con un cigarro siempre en los labios y más duro que el hormigón armado, Dante se mantiene fiel a sus principios sin importar a quien cabree por el camino y pagando con sangre todos los peligros a los que debe hacer frente. Para poder comprender mejor el carácter cínico e irreverente del protagonista sirven de ejemplo dos de las historias, en las que llega a confraternizar con otros personajes que tendrán un final terrible, poniendo otra capa frialdad en la oscura alma de Dante. Al fin y al cabo no deja de ser la cara visible de un mundo en clara decadencia tanto moral como física.

Los ex-fumadores siempre tan tiquismiquis…

Antonio Segura es uno de los guionistas más importantes del cómic español con presencia en todas las revistas importantes del medio durante la década de los 80, siempre con protagonistas rudos y desencantados con todo que reflejaban una visión pesimista acerca de las bondades del hombre. En Kraken no podía ser menos y amén de Dante, otro antihéroe de manual, las historias de Segura están plagadas de seres miserables capaces de asesinar a su madre, literalmente, si por ello sacan provecho. Un pesimismo también presente en el desarrollo de las historias que, como norma general, no van a acabar bien dejando a menudo un regusto amargo en el paladar del lector. Otro acierto del guionista es conseguir sacar el máximo provecho del formato de 8-10 páginas donde no hay un momento de respiro y en las que siempre se desenvuelve con soltura para presentar el conflicto, los implicados en el mismo y la resolución sin por ello repetirse.

Jordi Bernet es un maestro al que inoportunamente conocí gracias a Clara de Noche en plena pubertad y siendo incapaz de apreciar su arte más allá de las curvas de la buena de Clara, personaje que tiene una aparición en uno de los relatos de Kraken. Como nunca es tarde si la dicha es buena es ahora que puedo afirmar que pocos dibujantes del medio dominan el uso del blanco y negro, las sombras y el volumen de las figuras con la soltura de Bernet. El entorno donde transcurre la acción le viene que ni pintado al lápiz del dibujante barcelonés para que pueda dar rienda suelta a todo su repertorio de juegos de sombras que proyectadas por los túneles acaban por dotar a la obra de un aspecto de terror gótico. Otro pilar del trabajo de Bernet es su espectacular narrativa a la hora de representar persecuciones, tiroteos y escaramuzas varias de una manera trepidante a la par que visualmente elegante.

No sé para que me mato a escribir si con escenas así el cómic se vende solo.

Kraken es un claro ejemplo de todo lo que molaba de la década de los 80, con unos autores en estado de gracia y una total libertad creativa, con ganas de experimentar con el medio y reflejar a su vez un mensaje sobre la decadencia del hombre y el mundo en el que vive. Una obra con personajes que desprenden carisma, con mucha acción y violencia cruda y salvaje, con giros en las historias para que impacten todavía más al lector y en definitiva un disfrute total de principio a fin.

Pese a su tono claramente mal rollero lo he disfrutado mucho y es que a veces lo malo también gusta. Pero eso, amigos, es otra historia…

¡Nos vemos en la Zona!

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.