JU-ON: ORÍGENES. La Maldición Interminable

Título original: Ju-On: Origins
Fecha 1ªemisón: 3 de Julio, 2020
Cadena: Netflix
Director: Shô Miyake
Reparto: Yoshiyoshi Arakawa, Yuina Kuroshima, Ririka, Kohki Osamura, Kai Inowaki, Takemi Fujii, Izumi Matsuoka, Kaho Tsuchimura, Nobuko Sendo, Seiki Iwaido
Temporadas: 1
Episodios: 6
Género:  Terror /Sobrenatural /J-Horror
Valoración: Mucho ruido y pocos orígenes

Katasumi, 4444444444, Ju-On:The Curse, Ju-On:The Curse 2, Ju-On:The Grudge, Ju-On:The Grudge 2, The Grudge, The Grudge 2, The Grudge 3, Ju-On:White Ghost, Ju-On:Black Ghost, Ju-On:The beginning of the end, Ju-On:The final course, Sadako vs. Kayako… ¿No querías caldo de miso? Pues toma 14 tazas. Y sumando.

Pero, ¿qué me estás contando?

Hace dos décadas ya sufrimos una pandemia que venía de Asia. Aquella vez, la plaga la ocasionó Japón y fue a base de películas de terror basadas en los kaidan eiga (relatos clásicos de fantasmas y fenómenos paranormales). De aquella primera ola de J-Horror (léase jota-jorror), tres fueron las películas míticas que nos marcaron para siempre y merecieron su versión occidentalizada. A saber: Ringu que se tradujo como The Ring, Ju-On que aquí fue La maldición y Honogurai Mizu No Soko a Kara que quedaba muy largo en su traducción literal, En las profundidades del agua oscura, así que le pusieron Dark Water.

La que hoy nos ocupa no sólo obtuvo la versión americana de sus dos partes principales, sino que se vio “completada” con una tercera parte por obra y gracia de Hollywood, un re-remake titulado El Grito, un crossover con The Ring y un próximo (jaja) reboot patrocinado por Sam Raimi. Y por si todo esto fuera poco, hoy os traigo la precuela en forma de serie. Efectivamente, estoy hablando de La Maldición.

Vamos a la playa, muchacha, que te de un poco el sol.

Lo curioso de esta saga es que tanto las películas originales como los remakes americanos (y el re-remake) están dirigidos por Takashi Shimizu, quien también es productor de sus cuatro secuelas. Él es la mano que mece la cuna de Toshio en todas sus versiones, excepto esa tercera parte que comentaba antes y el nuevo reboot que pretende mantener la premisa pero dando un toque más actual a la maldición de Kayako. Veremos… De momento vamos con la serie de Netflix, que tampoco lleva el sello Shimizu pero es a lo que hemos venido.

En esta ocasión Yasuo Odajima, un escritor de casos paranormales busca una casa maldita en la que no paran de suceder casos extraños a todos los que la pisan. Haruja Honjo, una celebrity japonesa víctima de algunos sucesos, le ayudará a averiguar qué ha ido pasando con la casa y sus habitantes a lo largo de los años, incluyéndolos a ellos dos. El tramo de historia que se nos cuenta abarca de 1988 a 1995 y los casos que ocurrieron en ese periodo. Violaciones, asesinatos, suicidios… un buen catálogo de crímenes salvajes, delirios sobrenaturales y conexiones truculentas que, por desgracia, no consiguen explotar del todo.

Trae gasolina, verás si explota.

Shô Miyake ha sido el encargado de dar vida a los guiones creados por Hiroshi Takahashi y Takashige Ichise en seis episodios que mantienen toda la esencia de la película original en cuanto a puesta en escena se refiere. La fotografía, la escenografía y demás recursos visuales son muy similares a las que se crearon hace veinte años para ambientar La Maldición. Sencillos y sin grandes efectos para que sea la sugestión la que haga la mayoría del trabajo. También se mantiene el uso de un reparto coral y el caos temporal a la hora de narrar los hechos. Y la casa, por supuesto.

Y el caso es que sí, está bien narrada, crea mucha intriga, se va volviendo más oscura y los crímenes son cada vez más sangrientos, pero no termina de cuajar. Con el final pasa lo mismo, es correcto pero no resuelve nada de lo que se ha ido planteando y deja con más preguntas que respuestas. Tampoco los momentos de tensión son tan agudos como los de su predecesora y, todo junto, deja una sensación de vacío que no sientes durante el visionado.

Espejito, espejito…

El guión es sólido, y está entretejido de forma inteligente, pero la narración no lineal y la semejanza entre personajes lo hacen difícil de seguir. Parejas de recién casados, padres, madres embarazadas, mudanzas, niños traumatizados, gatos… en varios momentos tienes que centrar la atención más de lo normal para saber quién es el que está haciendo qué, cuándo y por qué.

Para finalizar, uno de los pros más grandes que tiene la serie y por lo que sí va a ser recordada es la creación del maquillaje y los efectos especiales gore, por parte de Joji Tani, más conocido como Screaming Mad George, responsable de innumerables y magistrales efectos de maquillaje para cine ya desde Predator o Golpe en la Pequeña China. O para videoclips como algunos de los famosos maquillajes de Marilyn Manson o las máscaras de Slipknot. Y para esta producción, sangre, tripas, deformaciones faciales y adorables, adorables bebés…

¡Y esta señora!

Ju-On: Origins no tiene las claves para saber la verdadera explicación de lo que pasa en la casa en la que mora Kayako, donde todo el mundo se mata y se muere, pero sí que funciona perfectamente como parte de su universo. Tendremos que seguir esperando para que nuestras preguntas sean contestadas.. y para volver a escuchar maullar a Toshio.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Teresita Sunday

Si es creepy, es para mí.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.