I HATE FAIRYLAND, vol.1: “Madly Ever After”, de Skottie Young



Título original
:
I Hate Fairyland, vol.1: “Madly Ever After”
TPB

Sello: Image Comics
Guionista: Skottie Young
Artista: Skottie Young
Colorista: Jean-Francois Beaulieu
Contenido
: I Hate Fairyland #1-5 (Oct. 2015 – Feb. 2016)
Publicación. USA: Abril 2016

Public. España: Mayo 2017 (Panini)
Valoración: Una fluffin maravilla/10

 

 Érase una vez una niña que se llamaba Gertrude que deseaba ser llevada a un mundo de fantasía, magia, risas y alegría.

Afortunadamente para Gertrude algunos deseos se vuelven realidad y afortunadamente para vosotros hoy vengo a hablar de…

I HATE FAIRYLAND
de Skottie Young

Así da comienzo I Hate Fairyland, con una adorable y repelente niñita de tirabuzones verdes, lazos y vestido rosas, que de pronto se ve absorbida por un agujero negro que surge del centro de la mullida alfombra de su cursi habitación que la lleva, cual Alicia, a un mundo de Maravillas llamado Fairyland, donde todos sus sueños se harán realidad. O eso dicen.

Allá por septiembre del año pasado los compañeros irresponsables del fallecido podcast de Zona Zhero, en su triste y último programa, hablaron de este cómic. En concreto fue Jorge el que me mencionó, recomendó y dijo que si alguien debía leer este cómic era una servidora. Pues bien, querido colega, tenías razón. Este cómic desborda espíritu Sunday en cada una de sus viñetas. La fusión perfecta entre la monería y la carnicería. Happy horror explícito y lleno de color.

Que tengas suerte en la vida…

La primera de las miles de hostias que nos tiene reservadas este cómic nos la llevamos a la vez que Gertrude, que lejos de caer sobre un mullido montón de ositos de peluche o de gominolas, que es lo que cualquiera esperaría al llegar al país de las hadas, se parte la cara literalmente al aterrizar contra el suelo. A partir de aquí da comienzo el cómic más loco y que más he disfrutado en los últimos meses. Una aventura lisérgico-gore de fantasía en la que todas las cafradas que te puedas imaginar, suceden. Y las que no, también.

Al caer en Fairyland, Gertrude es recibida por la reina Cloudia, quien le entrega un mapa y un guía, una suerte de Pepito Grillo que debería ayudarla a encontrar la llave que abrirá la puerta de vuelta casa pero que suda mucho de sus rizos. Normal. Cualquiera, después de 27 años dando vueltas por Fairyland, pasaría olímpicamente de la pequeña hija de fluffling. Gert, hasta los looliflokins de todo, se dedica a arrasar con cualquier criatura que encuentra a su paso y la reina Cloudia, un poco molesta con este ya demasiado prolongado disturbio, quiere matarla. Pero en la tierra de las hadas existe una regla por la que la que la reina no puede hacerle nada a los invitados así que no la puede tocar, y se vale de los enemigos más variopintos para que la quiten de en medio cuanto antes. Por supuesto que en estos 27 años Gertrude se ha hecho con un arsenal, perdón, con un ARSENAL, y evidentemente, estos enemigos le duran un café.

Hola buenas noches, ¿qué se les ofrece, caballeros?

Reconozcámoslo, hay dibujos animados que molan, pero hay otros que son repelentes de cojones y, en I hate Fairyland, Skottie Young rinde homenaje a todos aquellos que hemos soñado más de una vez con ahorcar a Pocoyó, con que Dora se parta una pierna explorando por ahí o que llegue el día de la matanza de Peppa Pig y lo celebremos todos juntos comiendo panceta.

Precisamente por eso el dibujo cartoon, marca de la casa (aunque no te gusten los superhéroes es imposible no amar a los Little Marvel), eleva al máximo el contraste entre un mundo terriblemente cuqui y la masacre constante que lleva a cabo nuestra pequeña protagonista. Y es que el empeño que pone Young en representar cada salvajada que inflige y recibe Gert es una horripilante maravilla. Ya no sólo la diversión supone ver a una niñita empuñando hachas y trabucos tres veces más grandes que ella mientras lo revienta todo y a todos, sino el nivel de detalle del resultado de las mismas. Ojos morados, piños rotos, sesos desparramados, miembros amputados… pero todo adorable.

¡Es la hora de la merienda!

Gran parte de la potencia que tienen las imágenes de I Hate Fairyland y que resaltan ese contraste son los fantásticos colores, brillantes y saturados, de Jean-Francois Beauliau. Todo un artista, capaz de sombrear en la dosis justa para dotar de la profundidad que suele faltar en este tipo de ilustraciones “infantiles”.

Pero donde reside el alma de este tebeo es en el sarcasmo, la violencia sin control y el humor negro, negrísimo que emana de cada palabra, de cada dibujo, de cada detalle en segundo plano… todo resuelto con una narrativa muy original y perfectamente tramada, en la que podemos ver las consecuencias de los actos de Gert en el resto de personajes, como que el narrador sea distinto en cada capítulo porque de un modo u otro muere en la primera página. Por no hablar (porque ya lo hicieron los del podcast) del episodio en el que Gert sufre un accidente y, mientras yace inconsciente en primer plano, el guía vive una vida completa en segundo. La flocking risa.

Welcome to Gertrude´s show.

Por si fuera poco todo el tebeo está salpicado de guiños a otras series y películas, tanto en los dibujos como en juegos de palabras macabros que van desde Frankenstein, a Juegos de Tronos pasando por Cómo entrenar a tu dragón, a ver cómo lo traducen cuando lo traigan… Porque lo van a  traer. Alguien. Por favor.

Lo dicho, va a ser difícil encontrar un cómic que me resulte tan fluffinmente divertido. Por suerte no soy la única a la que las aventuras de Gertrude en Fairyland le han llegado a los higadillos y, lo que comenzó como una miniserie de cinco números, ya lleva diez. Dios bendiga a Skottie Young.

¡Nos vemos en la Zona!

Teresita Sunday

Si es creepy, es para mí.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. arkhamkaveli dice:

    Es una flipada de cómic que CASI pillo en inglés. Qué alegría saber que Panini se ha decidido a traerlo aquí porque cuqui-burradas así necesitamos para dejar de leer tanto superhéroe y tanto Civil War y tanto reboot-rebirth-reyoquesé. Reseñón, jefasa ¡Viva Skottie Young!

    • Teresita Sunday dice:

      ¡Viva tú! Alegría inmensa con la noticia de Panini ¡¡que nadie se quede sin su tomo!! Yo sin duda, que ya lo he reservado en mi tienda de confianza.
      Un abrazo y ¡¡¡¡gracias por comentar!!!!

Deja un comentario, zhéroe