KENJA NO MAGO, de Tsuyoshi Yoshioka y Ogata Shunsuke


 


Título original: 

Kenja no Mago (賢者の孫)
Sello: Young Ace UP
Guionista: Tsuyoshi Yoshioka
Artista: Ogata Shunsuke
Publicación Japón: Marzo 2016 – Actualidad
Publicación España: –
Valoración: Del montón, pero del montón bueno

 

 

Hoy traigo otro isekai sacado del infinito flujo de obras de este género que me ha llamado la atención y que se ha ganado mi agrado, no hace nada radicalmente distinto a otros pero se disfruta igual. Os presento…

KENJA NO MAGO
de Tsuyoshi Yoshioka y Ogata Shunsuke


Un hombre muere en un accidente y se reencarna en un bebe que es recogido y adoptado por el equivalente a Merlin, con nombre incluido, en un mundo de magia. Shin Walford crece rodeado bajo los estándares de personas poderosas y por tanto su entendimiento de lo que es el sentido común también se sale de escala, súmale los conocimientos científicos de otro mundo y mézclalos con la magia de este nuevo mundo y tienes la receta de un personaje absurdamente poderoso. Fácil y sencillo, ¿a que sí?

La gracia del manga no radica en el uso de ganchos raros e inventivos o la subversión de tropos del género, sino en la ejecución de estos. Kenja no Mago no se acobarda de usar clichés para mover la historia ya que, como mencione antes, es bastante genérica y el manga es consciente de esto. Lo que realmente es interesante son sus personajes y lo que estos hacen ante las situaciones que tienen enfrente.

«¿Que ha ganado las elecciones quién?»

Un ejemplo rápido: el interés romántico de turno es amenazado por un acosador y el protagonista se interpone y ahuyenta al malo, tras lo cual todo el mundo está pendiente de la chica acosada la cual se refugia detrás de su salvador. Todos contentos y fin, ¿no? Pues no. El manga recurre a esta situación tan tópicamente usada para acercar a los intereses románticos, explorando la idea de que porque alguien sea fuerte y tenga la capacidad de ayudarte no significa que puedas siempre depender de él y abusar de su disposición por ayudarte o siquiera merecer esta ayuda. El manga no se acobarda en gritarle esto a la cara a los personajes y es a través del forcejeo con estas ideas y otras similares atadas a clichés como los personajes evolucionan y crecen.

En cuanto al manga en sí, lo describiría como un manga de peleas entre magos y demonios con situaciones de comedia y geopolítica bélica de por medio. Los tres aspectos están bien equilibrados y siempre hay algo con lo que entretenerse de capítulo a capítulo sin importar cuál de esos aspectos prefieras a excepción del inicio, que puede resultar algo lento. Lo que realmente me pilló desprevenido es que tan rápido el manga puede llegar a cambiar el tono de un momento a otro: en un momento me estoy riendo de un chiste y al pasar al siguiente capítulo estoy viendo una escena que revolvería el estómago a Jigsaw.

Tierra rica y con fundamento

El arte de Ogata Shunsuke, y sobre todo, cómo usa las viñetas para ocultar este cambio de tono y sorprenderte de repente con él me ha gustado mucho, porque incluso al estar pendiente de ello me seguía pillando por sorpresa. Otra importante mención es lo bien diseñado que están los personajes. El elenco principal y de secundarios llega fácilmente a la treintena pero en ningún momento me he sentido perdido con quien es quien debido a que todos tienen al menos un rasgo único con el que fácilmente son identificables, lo cual es crucial en un manga cuyo punto fuerte es la dinámica entre personajes.

Un aspecto relevante tanto para la historia como para las interacciones del protagonista con el resto de sus compañeros es el hecho de que Shin no es poderoso por algún poder que retuerza las leyes del mundo en que se ha reencarnado regalado por una diosa ni nada por el estilo. De hecho, el propio Merlin le demuestra al resto de personajes en una ocasión como replicar las extravagantes habilidades de las que dispone Shin, acercándolo al resto del grupo y evitando que se convierta en una figura ajena e inalcanzable. Sin embargo, en ningún momento se ve eclipsado: su entendimiento fundamental de la magia gracias a su crianza junto a sus conocimientos científicos de su vida pasada le permiten hacer cosas en tal magnitud que nadie puede ignorar su relevancia en los sucesos que acontecen en la historia.

Kenja no Mago es un manga isekai como otro cualquiera, tiene los clichés del género y una historia mil veces contada ya. Sin embargo, al tomarse la molestia de crear personajes que vale la pena seguir y observar su evolución se crea una obra interesante y que engancha al lector a seguir leyendo capitulo tras capitulo. Solo por estos puntos vale la pena mencionarla.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

RafaAnto

Filthy weeb, gamer y cinefilo que de paso hace Quimica.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.