KILL OR BE KILLED, de Ed Brubaker y Sean Phillips

 


Título original
:

Kill Or Be Killed: Volume One TPB
Sello: Image Comics
Guionista: Ed Brubaker
Artista: Sean Phillips
Colorista: Elizabeth Breitweiser
Contenido: Kill Or Be Killed #1-4 (Ago. – Nov. 2016)
Publicación USA: Enero 2017
Publicación España: Octubre 2018 (Panini)
Valoración: ¡Jefe! ¡Otra de calamares!

 


¡Buenos días, tardes, noches y bienvenidos a Zona Zhero Podcast!
… o no… espera que eso era de otra movida… vaya… bueno, de perdidos al río. Aprovecharé mi don de irme por la ramas para contaros cómo yo, alguien que casi no sabe conjugar verbos en una frase, está escribiendo una reseña para esta maravillosa página web donde hay tan grandes redactores y, lo mejor de todo, por qué estáis leyendo esto. Todo comenzó cuando un buen amigo tuvo la maravillosa idea de venir a visitarme a las lejanas tierras, donde están reposando mis posaderas en este momento, con la intención de ir a una presentación de un cómic en Barcelona (el cual no era otro que Abraxas de Javier Marquina). Al principio fue muy bonito y maravilloso hasta que, sin saber cómo, dije las palabras mágicas: “Claro tío, me molaría escribir algo para Zona”. A día de hoy no se qué técnicas usó para cortejarme de esa manera. Quizá fue un movimiento hipnótico de cejas o un bailecito sexy al estilo Beyoncé, no lo tengo seguro… Solo sé que me siento sucio y utilizado y, como casi todo en la vida, cuando te das cuenta ya es demasiado tarde para remediarlo. Sin querer alargarme más, gracias al querido villano, elotano y paisano Joe Runner tenéis mis palabras resonado en vuestra cabeza, porque hoy voy hablaros de…

KILL OR BE KILLED
de Ed Brubaker y Sean Phillips

En esta obra seguimos el camino de Dylan, un estudiante universitario de New York con antecedentes de problemas psiquiátricos y una gran depresión. En una crisis se intenta suicidar y en el último momento se arrepiente, pero es demasiado tarde. Finalmente salva la vida gracias a un demonio que le concede seguir viviendo siempre y cuando pague un alquiler por ello, una vida humana al mes, o el ser del inframundo acabará con él. Así pues nuestro protagonista empieza a cuestionar si ese demonio existe o no, si debe matar o no, y si mata a quien debería matar, cómo y porqué.

A estas alturas creo que no es necesario presentar a la dupla de Ed Brubaker y Sean Phillips, los cuales son maestros en hacer obras policiacas, thrillers y novela negra como Criminal y Fatale (hay un podcast sobre esto aquí). Ambos consiguen una sinergia perfecta a la hora de narrar visualmente, detallarte todo lo que necesitas saber y crear personajes memorables y difíciles de olvidar. Esta obra no iba a ser menos, ¿o sí?

Hola señor, ¿tendría un momento para escuchar la palabra de nuestro amado Luzbel?

Lo primero que me gustaría hablaros es del dibujo de esta obra, ya que fue lo primero que llamó la atención cuando lo vi en la estantería de Fénix Cómics. Yo no soy ningún experto en arte, así que tampoco puedo decir gran cosa que no hayas leído ya sobre Sean Phillips, pero sí te puedo decir que su trabajo, con la manera de usar las sombras y detallar las expresiones, es asombroso. Las composiciones de página son muy variadas y acertadas dando ritmo a cada tramo de la historia dentro del mismo número, momentos en los que frenas y solo observas lentamente y otros tramos donde todo pasa muy rápido. Hablando también del arte quiero decir que, para mí, la parte más bonita y lo que le da la guinda al pastel es el color dado por Elizabeth Breitweiser. Todo el cómic tiene un tono pálido y frío aprovechando el invierno más agresivo de Nueva York en la historia para jugar con esos colores que hace que sientas tristeza y oscuridad como lo hace el protagonista. Este añadido de color se acentúa más con las ilustraciones del padre del protagonista dando un brillo y color que funciona de maravilla. Si tuviera que escoger el mejor apartado de este cómic sería el color, maravillosamente trabajado y perfectamente integrado en la historia.

Ya ahora toca hablar del guión de Ed Brubaker, este señor que siempre me ha gustado su forma de narrar. Antes de nada quiero dejar claro que no he leído completa la obra, solo el primer tomo editado en España y me ha gustado mucho. Pero (siempre hay un pero) me da la sensación de que yo le he sacado más información de la que él quería contar o, incluso, estoy buscando esa parte que no ha sido capaz de contarme todavía o no me ha dado. Voy a intentar explicarme y, al menos, contaros mi teorías. Primero la premisa de la historia: “me quiero morir, ahora no, pues me aprovecho de ti” ya me suena en la cabeza, no sé de qué sinceramente, pero es algo parecido a las películas de acción de los 90 con Stallone, Van Damme y compañía. No has terminado la peli, pero ya sabes de qué va, qué va a pasar y cómo va a acabar y aun así la sigues viendo sin saber muy bien por qué. Eso me pasa con este cómic, me da la sensación de que ya lo he visto muchas veces. Otro punto es la parte paranormal del cómic, el demonio, lo puedes sustituir por Trump, un gatito o Ferrán y te da igual, ya que es la excusa para el camino del personaje y ya está, no parece aportar nada más. Vas a ver peleas, tiros, un policía buscando al prota y como se escapa por los pelos y el romance que no falte, ¿alguien ha dicho cliché?

Voy a poner esto aquí, que el médico me ha dicho que me falta hierro.

Con todo lo de arriba parece que tenga clarísima mi opinión pero (os había dicho que siempre hay peros), ahora es cuando me explota la cabeza y empiezas a ver cosas que no sabes si están o no en el cómic y, sinceramente, eso me enamora. Lo primero de todo, el demonio que le obliga a asesinar en un sociedad que parece que odia la vida. Ese personaje que perfectamente puede estar en su cabeza y es la expresión de su cuerpo de darse la segunda oportunidad poniéndose una meta, macabra, eso sí, para seguir viviendo y poder salir del pozo sin fondo donde está, en un agujero frio, oscuro y sucio. Usar el concepto del demonio para materializar la rabia, el odio y el miedo de la gente, todo el sentimiento de desaprobación y de vacío, me parece genial. Cómo utiliza Brubaker a su protagonista para contar lo que es la depresión, la ansiedad, la presión y el individualismo social, algo que sufre muchísima gente en silencio y que, a día de hoy, parece que sigue siendo tabú. Esa forma de jugar con mi mente me ha ganado, pero, como he dicho antes, todo esto son suposiciones de mi cabeza loca y quizá todo lo que acabo de decir se quede en palabras que se lleva el viento como los adjetivos de Iker Jiménez.

En resumen, el cómic es muy entretenido y asienta las bases para lo que puede ser una gran obra de acción o algo muy espiritual que todavía está en el horno. Esto hace que tenga muchas ganas de saber cómo sigue toda esta historia y donde acabará el pobre Dylan después de toda la vida recibiendo limones. Tener el arte tan cuidado en esta obra es un gran punto a su favor, ya que le da ese toque extra para que no dejes de mirar en las páginas y sentir el frío cuando lo lees.

El tío en la ferias se llevaba siempre el peluche más grande.

Si algo quiero dejaros para el final es que nunca os fiéis de un pelirrojo, por algo se están extinguiendo… No dejéis pasar este cómic si te gusta la acción y los antihéroes. Y si la vida te da limones, haz limonada o tíraselos a la cara.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.