#BatmanZZSuperman SUPERMAN: IDENTIDAD SECRETA, de Kurt Busiek y Stuart Immonen

Continuamos con nuestra semana #BatmanZZSuperman y lo hacemos presentando el lado derecho del ring, donde nos encontramos a Clark Kent… pero no a Superman. ¿Cómo es esto posible? Tendréis que seguir leyendo… Hoy David B. Gil, quien recientemente ha visto publicada su primera novela en formato físico, Hijos del Dios Binario (segunda, si contamos la novela digital El guerrero a la sombra del cerezo), nos trae…

SUPERMAN: IDENTIDAD SECRETA
de Kurt Busiek y Stuart Immonen



Título original
:

Superman: Secret Identity
Deluxe HC

Sello: DC Comics
Guionista: Kurt Busiek
Artista completo: Stuart Immonen

Contenido: Superman: Secret Identity #1-4
(Ene.–Abr. 2004)

Public. USA: Enero 2016 (Reedición)
Public. España: Junio 2013 (ECC Ediciones)
Valoración: 8/10

IDENTIDAD SECRETA
o el Superman que nunca fue

Cualquiera que lleve unos años leyendo cómics de superhéroes sabe que, a menudo, las obras más arriesgadas y experimentales, las más transgresoras con el statu quo del correspondiente universo editorial, son aquellas que se publican en formato de serie limitada o one-shot. Suele ser así porque son historias autoconclusivas que no influyen en la continuidad del personaje, o que incluso están completamente al margen de esta. Ese es el caso de Superman: Identidad Secreta, uno de los cómics más peculiares sobre Superman (o algo parecido) que ha publicado DC. Un auténtico sleeper que, junto con Astro City, puede considerarse la cima autoral de su guionista, Kurt Busiek, y que pese a todo continúa siendo una obra desconocida para muchos lectores.

Identidad Secreta se publicó en 2004 como una serie limitada de cuatro números, y ya desde su arranque se hacía patente, tanto por la premisa argumental como por el singular estilo gráfico empleado por Stuart Immonen (que aquí entinta y colorea sus propios lápices, gozando de pleno control sobre el resultado visual), que nos encontrábamos ante una obra muy alejada de los cánones habituales del personaje. El cómic es, de hecho, fruto de un proyecto personal del propio Kurt Busiek, que durante años aguardó la oportunidad de recuperar un personaje aparecido en un único número autoconclusivo de ese gran arco argumental que fue Crisis en Tierras Infinitas. El número #87 de la colección DC Comics Presents (1985) contaba la historia del Clark Kent de Tierra-Prima, ese mundo que en el multiverso DC correspondía al planeta Tierra real, es decir, a nuestro aburrido mundo en el que los superhéroes y los supervillanos solo eran personajes de cómic.

Realidad o ficción, lo que prevalece son siempre las historias.

De este modo, el guion de Busiek trae de vuelta ese universo en el que Superman solo era un personaje de cómic y en el que no existía ni Metrópolis ni Gotham City. Es en este “mundo real” en el que la familia Kent (que posee una granja en Kansas) decide llamar a su hijo recién nacido Clark, demostrando así un peculiar sentido del humor. Con el tiempo, el joven Clark Kent descubrirá que la ocurrencia de sus padres es una maldición que le acompañará toda su vida, pues crece marcado por la figura de su homónimo de papel, entre constantes chanzas de sus compañeros de instituto e “ingeniosas” bromas sobre sus hipotéticos súper poderes… Hasta que determinados acontecimientos le llevan a descubrir que no solo comparte con Superman el nombre y el haberse criado en una granja.

Con esta premisa “robada”, la historia de una persona cuya vida está absolutamente condicionada por uno de los más poderosos símbolos culturales de nuestra época, Identidad Secreta desarrolla una excelente reflexión sobre el poder, la soledad que este conlleva, la manera en que los poderes fácticos se relacionarían con una fuerza ajena de ese tipo y, en última instancia, sobre la necesidad que tiene cualquier ser humano de amar y ser amado, independientemente de cuáles sean sus circunstancias. En ningún momento la historia se vuelve moralista o sentimental, jamás se simplifica, y uno diría que las tribulaciones del personaje están retratadas con una madurez casi impropia de un cómic de Superman.

La adolescencia siempre es un cúmulo de explosiones que transforman al niño en adulto.

El resultado es un relato que aborda diversos temas complejos y todos con acierto, y que define maravillosamente un nuevo Clark Kent que no conocíamos antes, que solo existe por y para esta serie limitada. Hoy día resulta difícil crear algo original en un género tan trillado como el superheroico, pero Busiek demuestra que con una buena premisa, con el respaldo necesario de la editorial, y con acierto a la hora de desarrollar el concepto (ahí es nada), aún se pueden crear pequeñas maravillas dentro de este género.

Uno de esos relatos que, con el tiempo, pueden pasarse por alto ante los grandes nombres que han construido las obras canónicas de estos personajes icónicos, pero que merecen ser recuperados. ECC Ediciones nos lo volvió a traer hace casi 3 años y la propia DC Comics ha presentado este mismo enero una nueva edición de lujo. Si aún no has leído Superman: Identidad Secreta, más oportunidades que ahora nunca las has tenido

#BatmanZZSuperman
#1 – GENERACIONES: UN CUENTO IMAGINARIO
#2 – SUPERMAN: IDENTIDAD SECRETA
#3 – BATMAN: LA MALDICIÓN QUE CAYÓ SOBRE GOTHAM
#4 – SUPERMAN/BATMAN: LOS MEJORES DEL MUNDO
#5 – BATMAN BEGINS
#6 – BATMAN: MANSIÓN ARKHAM
#7 – BATMAN/WONDER WOMAN: HIKETEIA
#8 – SUPERMAN: UN AUTÉNTICO HÉROE BRITÁNICO
#9 – BATMAN/EDGAR ALLAN POE: NUNCA MÁS
#10 – BATMAN V SUPERMAN: EL AMANECER DE LA JUSTICIA

¡Nos vemos en la Zona!

David B. Gil

David es periodista y escritor, parece un tipo serio, pero en realidad lee cómics. Como periodista ha escrito en los suplementos culturales del Grupo PRISA, en la revista Giant Magazine y ha sido articulista para DC Comics en España y Latinoamérica. Como escritor ha ganado un Premio HISLIBRIS de Novela Histórica y ha sido finalista del Premio Fernando Lara (Planeta), ambos con 'El Guerrero a la Sombra del Cerezo', una ficción histórica ambientada en el Japón feudal. Su segunda novela, 'Hijos del Dios Binario', ha sido publicada recientemente por Penguin-Random House.

También te podría gustar...

7 Respuestas

  1. Lemmytico dice:

    Completamente de acuerdo con todo lo que planteas en la reseña. Una historia deliciosa, una de las mejores en la mitología del Hombre de Acero (porque es una excusa… Pero es un cómic muy de Superman) y de la carrera tanto de Busiek como de Immonen. De hecho, yo pondría está historia en un meritorio tercer puesto de las mejores de Superman, sólo detrás de All Star y las dos de Moore.

  2. David B. Gil dice:

    Lemmytico, estamos muy de acuerdo entonces respecto a Identidad Secreta, pero yo el ranking de cómics supermaníacos lo encabezaría con El Hombre de Acero de John Byrne. Y casi que pondría Hijo Rojo por delante del All Star, aunque sé que no es una opinión popular.

  3. Dynamo dice:

    No soy para nada fan de Superman, y mi último acercamiento con el Hijo Rojo, de bastante predicamento, realmente no me satisfizo. En todo caso, si por algun autor podría probarlo, serían Byrne (en su momento si llegue a leer parte de su etapa) o Busiek.

  4. Por algo David y servidor nos llevamos tan bien, la etapa de Byrne es insuperable y nunca pasará de moda por muchos reboots que sigan haciendo al origen de El Hombre de Acero. All Star tampoco me acaba de convencer y antes pondría las de Alan Moore.
    Y la reseña estupenda, como no podía ser de otra manera

  5. Juanan Brundle dice:

    Gran reseña :)

    Adoro este tebeo. Simple y llanamente. Y suelo usarlo para convencer a la gente de que lo que no les gusta de Superman es la idea preconcebida que tienen del personaje, y no lo que en realidad representa.

  6. David B. Gil dice:

    Juanan, es cierto: Identidad secreta es una gran puerta de entrada a ese otro Superman que mucha gente se niega a descubrir. Pero creo que todo esto comenzó con Byrne, como dice Calosplaybook. Prácticamente cualquier nuevo reboot o reinterpretación del personaje bebe del trabajo que hizo el canadiense, que demostró que se podía escribir un Superman verosímil y contemporáneo sin necesidad de añadirle oscuridad al personaje (algo que estaba muy de moda por aquel entonces).

Deja un comentario, zhéroe