JESSICA JONES, T.2. Primeras impresiones sin spoilers

Título Original: Jessica Jones T.2
Fecha 1ª emisión: 8 de Marzo, 2018
Cadena: Netflix
Creadora: Melissa Rosenberg
Temporadas: 2
Episodios: 13 + 13
Reparto: Krysten Ritter, David Tennant, Rachael Taylor, Mike Colter, Carrie-Anne Moss, Erin Moriarty, Wil Traval, Ryan Farrell, Susie Abromeit, Eka Darville, Robin Weigert, Paul Pryce, Michael Siberry, Colby Minifie, Nichole Yannetty, Rebecca De Mornay, Lisa Emery, Clarke Peters, Gillian Glasco, Danielle Ferland, Rosario Dawson, Elizabeth Cappuccino, Kieran Mulcare, Catherine Blades, Ruibo Qian, Alexis Wolfe.
Valoración: Más noir, dramática y personal que nunca /10

La antiheroína más carismática del Universo Marvel/Netflix por fin vuelve a nuestras pequeñas pantallas. Y aunque la última serie de este microverso, The Punisher, fue muy recomendable, no sé vosotros, pero yo tenía unas tremendas ganas de volver a ver a Jessica, de volver a pasear por las nocturnas y desagradables calles de Nueva York disfrutando de cómo resuelve crímenes y patea culos de gente que se lo merece. Así que sí, Jess ha vuelto, pero quizás no de la manera que todo el mundo esperaba. Tras la adictiva primera temporada, ya que con esta segunda estamos ante algo diferente, pero no precisamente peor, sólo distinto. Veamos….

Que dicen que no es más de lo mismo…

Vistos los primeros cinco episodios (de trece, como siempre en las series de Netflix) de esta segunda temporada, puedo decir que estamos ante una entrega mucho más profunda y personal que la primera, y vuelvo a repetir, dado que parece que hay gente que confunde menos cantidad de acción con menor calidad, que para nada. Poniéndonos en situación, la gran baza de la primera temporada de Jessica Jones, aparte de presentarnos al que me parece el personaje más carismático de este universo e igual de interesante que nuestro colega Murdock, era su toma y daca con un villanaco tan bueno y memorable como fue el Killgrave de David Tennant. 

Esta nueva temporada, al menos en su comienzo, no tiene una premisa tan atractiva o atrapante como aquella, pero no decepciona en absoluto. Esta vez la trama principal gira alrededor del pasado de Jessica y de su turbio origen. Una premisa que ya hemos visto hasta en la sopa, pero que aquí funciona a las mil maravillas gracias a la estética noir de la serie. Si lo que más os gustó de la primera temporada fue Jess investigando todo lo investigable y yendo, pista por pista,como la mejor de las detectives, estáis de enhorabuena porque, en ésta, abraza ese lado de misterio suburbano con muchas ganas. Y se disfruta muchísimo.

Espejito, espejito, ¿le partiré la cara hoy a algún cabrito?

Sí, como ya viene siendo haitual en estas series, los dos primeros episodios, aunque entretenidos (Kristin Ritter como Jessica tiene una fuerza en pantalla que nunca aburre) suelen ser correctos y ya, para ir estableciendo la trama y poco más, pero a partir del tercer episodio, las cartas se ponen sobre la mesa y comienza la acción. Y es que aunque no tengamos esos potentísimos duelos entre Jess y Killgrave, tranquilos porque la dupla Jessica/Trish es una bomba de química y amistad divertida que os dejará realmente satisfechos. Vamos, que es una delicia ver a dos grandes personajes como ellas resolviendo crímenes juntas.

Otra de las sorprendentes bazas de primera mitad de temporada son los secundarios. Todos recordamos cómo Malcom sobraba un poco en la anterior entrega, pues bien, ahora no sólo no estorba, sino que su participación, aunque no está presente todo el rato se siente mucho más natural y menos artificial, cosa que se agradece. Retomando antiguos personajes, nuestra querida Trinity (Carrie Ann Moss) vuelve como la fría abogada Jeri Hoghart con algo más de peso que en la anterior temporada y con una trama bastante dura. En cuanto a los nuevos personajes, sorprende que los nuevos vecinos de Jessica, un padre e hijo latinos, al principio parecen los típicos secundarios de relleno a más no poder, pero sin contar ni spoilear nada, la relación que Jessica tiene con ellos es mucho más satisfactoria y tierna de lo que uno podría pensar de primeras. Y como he dicho, tras una primera temporada donde lo que más sobraba eran “los vecinos de Jessica” como secundarios sin mucha chicha, se agradece que aquí no pase eso.

Cuando te toca junta de vecinos.

¿Y el villano o villana qué? Pues bien, en cuanto a ese tema prefiero no contar mucho, ya que aún no está del todo claro. Durante los primeros episodios sí tenemos un antagonista muy interesante y que supone un gran reto para Jessica, pero como siempre ocurre las cosas no son lo que parecen… Y ahí lo dejo porque es mejor no contaros nada. Sólo una cosa: promete ser un rival casi igual de interesante que Killgrave, aunque sea un recurso algo manido, pero lo poco visto me ha dejado buen sabor de boca y ya me callo sobre este tema.

Poco más que añadir, aparte de que el reparto sigue estando en excelente forma o incluso mejor ya que tenemos unas tramas mucho más dramáticas con las que sobre todo Kristen Ritter y Rachael Taylor se comen la pantalla. Ya lo he dicho muchas veces, pero lo volveré a decir, el personaje de Jessica me parece brillantemente escrito e interpretado pero es que Ritter actúa con una fuerza tan bruta y delicada a la vez que es todo un recital verla actuar. Y básicamente lo mismo digo con Rachael Taylor como Trish, quien tiene mucho más peso que en la anterior temporada y también se luce de lo lindo. Da gusto ver a personajes femeninos tan bien definidos, independientes y bien escritos así que chapó. Y sobre este tema recordaros que, en otra inteligente estrategia de marketing de Netflix la segunda temporada estará disponible el Jueves 8 de Marzo, es decir el día de la mujer trabajadora. Jugada maestra.

Yo el día 8 no estreno nada, yo me voy a la huelga.

Resumiendo, los cinco primeros capítulos de la segunda temporada de Jessica Jones son una buena y sólida continuación que aunque a simple vista no cuenta con una premisa tan atrapante como la de la primera temporada, ofrece una gran dosis de noir televisivo, mezclado con el sarcásitco humor de nuestra protagonista y un suspense sobre el pasado de Jessica lo suficientemente interesante. Así que abrid vuestra botella de whisky favorita porque la heroína más malhablada y ácida ha vuelto.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe