JOJO’S BIZARRE ADVENTURE: STONE OCEAN, de Hirohiko Araki

 


Título original:

JoJo’s Bizarre Adventure Part 6 Jolyne Cujoh: Stone Ocean (ジョジョの奇妙な冒険 第6部 空条徐倫 ―『石作りの海』(ストーンオーシャン))

Editorial: Shueisha
Género: Seinen
Mangaka: Hirohiko Araki
Contenido: JoJo no Kimyou na Bouken Vol. 64 – 80
Publicación Japón: Ene. 2000 – Abr. 2003
Publicación España: –
Valoración: Jailhouse JOJO’s rock /10

 

Es duro admitirlo pero, durante un buen tiempo, estuve bastante desencantado con los JoJos. Tras gozar como un enano de la tercera parte con el elemento renovador que fueron los stands, acabé cogiéndoles manía a medida que se repetía el mismo esquema una y otra vez, con personajes que, por mucho carisma y estilismo extravagante que tuviesen, no dejaban de parecerme cortados con el mismo patrón, llegando al punto en que no pude acabar ni la cuarta ni la quinta parte. Sin embargo, y pese a que en ese aspecto en concreto no diverge demasiado, no puedo hacer otra cosa que rendirme ante la locura absoluta de…

JOJO’S BIZARRE ADVENTURE: STONE OCEAN
de Hirohiko Araki

Stone Free, el stand de Jolyne, le permite deshilacharse

Jolyne Kujo, la única hija del más que famoso Jotaro Kujo, es víctima de un montaje que le acaba condenando a pasar 15 años en la cárcel norteamericana de Green Dolphin Street Jail por un crimen que no ha cometido. Todo esto es únicamente una parte de un plan mayor para dejar en un estado muy cercano a la muerte a su padre y que así, el que es posiblemente uno de los enemigos más poderosos con los que jamás se han topado, consiga la llave para hacerse con el control absoluto de la realidad. Frente a esta nada alentadora situación, Jolyne tendrá que intentar sobrevivir en esta prisión rodeada de enemigos mientras encuentra la forma de salvar a su padre y al mundo.

No. En esta ocasión Hirohiko Araki tampoco reinventa la fórmula. No crea ningun otro tipo de poder más allá del stand y sus locas variaciones. No innova en la forma de contar la historia ya que sigue siendo una estructura reactiva: pese a la supuesta prisa de los protagonistas, casi siempre son los villanos los que aparecen de pronto buscando la confrontación. No deja de proporcionarnos escenas, combates y heridas increiblemente exageradas. Pero, pese a todo esto, no podría haber disfrutado más de las aventuras de Jolyne Kujo y la espiral descendente hacia la demencia más absoluta que es esta sexta parte. Si, tal como narraba mi compañero Javier Marquina, la entrada al universo de los JoJos era tan alocada que te llevaba poco menos que a una experiencia orgásmica, Stone Ocean te debe convalidar varios niveles de ascensión tántrica acercándote a un grado superior de consciencia. La imaginería loca de Araki a la hora de crear los stand y sus poderes se le ha escapado de las manos: situaciones que poco o nada tienen que envidiar a Origen o Memento, plancton que cobra inteligencia, ranas venenosas sudamericanas que llueven del cielo… todo se enrarece, todo se magnifica, todo hace que el lector esté con la constante duda de qué demonios está pasando y por qué se siente inevitablemente atraído a ello.

¿Que generan vacío en todo el edificio? Pues un traje espacial hecho con nubes y arreglao

Todo lo bueno sigue ahí y ha sido mejorado. La actitud chulesca y macarra de los personajes se ve favorecida por el ambiente carcelario, las incontables referencias al mundo de la música sumadas a un quintal de nuevas referencias de la moda con las que, involuntariamente, te fijas en los trapos que llevan los protagonistas, una pequeña concesión que hay que hacer al autor para disfrutar de verdaderas maravillas que serían prohibidas automáticamente en cualquier centro penitenciario y, ya puestos, psiquiátrico también. Otro cambio importante, propiciado por el nuevo protagonismo femenino, es la importante reducción del nivel de “camponabismo” sin convertir la situación en todo un festival del fanservice pese a lo estrafalario de los vestidos. Araki demuestra que es capaz de hacer personajes femeninos fuertes que, aunque no tienen mucha más profundidad que todos los anteriores, no acaban convirtiéndose en princesas en apuros como ya había hecho en alguna ocasión anterior.

Puede que Jolyne no sea la descendiente de los Joestar más carismática o la más ingeniosa, pero es, sin lugar a dudas, con la que más fácil es empatizar. Arrastrada desde el principio a un mundo que le es totalmente ajeno de una forma brutal, nuestra protagonista se ve forzada a aclimatarse a su nuevo entorno de la forma más rápida posible, aprovechando al máximo las posibilidades que le ofrece su stand y estableciendo alianzas, no siempre del todo seguras, con sus compañeras de módulo. Porque, pese a que las motivaciones son tan básicas y simples como en ocasiones anteriores, los acompañantes de Jolyne, en especial Hermes Costello, sirven como verdaderos pilares de apoyo tanto físico como moral siendo relaciones más creíbles. Quizás los acelerones de ritmo que pega en algunos momentos no hagan mucho bien a la construcción de estas relaciones y, sumado al hecho de que el villano final, pese a lo interesante que es, no posea tanto carisma como es habitual, impida que el elenco de esta parte sea perfecto, pero es el más equilibrado. 

¡Hasta siempre héroes!

Stone Ocean es el culmen de los delirios de Araki, pone toda la carne en el asador creando un banquete para todos aquellos fanáticos del surrealismo, la exageración y las poses. Esta sexta parte no sólo supone la condensación de todo lo que ha hecho a JoJo’s Bizarre Adventure grande, también significa la apertura de nuevas fronteras que llegan más allá de los límites del universo… o al menos de ESTE universo.
Aunque eso es otra historia…

¡Nos vemos en la Zona!

Ferran

Hago como que estudio Química pero en verdad me inflo a cómics y videojuegos desde pequeño. Soy de esa gente rara a la que le gusta más el manga que el anime.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe