INUYASHIKI, de Keiichi Satou

Título original: Inuyashiki (いぬやしき)
Fecha  1ª emisión: 13 de octubre de 2017
Estudio: MAPPA
Director: Keiichi Satou
Temporadas: 1
Episodios: 11
Género: Seinen/Psicológico/Acción
Valoración: Una de esas cosas raras que molan mucho /10

Con el año ya empezado, estamos hartos y sobresaturados de resúmenes, recopilatorios, tops y demás morralla para rellenar unos cuantos huecos de los más variados programas de televisión, de radio, de revistas o de Internet. Con el afán de querer organizar este tipo de contenido, parece que forzamos a que siempre existan cosas buenas todos los años, que siempre haya la misma cantidad de productos sobresalientes en cualquier industria. Y eso no es más que una vaga ilusión. Hay años fabulosos y años nefastos, como en todo. Para más inri, en muchas ocasiones existen obras que no entran en el recorrido de un año natural, o que acaban cerca del final del mismo, haciendo que sean difíciles de incluir en estas listas. Sin el ánimo, ni de broma, de querer hacer una de ellas, sí que quiero hablar de un anime que ha finalizado casi junto con el año, el 22 de diciembre, y que ha sido un gran descubrimiento, con sus luces y sus sombras, tanto a nivel artístico como argumentativo: Inuyashiki.

Creo que en estos casos se sonríe, señor…

Ichiro Inuyashiki es un padre de familia de mediana edad, 58 años, pero tanto su apariencia como su estado físico y de salud le hacen parecer el abuelo de sus propios hijos. En su familia, es tratado como un trapo sucio del que despojarse, como el juguete medio roto que no lo tiras por pena. Para mejorar esta situación con creces, le diagnostican un cáncer terminal, que acabará con su vida en tres meses. Él se siente impotente, perdido, no quiere ni contárselo a su familia, pero tampoco quiere morir. Y entonces, sucede lo que en cualquier anime de acción tiene que suceder en estos casos, nuestro protagonista tiene un encuentro casual y extraño con un joven y una especie de máquina venida de otra dimensión. Tras recuperar el conocimiento y casi por accidente, Ichiro se da cuenta de que ya no es él mismo, no tiene problemas de salud, su cáncer ha desparecido, no tiene problemas a la hora de realizar esfuerzos físicos, y todo, porque se ha convertido en una máquina.

Ese gran cambio marcó un antes y un después en su vida, con sus nuevas capacidades recién aprendidas pudo empezar a ayudar a la gente, a sentirse útil en esa sociedad que le había rechazado por su estado y apariencia física. Pero no olvidemos que también había un joven junto a él el día del cambio y, al parecer, también sufrió ese cambio. Aunque no de la misma manera. Hiro Shishigami, la ahora joven máquina, es una persona que no tiene ningún aprecio por la sociedad, no le importa el bienestar de la gente, sólo busca ayudar, sin ningún límite ético, a sus amigos. Cada uno con su visión y por su parte, intentarán aprovechar este poder venido del cielo para conseguir sus objetivos y sentirse vivos.

¿Ves a ese? Fíjate bien, que igual ya no lo ves.

Pese a la apariencia que pueda tener el anime de ser uno más de acción, peleas y cosas varias de los shonen, para nada es así. La trama se desarrolla en Tokyo, sobretodo en Shinjuku, uno de los barrios más céntricos y modernos de la capital nipona. Las desdichas y los hechos por los que pasan ambos personajes son más propios de la incertidumbre filosófica humana que la de dos máquinas recién convertidas y capaces de volar, comprimir el aire o controlar todos los medios de comunicación. Aunque utilicen ese poder para tratar de resolver sus problemas, estos nunca querrán actuar por interés propio únicamente; siempre tendrán alguien por quien mirar, alguien a quien proteger, alguien por quien luchar hasta donde haga falta, incluso poniéndose en el camino de la otra persona reconvertida en máquina.

El apartado artístico de la obra quizás sea lo más mediocre de la misma. En cuanto a la animación y el aspecto visual, es muy rara la composición entre la animación tradicional y la animación en 3D que se introduce en muchas escenas, combinando las mismas para distintos elementos de la composición, con un resultado muy dispar. Algunas escenas de las vistas aéreas de la ciudad son realmente asombrosas, pero otras en las que el foco está en los personajes, ese estilo queda muy poco estético, cuidado pero brusco. En cuanto a la banda sonora, es algo absolutamente despreciable, en el sentido de que en ningún momento supone una adición positiva a la historia ni sirve para transmitir ni acompañar nada. No es que moleste, pero realmente es absurdamente inútil.

Venga todos, decid: ¡patata!

El año empieza y con él mucho tiempo para ver nuevas obras, conocer nuevos mundos y disfrutar de las historias más novedosas. Así que si en estos días de sosiego y de vuelta a la calma te apetece disfrutar de una serie entretenida, con acción y mucho trasfondo psicológico, no dudes en ver una de las mejores novedades del pasado año: Inuyashiki.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.