JOJO’S BIZARRE ADVENTURE: PHANTOM BLOOD, de Hirohiko Araki


Título Original:
JoJo no Kimyou na Bouken, Part 1: Fantomu Buraddo (ジョジョの奇妙な冒険 ファントム ブラッド)
Editorial
: Shueisha
Género
: Shonen
Mangaka
: Hiroiko Araki

ContenidoJoJo no Kimyou na Bouken Vol. 1 – 5
Publicación Japón
: Dic. 1986 – Oct. 1987
Public. España
: Jun. 2017 (Ivrea)
Valoración
No eres tú, SOY YO, DIO /10

 


Hace ya bastante tiempo que iniciamos el #JoJosYear y, tras el shock a causa de la edición de esta longeva obra en nuestro país a manos de Ivrea, ha llegado la hora de hablar de lo que lo inició todo, el origen de esta descomunal saga. Es hora de hablar de…

JOJO’S BIZARRE ADVENTURE: PHANTOM BLOOD
de Hirohiko Araki

Los Joestar son una acaudalada familia de la Inglaterra victoriana que sufre una triste tragedia: en un terrible accidente de carruaje que casi siega la vida del cabeza de familia y su hijo recien nacido, Jonathan, perece la madre de este último y son engañados por un vulgar ladrón que les hace creer que les ha salvado. Años después, estando el timador a las puertas de la muerte, le propone a su hijo, Dio Brando, que acuda a la familia Joestar como hijo adoptivo. Dio, lleno de siniestras intenciones, hará todo lo posible para deshacerse de Jonathan Joestar y heredar la fortuna familiar.

¿Quién podría imaginarse que la que es una de las series más longevas de la editorial y una de las más extravagantes y psicodélicas tendría una premisa inicial que casa mejor con un capítulo de Downtown Abbey? Cierto, desde el prólogo la trama sobrenatural que nace de la misteriosa máscara de piedra está presente pero, no es hasta pasado el primer tercio de esta parte (el primer tomo en formato bunko que nos ofrece Ivrea) cuando adquiere verdadera importancia. Hasta entonces la trama se resume en un Dio haciendo la vida imposible al joven Joestar y a un Jonathan comiéndose todos los marrones, cosa que resulta cansina y hasta cierto punto frustrante por el poco peso que acaba teniendo este bullying. Una vez ya arranca, sin embargo, es cuando se pueden ver destellos de lo que ha hecho tan popular a este veterano manga al igual que las características propias de este arco argumental.

Porque, si algo me viene a la mente al pensar en Phantom Blood, es en el acercamiento que hace Hirohiko Araki al terror gótico en forma de vampiros, sirvientes revividos e incluso la obligatoria aparición de Jack el destripador que por lo visto se debe dar en toda obra de ficción que se desarrolle en esta época. Por otra parte, aunque de forma tímida, el mangaka va poco a poco mostrando los elementos que hacen del suyo un estilo inconfundible, de peleas inverosímiles y exageradas al máximo con los inseparables detalles estéticos como las imposibles posturas y los personajes con músculos hipertrofiados.

Por desgracia, la alarmante falta de carisma del protagonista es un obstáculo a la hora de engancharse a la historia. La figura del paladín de la justicia y honor que se enfrenta sin temor ni duda a cualquier obstáculo que le venga de frente no despierta demasiado interés y menos teniendo a personajes del calibre de Dio o Zeppelli que, si no en cuanto a personalidad, al menos destacan en la estética, dejando a Jonathan Joestar como a alguien relativamente olvidable.

Por otro lado, el trabajo de Araki a los lápices es algo irregular, tomando al principio un estilo hasta caricaturesco y con una falta de respeto a la perspectiva y proporciones que se acerca peligrosamente a los cómics estadounidenses de los 90. Aun así, no es insalvable, la parte gore es un disfrute para todos aquellos enfermos y enfermas del lugar y, a medida que avanzan los capítulos, el arte mejora a pasos agigantados.

Definitivamente, Phantom Blood no es un inicio suave para LOS JOJOS. Supone una barrera de entrada algo ardua de superar para todos aquellos que hayan oído hablar de esta serie como la segunda venida de Tezuka. Es innegable que tiene su encanto y siempre es de agradecer que traigan material clásico en tan buenas condiciones (*cof* Planeta, Hokuto *cof*) pero es igual de cierto que en esta primera parte el maestro Araki aun estaba experimentando para obtener la fórmula que llevaría a su obra a ser una de las más populares e icónicas que pasarían por la Shonen Jump. Y para eso solo tendrían que pasar dos generaciones…

Solo tenéis que echar un ojo a mis comentarios en redes sociales para saber que me alegré mucho de que Ivrea se atreviese a editar JoJo’s, y, pese a que esta no es en absoluto mi parte favorita (de hecho muy probablemente es la que menos me gusta), no puedo hacer otra cosa que pediros que le deis una oportunidad y compréis (a poder ser en la gloriosa tienda Fenix Cómics) el inicio de esta colección para, al menos, corresponder al riesgo que supone comenzar con una serie que lleva a sus espaldas más de 30 años y 80 tomos.

¡Nos vemos en la Zona!

 

Ferran

Hago como que estudio Química pero en verdad me inflo a cómics y videojuegos desde pequeño. Soy de esa gente rara a la que le gusta más el manga que el anime.

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. Joe Runner dice:

    ¡Vivan los Jojos! Es cierto que la primera parte es un tostón en muchos momentos de la historia, pero sienta las bases de conceptos tan necesarios a posteriori como el hamon, Dio y la saga de los Joestar. ¡Maldita sea, hasta Speedwagon tiene más peso que Jonathan! Sea como fuere, funciona a las mil maravillas como trama introductoria hacia algo mucho más grande. Gran reseña compi, me lo pones francamente difícil para seguir tu estela. Maldito…

  2. Theodore Kord dice:

    ¿Dos generaciones? No puedo esperar dos generaciones.
    Sí, ya lo sé, es un chiste muy malo… pero es que no doy más de mi.

  3. Yo llevo dos tomo y me tiene loquito. Lloro sangre pensando en lo que vendrá…

  1. 4 septiembre, 2017

    […] la fantástica web Zona Zhero ya han hablado de la obra magna de Hirohiko Araki mucho antes que yo (aquí y aquí), y la verdad es que pensaba que no era necesario volver a incidir en las innumerables […]

Deja un comentario, zhéroe