JUPITER’S LEGACY, de Mark Millar y Frank Quitely

 

Título original:
Jupiter´s Legacy, Vol.1-2 HC
Sello: Image Comics
Guionista: Mark Millar
ArtistaFrank Quitely
Coloristas: Peter Doherty, Sunny Gho
Contenido: Jupiter´s Legacy Vol. 1, #1-5,
Jupiter’s Legacy Vol. 2, #1-5
(Abr. 2013 – Jul. 2017)

Publicación USA: Abr. 2015, Ago. 2017
Publicación España: Nov. 2015,  Jun. 2018 (Panini)
Valoración: Análisis de la sociedad a través de personajes en pijama

 

Mark Millar es uno de esos autores que cuando empezó se ganó la admiración del público pero, con el paso del tiempo, ha ido perdiendo la confianza de éste. Es un claro ejemplo de cómo tu imagen pública puede ensuciar tu trabajo ya que el rechazo a este guionista viene más dado por sus declaraciones en redes sociales que por sus obras. Como creador de cómics está muy lejos de ser un revolucionario del medio pero, teniendo en cuenta el desorbitado número de tebeos que ha escrito, es comprensible que tenga algunos mejores y otros peores. Esto se puede aplicar tanto a sus proyectos dentro de las dos editoriales superheroicas por excelencia como a su trabajo fuera de ellas. Para mí, su nombre en una portada suele indicarme que, como mínimo, va a entretenerme, aunque en más de una ocasión no ha conseguido ni eso, como con Kingsman. Pese a esos momentos de decepción, sigue teniendo mi compra asegurada porque tiene dos ventajas. La primera es que suele hacer novelas gráficas cortas que si al final resultan malas, no te has gastado tanto dinero en ellas, ni llevas años coleccionándolas. La segunda es que se rodea de dibujantes de renombre que hacen que sus historias luzcan más por lo estético que por el contenido. De esta forma, algo debo reconocerle a este polémico guionista y es que, entre sus obras montoneras, de vez en cuando hay alguna que brilla más que las demás, como la que os traigo hoy…

JUPITER’S LEGACY
de Mark Millar y Frank Quitely

En esta ocasión nos traen una visión muy peculiar de los superhéroes con los toques macarras que caracterizan al guionista. Esto no debe confundirnos y hacernos creer que estamos ante una historia similar a The Boys, de Garth Ennis y Darick Robertson. Nada más lejos de la realidad ya que, esta obra es una fotografía de lo que ambos creadores creen que ha sido la evolución de este género comiquil a lo largo del tiempo. En un principio, hubo una generación de héroes en la Edad de Oro del cómic pijamero, en la que los personajes vestían llamativos trajes, eran puros de corazón e imbatibles. Con el tiempo esta versión se fue quedando anticuada por lo que tuvo que evolucionar e ir mutando a personajes más imperfectos y mundanos a pesar de la irrealidad de sus dones.

Partiendo de esta base, las viñetas nos llevan al viaje de unos visionarios que buscan una isla donde obtienen poderes sobrehumanos, convirtiéndose en los héroes del mundo que, como todos sabemos, sólo hace referencia a Estados Unidos. Durante su juventud se convierten en un grupo superheroico liderado por Utopian, quien bien podría ser Superman. Las similitudes con este personaje no sólo son físicas, sino que comparte sus valores. Este líder es un boy scout que tiene fe en la humanidad y en sus gobernantes. Su gran poder y su autoridad, despierta con los años las envidias entre sus compañeros, especialmente, la de su hermano, Brainwave. La mala praxis de los políticos del país que han sumido a éste en una nueva crisis económica, junto a las ansias de poder del hermano acomplejado, el cual se cree una especie superior a los humanos, le llevan a querer tomar el control de Estados Unidos, enfrentándolo de esta forma a su congénere. Lo sé, a mí también me suena a típica disputa entre Magneto y Xavier. Con todo ello, Millar ha decidido contestar a la pregunta que tantas veces nos ha recorrido la mente: si son tan poderosos, ¿por qué no mejoran el mundo de verdad y se limitan a sólo intervenir en algunas situaciones?

Por otro lado, el grupo creativo nos presentan una nueva horda de personas con poderes que se diferencian de sus padres en un detalle esencial, la falta de libre albedrío. Estos niños nacen con unas obligaciones, un destino escrito y unas expectativas que cumplir. Todo esto resulta una bomba explosiva que crea una promoción de jóvenes ricos, malcriados y depresivos. La gran presión que supone para ellos soportar el legado de sus padres, del cual nunca serán dignos, los lleva a ni siquiera intentar ser la mejor versión de sí mismos. Por lo tanto, se dedican más a ir a fiestas y conseguir contratos publicitarios, al más estilo hermanas Kardashian, que a hacer uso del don que se les ha concedido. De esta forma, se nos muestra el contraste entre dos generaciones que bien podrían ser un reflejo de la evolución de nuestra sociedad, en la que de padres trabajadores ha nacido una progenie más preocupada por el que dirán y por las redes sociales que por labrarse un futuro.  

Complementando todo este análisis social, se encuentra el dibujo de Frank Quitely, amado por muchos y odiado por otros tantos. Creo que es el momento en el que aquellos con prejuicios hacia su arte, los dejen atrás y disfruten del impresionante trabajo que ha realizado en esta obra. Sus trazos finos que cuidan tanto el detalle, proporcionan una gran expresividad a los personajes. Además, sus composiciones de página en las escenas de acción son magistrales y te permiten saborear la sangre ya que, de esta última, hay mucha, como no podría ser de otra forma en un guión de Millar.

El insulto fácil, je.

Como conclusión, se trata de una novela gráfica dividida en dos tomos que, puedes disfrutar tanto si te gusta el cómic pijamero como si no, ya que mantiene el equilibrio entre la más absurda violencia y el análisis social, conformando un tebeo muy efectivo a la par que entretenido. A pesar de esto y por muy disfrutable que sea éste, os recomiendo manteneros lejos de su continuación Jupiter´s Cicle que no aporta nada nuevo, ni avanza en la historia, siendo su lectura una auténtica perdida de tiempo.

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.