HULKA, Vol. 1: “Ley y Desorden”, de Charles Soule y Javier Pulido


Título original
:
She-Hulk, Vol. 1:
“Law and Disorder” TPB

Sello: Marvel Comics
Guionista
: Charles Soule

Artistas: Javier Pulido
y Ron Wimberly

Coloristas: Muntsa Vicente,
Rico Renzi y Ron Wimberly

Contenido: She-Hulk #1-6
(Feb. – Jul. 2014)

Public. USA: Oct. 2014
Public. España: Oct. 2014 (Panini)
Valoración: 9/10


“Nadie es sólo una cosa”

Jen Walters, Hulka, es muchas cosas a día de hoy. Es la prima de Bruce Banner, el Increíble Hulk, que tras recibir una transfusión de sangre a vida o muerte de su monstruoso pariente, quedó convertida en una versión femenina e idealizada del mismo. Es una muestra de lo pájaro que era Stan Lee, al crearla durante la década de los 70 con el propósito de evitar que los productores de la teleserie de Hulk crearan un personaje parecido para televisión sobre el que Marvel no tendría propiedad. Es uno de esos personajes cuyo camino quedó marcado por el paso de John Byrne, que la definió para los años venideros en su etapa de los 4 Fantásticos y en la cabecera que abrió sobre ella, tras el tibio recibimiento de la serie original. Es la primera prueba que tuvimos de que Dan Slott podía y debía escribir en Marvel, al lucir en su etapa al cargo de la Amazona de Jade un conocimiento enciclopédico de la historia y entresijos del Universo Marvel, un gran sentido del humor y muy buena mano con el desarrollo de los personajes. Ah, y es abogada.

Sin embargo, Dan fue trasladado a Amazing Spider-Man, y Peter David, que tan buena mano había tenido con los personajes Gamma en épocas pasadas, no terminó de sacarle punta a la serie, acabando cancelada. Tras múltiples apariciones en diversas series, y después de haber sido figurante de la Fundación Futuro, los jefazos decidieron dar otra oportunidad editorial a Jennifer. Con guiones de Charles Soule (Swamp Thing) y el dibujo de Javier Pulido (Ojo de Halcón) y Ron Wimberly (The Prince of Cats), nos llega el primero de los dos volúmenes (sí, en USA confirmaron la cancelación de la serie tras su duodécimo episodio hace poco…) de la nueva andadura de Hulka.

HULKA1

“What do I have to be nervous about?”

¿Qué nos ofrece en esta nueva cabecera? Pues, para empezar, un finísimo sentido del humor basado en la ironía y el cinismo cotidianos, combinado con el absurdo propio de los universos superheroicos. Los bufetes y la abogacía, en un universo poblado de justicieros superpoderosos que está al borde de la destrucción semana sí y semana también, no están tan alejados de la realidad como creeríamos. Sigue siendo una pecera llena de pirañas, que te comerán en el peor de los sentidos si no cumples con aquello que deberías o que pretenden tus superiores. Y por supuesto, hay aros por los que Jen se negará a pasar.

Herida gravemente en su orgullo por la panda de desagradecidos a los que anteriormente llamaba compañeros de trabajo, Hulka buscará la forma de sacarse las castañas del fuego de la mejor forma que conoce: sacándole las castañas del fuego a los demás. Satirizando la enrevesada cronología de uno de los personajes más populares de la editorial, Charles Soule (que, por cierto, es abogado también) da lo mejor de sí mismo en un primer episodio que sienta las bases de lo que será el resto de la serie: autoparodia, humor y un más que sabio uso de los recursos gráficos a su disposición, con Javier Pulido ilustrando secuencias calculadísimas (la primera secuencia del bar es pura arquitectura comiquera). Pero ojo, que esto sólo acaba de empezar: todo lo que menciono sucede en el primer episodio del tomo.

HULKA2ZZ

“Are you sure that’s a good idea?”

Los primeros casos que tendrá que afrontar Jen consistirán en dar asilo político en tierras estadounidenses a un vástago de Víctor Von Muerte, y resolver un misterioso caso archivado hace años, en el que están implicados como parte demandada varios superhéroes y supervillanos… y ella misma. Siendo el primer caso algo circunstancial, el lector contemplará que es la segunda subtrama la que va a hacer avanzar de verdad la serie.

