INTACHABLE: 30 AÑOS DE CORRUPCIÓN, de Víctor Santos

 

 

 

Título original:
Intachable: 30 años de corrupción TPB
Sello: Evolution Cómics
Artista: Víctor Santos
Publicación España: Junio 2020

Valoración: ¿Qué Camps ni qué Camps?

 

 

 

Cómo nos mola eso de tener líderes a sinvergüenzas sin escrúpulos, bien vestidos y con una labia simpar. O directamente garrulos de físico más bien antiestético y modales basura. Lo importante es que tengan dinero y poder. Nos encantan los líderes con poder. Cuanto más demagogos, cleptómanos y cromañones, mejor. Aunque hay que admitir que los Jesús Gil ya no están de moda. Ahora lo suyo son los Rivera, Casado, Abascal o Arrimadas. Gente de vida solucionada y estatus heredado que son capaces de hacer o decir cualquier barbaridad con tal de seguir justificando su existencia en un sistema político tan corrupto como obsoleto. Pero tranquilos, esto no es de ahora. No somos la generación estúpida a la que le sucede, aunque al menos nuestros abuelos y sus padres tenían la excusa de la dictadura. Sea como fuere, es algo que se encuentra muy metido en el spanish DNA y uno de esos ejemplos más claros lo podemos ver en…

INTACHABLE: 30 AÑOS DE CORRUPCIÓN
de Víctor Santos

César Gallardo y Gabriel Solís se conocieron ya en su tierna infancia. El uno venía de familia bien, era taimado y le encantaba hacer el mal mientras engañaba al mundo con su cara angelical y sus modales impecables; el otro era un macarra de cuidado que no dudaba en utilizar la fuerza y su crueldad innata para conseguir aquello que quería. Pronto fraguaron una extraña amistad, en la que uno era la parte bonita y el otro la fea de una misma moneda. Siendo ya este tándem tan ambicioso como letal, consiguen ir escalando poco a poco en cada uno de los diferentes estratos sociales en los que se mueven: César logra convertirse en el influyente político de pulcra apariencia y gran carisma, siendo la parte visible de la dupla; mientras que Gabriel se transforma en uno de los capos más peligrosos de la ciudad, haciendo todo el trabajo sucio que necesite su hermano de armas. Y la cosa no les irá mal en una ciudad en la que la corrupción está a la orden del día y, además, se convertirán en amos y señores de todo aquello que pise terreno en ésta. Una vida llena de lujos de cualquier índole que se sustenta sobre proxenetismo, mafias y lucha de poderes políticos es como confiar en un gigante con pies de barro: tarde o temprano se termina desmoronando. La clave está en aprender a caer lo mejor posible durante el paso de los años, aunque nadie te asegura que vayas a sobrevivir al golpe…

Aunque suene feo, ¡cómo se nota que Víctor Santos es valenciano! No me refiero a que esto sea algo malo, sino a la cantidad de corrupción que hemos tenido que soportar en la Comunidad Valenciana, especialmente en la capital central. Los tejemanejes que sinvergüenzas como Barberá, Zaplana, Fabra y un larguísimo etcétera fueron más que conocidos por todos y nunca se hizo absolutamente nada. Eran los reyes del mambo. Hacían y deshacían a su antojo y nadie osaba tocarlos (ni jueces, oposición o mafias varias). Algunos porque no se atrevían a meterse con ellos por miedo real de que acabasen con sus carreras o, en el peor de sus casos, con sus vidas. Pero la mayoría estaban comprados y recibían la parte de su pastel, dándoles una inmunidad de la cual hacían gala sin ningún tipo de miramiento. Los más famosos y de los que es inevitable acordarse de ellos durante el cómic de Intachable, son Francisco Camps y Francisco Correa, los Gallardo y Solís del mundo real.

La típica reunión de colegas de partido que le molaba a Rita…

En este cómic, Santos nos ha representado una ficción muy real. Una novela negra de la más alta calidad, que tiene todos los elementos típicos del género utilizados con maestría y que, para más inri, están «basados» en hecho reales. Da un poco de miedo ver la cara oscura de una sociedad política que, en teoría, es elegida por el pueblo y está para hacer todo lo posible para nuestro bienestar. Estafas, asesinatos y traiciones son el día a día de unos personajes que se verán envueltos en una vorágine de dinero y poder. Quien conozca que sucedió en la vida real con la trama Gürtel y todo aquel quilombo, sabrá un poco por dónde irán los tiros de la historia. Pero, pese a ello, lo cierto es que es una auténtica maravilla que te mantiene enganchado en todo momento, logrando dar miedo por el total poder que pueden llegar a tener los políticos o mafiosos en la vida real y demostrándonos que somos más idiotas de lo que creemos realmente. Mucho más. Y ya es decir.

Artísticamente creo que no se puede decir nada que no se haya dicho ya. Víctor Santos es uno de los mejores dibujantes que hay actualmente en el panorama del noveno arte, con un arte tan personal como característico. Aquí vuelve a hacer gala de ello, demostrando que tanto da si su arte es en un blanco y negro que tanta profundidad da a sus historias o si está coloreado con colores suaves y de contraste. Que esa es otra de las cosas que me ha llamado mucho la atención: el coloreado. Y es que no suelo acostumbrarme mucho a que el autor valenciano se coloree sus viñetas y cuando lo hace sigue siendo una auténtica delicia. Además, a este tío lo de narrar visualmente se le da a las mil maravillas y ya tiene una largo catálogo a sus espaldas que le avalan. Así que me es completamente imposible decir nada nuevo que no sepáis, aunque se trate de material del 2012 como sucede en esta obra. Este señor es muy bueno desde hace más de dos décadas…

Tanto va el cántaro a la fuente…

Intachable: 30 años de corrupción es historia viva de la política en Valencia, en España y seguramente en el resto del mundo. El poder y control absoluto de pueblos, ciudades o países sólo puede terminar convirtiendo en tiranos a aquellos que estén a la cabeza, si es que ya no eran unos malditos crápulas antes de llegar ahí. Lo único bueno que tiene es que se pueden escribir historias de novela negra geniales y poco más. Moraleja: dadle más amor a la anarquía y comprad más obras de Víctor Santos. Bueno, quizá la primera parte de la moraleja me la he sacado de la manga, pero al final la cabra siempre tira para el monte. O algo así…

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Joe Runner

Orgulloso elotano (de Elda) que pasa los días leyendo cómics y charrando sobre ellos con sus amigos y familiares de la Zona. Vivo mejor que quiero.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.