INHUMANOS. Errar es inhumano (Primeras impresiones sin spoilers)

Título Original: Inhumans
Fecha 1ª emisión: 30 de Septiembre, 2017
Cadena: ABC / Movistar +
Director: Roel Reiné
Temporadas: 1
Episodios: 8
RepartoSerinda Swan, Iwan Rehon, Anson Mount, Isabelle Cornish, Ken Leung, Sonya Balmores, Ellen Woglom, Tanya Clarke, Mike Moh, V.I.P, Eme Ikwuakor, Lofton Shaw, Michael Buie.
ValoraciónMarvel go home, you’re drunk  /10

Llevamos desde 2011 oyendo hablar sobre la adaptación de Los Inhumanos de Marvel Studios. Fue anunciada como película para estrenar a principios de 2018 (en el hueco que actualmente corresponde a Black Panther). Posteriormente, la fecha se movió hasta mediados de 2019, después de Avengers “Infinity War part 2”. Después, desapareció del calendario: Marvel no daba el proyecto por cancelado, sólo lo desplazó a un lado. Despegar franquicias más sonoras como Ant-Man, Doctor Extraño, Capitana Marvel, Black Panther o incluso el nuevo Spider-Man parecían inversiones más seguras para el corto plazo.

Venga, levanta que esta vez sí que nos emiten.

Finalmente, Kevin Feige y Jeph Loeb (encargado de la división televisiva de Marvel) encontraron la forma de dar salida (o quitarse de en medio) a Los Inhumanos: como serie de televisión en colaboración con la cadena ABC, responsables también de Agent Carter y Agents of SHIELD. Lo más curioso es que llegaría antes de lo previsto desde el principio: el 1 de septiembre se estrenaron los dos primeros capítulos… en salas IMAX. En España no tuvimos el placer, aunque Movistar+ emitirá los capítulos simultáneamente en su estreno en ABC, el 30 de septiembre.

Mucho se comentó, y no con demasiado optimismo, sobre el extraño proyecto. Era difícil ignorar la idea de que Marvel se quitaba como podía un proyecto que no contaba con el furor del público, algo como Civil War o una adaptación velada de Planet Hulk, y que podría retrasar otras apuestas más atractivas. Es cierto que la productora tiene la fama de saber vender lo que sea, pero esta era una piedra muy bruta: parte X-Men por sus temas de segregación social contra “mejorados” y por el valor de la familia (balas gastadas en el canon de Marvel Studios por Agents of SHIELD, por cierto), parte… ¿Guardianes de la Galaxia, por su ambientación lunar y el perro gigante…? Los Inhumanos gozan de gran importancia en la mitología Marvel, pero su inclusión en el canon de Marvel Studios era todo un reto.

A ver, votos a favor de cambiar de estilista.

En el lado positivo, una serie de televisión basada en un supergrupo, y no en un único protagonista, da más oportunidades a explorar distintos personajes que quizás no pasarían el corte en un largometraje, a la vez que facilitaría las sinergias con la otra serie de ABC que lleva tres temporadas explotando el mundo de los Inhumanos, Agents of SHIELD. Y para compensar el baile de fechas, la exhibición de los dos primeros capítulos en salas IMAX daría también una sensación de escala que la distinguiría de otras series de Marvel. ¡Sonaba razonablemente bien!

Desgraciadamente, el proyecto no podía quitarse el mal olor ni con aguarrás, y las sucesivas imágenes y tráilers que se mostraron a lo largo del último año no hacían sino confirmar lo que todos pensábamos: que era un producto de muy baja calidad en cuanto a su producción. Uno que, al contrario que las series de Marvel-Netflix, no saca partido de sus limitados medios adaptando la escala y la proyección, sino que busca mantener su apariencia de superproducción cuando ni presupuesto ni medios técnicos acompañan. Y ojo, que eso no es algo que achaque como algo malo: las series de DC-The CW son el paradigma de “lucir cutres y baratas”, pero todas ellas trasladan como ninguna el espíritu del tebeo al episodio de la semana, con personajes carismáticos y dosis de emoción, épica y diversión algo artificiales, pero casi siempre efectivas.

