KATE BISHOP: OJO DE HALCÓN, de Kelly Thompson, Leonardo Manco y Michael Walsh

 


Título original:
Hawkeye: Kate Bishop. Anchor Points TPB
Sello: Marvel Comics
Guionista: Kelly Thompson
Artistas: Leonardo Romero y Michael Walsh
Colorista: Jordie Bellaire
Contenido: Hawkeye vol. 5 #1-6 (Feb. – Jul. 2017)
Publicación original: Mayo 2017
Publicación España: Noviembre 2017 (Panini)
Valoración: Vuela sola, vuela alto /10 

 


De unos años a esta parte, algunos personajes están recogiendo el manto y haciendo suyo el nombre de clásicos de la editorial, que se pensaban inamovibles por el fandom. Ahí están El Alucinante Hulk, Ms Marvel, Lobezna (ay, con el nombrecito), Capitán América, Thor… cambiando de género o de raza. Incluso Marvel ha tenido a bien realizar una serie de especiales con el original título de “Generaciones”. Y una de las primeras en realizar dicho relevo fue mi querida…

KATE BISHOP: OJO DE HALCÓN
de Kelly Thompson, Leonardo Manco y Michael Walsh

Así llegó un nuevo miembro a Jóvenes Vengadores y el resto del Universo Marvel. La tercera en utilizar ese nombre (después de Clint Barton en Vengadores y Wyatt McDonald en Escuadrón Supremo), su primera aparición se realizó en el año 2005, en la miniserie ya mencionada, Jóvenes Vengadores, de Alan Heinberg y Jim Cheung. Hija de un rico publicista, e increíblemente hábil en el arte del arco y la esgrima, se gana un hueco entre las filas de Iron Lad y compañía. Con el paso de los años, Kate Bishop va apareciendo en diferentes títulos, así como en dos volúmenes más de Jóvenes Vengadores (la segunda parte con el tándem  Allan Heinberg/ Jim Cheung y el tercero y último, de momento, de la mano del dúo Kieron Guillen/ James McKelvie, famosos ahora por sus cómics hipsters en Image. Al contrario que sus compañeros de filas, Kate cada vez estaba más presente en el universo Marvel.

Y llegó Matt Fraction, quien, junto al vallisoletano David Aja, realizó una de las joyas del cómic del siglo XXI, protagonizado por un Clint Barton, en horas bajas, pero en la que Bishop es parte esencial en la historia, robándole más de una y de dos veces el protagonismo al Ojo de Halcón original. Una delicia de cómic en el que Kate despunta y quiero imaginarme que el editor de turno pedía a gritos una serie sólo para ella. Pero esa decisión se resistía, mientras, fue Jeff Lemire en la época de los “All-New All-Diferent” quien hizo una serie protagonizada al mismo tiempo por los dos, en diferentes épocas. Y a partir de ahí la cosa estuvo clara. Había que darle una oportunidad a la chica y que volara sola y muy lejos del nido… y así fue cómo en febrero del pasado 2017 salió a las librerías el primer número de la nueva etapa de Ojo de Halcón.

Si vas trajeado en un pueblo de surfistas, está claro que eres un atracador de bancos.

La serie comienza con un cambio de aires literal, pasando de las calles del Bronx a las playas de Venice, en California. Abriendo una agencia de detectives (sin licencia, claro), con el nombre “Ojo de Halcón”, no son pocas las situaciones ridículas a las que se enfrentará Kate. Inmersa ya en un caso, le aparece otro relacionado con algo tan vomitivo como detestable, que es el acoso general a las chicas, y en concreto, a través de las redes sociales. Y es que nuestra chica de leotardos violetas no sólo deberá enfrentarse a los malosos de turno, sino también a acosadores y violadores, aunque la guionista lo suavice un poco (imagino que por imperativo editorial) y no nos lo muestre tan crudo como debería ser. Aunque no estará sola en todo este asunto, ya que se irán agregando secundarios a la trama que la ayudarán en su empresa, así como una vieja conocida, que le da al bebercio como pocas y a la que Bishop idolatra sobremanera.

Junto al buen guión de Kelly Thompson, nos encontramos a dos dibujantes que no se desmarcan del estilo que marcó Aja, Leonardo Romero y Michael Walsh, aunque, si tuviera que decantarme por uno de los dos, sería el primero, ya que su trazo es más limpio y casa mejor con los colores de Bellaire, siempre impecable. Walsh no lo hace mal, pero tiene una línea un tanto “sucia” y desentona un poco con el resto de la obra. Mención especial para las portadas del argentino Julián Totino, unas maravillas con tono vintage que dan ganas de enmarcarlas y ponerlas en la entradita de casa.

La Vespa a juego con el uniforme es un total.

Un cómic fresco y diferente a lo que se suele estilar en la Marvel de ahora. Pero no vende, así que la oportunidad de Bishop de volar sola y alto se desvanece en el número #16 de la serie, que se editará en marzo de este 2018. Una verdadera pena que Marvel tire de series rancias y cada vez se esté olvidando más de innovar. Pero que nos quiten lo bailao, Panini seguramente lo recopilará en tres preciosos y manejables tomos “100 % Marvel”, marca de la casa.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.