No hemos reparado en gastos de cartón piedra.

Finalmente, llegó el momento de sentarse a ver los dos primeros capítulos en una sala IMAX, y puedo confirmar que los temores eran infundados: Los Inhumanos es una serie muy mediocre, el peor producto con el sello de Marvel Studios con bastante margen. Lo mejor que se puede decir de estos primeros capítulos es que son medianamente entretenidos. En 80 minutos han presentado una mitología nueva, a un reparto coral de personajes, y han establecido claramente un villano y un conflicto para desarrollar a lo largo de los seis capítulos siguientes. Ya es más que lo que consiguió Scott Buck, el showrunner de esta serie, con su anterior trabajo para Marvel, Iron Fist. Y sin embargo, echaréis de menos a Danny Rand, Colleen Wing, los Meachum o hasta los mequetrefes de la Mano: personajes con rasgos y traumas que aportan profundidad, y con intérpretes capaces de vendérnosla. Lo contrario ocurre con los Inhumanos: unidireccionales (o malos, o buenos), sin carisma, sin ningún rasgo original más allá de las gruesas pinceladas necesarias para mover la trama.

Si Iron Fist era una serie sin rumbo pero con personajes ricos en matices y conflicto, Inhumanos es una serie con una trama sencilla (simple) y directa (predecible) poblada de personajes tan planos como el cartón. Sí es cierto que ochenta minutos son pocos para convencer de los seis o siete personajes relevantes, pero a juzgar por la calidad de sus diálogos, es mejor no hacerse ilusiones. Son todos tan vacíos de emoción, tan forzosamente funcionales para la trama, que resulta casi imposible desarrollar empatía, menos aún buscar profundidad o dobles sentidos enterrados debajo, algo que avive el interés de un visionado plano e impersonal. Tampoco esperéis grandes secuencias de acción: las cortas y escasas peleas palidecen en comparación a las que luce Agents of SHIELD, aunque intuyo que la serie no se planteó por los derroteros de la acción, sino por presentar historia de la raza Inhumana y la dinámica de sus personajes.

¿Bajo más sillas? 

Sí, intuyo que Maximus, el villano interpretado por Iwan “Ramsay” Rheon, tiene otros objetivos más perversos detrás de su golpe de estado, y la temporada explorará con más detalle el innegable potencial que tiene esta peculiar familia, pero lo pienso (y deseo) porque, tras estos dos capítulos, no tengo ninguna razón de peso para “odiarlo”, para ponerme en su contra. Su plan de instaurar un nuevo orden en Attilan, la ciudad de los Inhumanos aislada en la Luna, hasta parece tener bastante fundamento, basándome en lo poco que los capítulos han querido mostrar de esta sociedad. La familia real, el grupo protagonista liderado por Rayo Negro y Medusa, disfruta de unas comodidades que la mayoría la población de Attilan carece, obligada a trabajar en unas condiciones que rallan lo (irónicamente) inhumano. Incluso vive estigmatizada, ya que no desarrollar poderes en la madurez (como le ocurrió a Maximus), es considerado antinatural. Sin ningún tipo de atractivo o carisma, y con interpretaciones tan sosas como sus papeles, lo único que nos queda para agarrarnos a estos personajes es el pertenecer a una familia real cuya motivación por proteger el status quo pasa antes por mantener sus privilegios que por cualquier sentido del deber o de la justicia. ¡Menudos héroes!

Por lo tanto, da igual si la producción es más o menos lujosa, la serie se viene abajo por unos personajes insulsos, incapaces de despertar un mínimo de empatía, y desarrollados en diálogos tan artificiales que provocan más sonrojos que interés. No niego que unos trajes y decorados menos plastificados habrían ayudado a ponernos en situación, pero esta serie tiene unas carencias de raíz que unos planos generales bonitos de Hawaii no van a tapar. En los seis capítulos restantes queda margen para exprimir algo de interés de su (rica) fuente; esperemos que el perrete salga algo más de cinco minutos.

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.