Acompañada tanto por secundarios de nuevo cuño como su secretaria Angie Huang y su mono capuchino Hei-Hei, o su casera ex-mutante Sharon King, que regenta un edificio donde los inquilinos son habitualmente metahumanos; como por otros de la vieja escuela como Patsy Walker (Gata Infernal) y Wyatt Wingfoot, Jen se jugará reputación y salud con tal de deshacer los entuertos que enfrenta en estos episodios. Y por supuesto, hay invitados: Daredevil, Tigra, el Conmocionador (sí, aquí no aparece en calidad de villano)…

En todo momento sentiremos que estamos de lleno en el Universo Marvel, ya sea por las situaciones que se nos muestren, como por los personajes o parafernalia con la que se cruzará Hulka a lo largo del tomo. Desde Fantasticars a alteraciones de la realidad, desde Latveria hasta las oficinas de Tony Stark. Nadie necesita un macroevento para conocer el cosmos marvelita.

"...you're in town for at least a night, right?"

“…you’re in town for at least a night, right?”

¿Qué pega puede tener este tomo? La caracterización de personajes y desarrollo de los mismos es estupenda, la trama es fluida y cada episodio es un todo que a su vez forma parte de una historia-río, hay mil gags, guiños y chascarrillos… vaya, en cuanto al guión no hay pegas. ¿Será cosa del dibujo? Pues por parte de Javier Pulido no hay problema. Si bien es un dibujante muy alejado de otros más puramente superheroicos como David Finch o Jimmy Cheung, le da un toque especial y personal a la serie, mediante unas composiciones que recurren tanto a lo más clásico como a lo más arriesgado, para crear páginas dignas de enmarcar y una Jennifer tan creíble como caricaturesca cuando debe.

Por otra parte, tenemos al objeto de la discordia, generador de discusiones y plato del gusto de muy pocos paladares, al menos por estos lares: Ron Wimberly. Éste es un dibujante con un estilo aún más personal que el de Pulido. Cercano al graffiti, Wimberly igualmente saca de su tablero de dibujo unas páginas intencionadamente feístas pero extremadamente dinámicas, en las que juega de forma imposible en determinados momentos con perspectivas, ángulos y demás recursos para crear unas secuencias que destilan auténtico funk… pero que horrorizarán a aquellos que busquen algo más clásico o convencional, menos indie por así decirlo.

"You could be so much more"

“You could be so much more…”

Wimberly es un claro ejemplo del “para gustos, colores“. Se puede decir que guste más o menos. Lo que es innegable es que le echa un trabajo encomiable a sus páginas, y por parte de un servidor podría haber compartido la serie con Pulido sin problemas… pero va a ser que no. Esta andadura de Hulka cerrará en su número #12 U.S.A., lo cual al menos dará para un segundo tomo con este estupendo equipo creativo, que esperamos reseñar aquí en nuestra sagrada Zona.

¿Qué pasa? ¿Acaso si no nos dan explosiones y mil personajes por página, ni picamos? ¿Marvel pasa de potenciar a personajes que no vayan a aparecer en próximas películas? ¿O es que Jen ha tenido mala suerte, y le tocará esperar a otra época en la que el público responda mejor a nivel de ventas?BeYShIT

Un estupendo tomo, que aún con lo “difícil” del dibujo en algún punto, permite a lector conocer y sentir cariño por la protagonista y su entorno, y a la vez lo anima a conocer más detalles sobre el cosmos que habita. Quizá no trascienda como obra de culto, pero sí que trascenderá como una de las etapas más valientes y simpáticas que ha tenido la Amazona de Jade en su irregular recorrido comiquero.

No dudéis en acercaros a esta serie si queréis pasar un rato divertido con la abogada más maja que pueda habitar un cómic.

¡Nos vemos en la Zona!

You may also like...

9 Responses

  1. Anónimo dice:

    Es un comic perfecto para pasar un buen rato, combina humor y acción con pinceladas de historia marvelita. El apartado gráfico es sublime, con multitud de páginas con las que deleitarte con el arte de Pulido (y del otro dibujante si te gusta, que no es mi caso) Es una pena la cancelación porque es lo que se dice un comic fresco.
    Enhorabuena por la reseña Juanan!

  2. Ferran dice:

    Me ha encantado, lo pille con solo oir la premisa por pura curiosidad y el trabajo, al menos en este tomo, me ha parecido magnifico. Y, en cuanto al dibujo de Wimberly, otro tanto. Creo que le da vidilla y, aunque a primera vista puede resultar extraño, a mi me convence, sobre todo en escenas de acción.
    Aunque he de admitir que en ese apartado me gusta más la 1ª parte de Azul, en la que el colorista es Rico Renzi.

    • Aquí otro al que le ha encantado el primer tomo, le ha gustado Wimberly y prefiere el coloreado de Renzi antes que el del propio Wimberly (aka. Hulka cambia de tono de verde en función de… ¿el aire?). Al menos creo que le darán una razón argumental al cierre y, con suerte, será relanzada.

  3. Fernando (@ArkhamKaveli) dice:

    Como te dije en FB, el problema no es el dibujo de Ron Wimberly en sí, sino que tras leer 4 números de Pulido el contraste es mucho. El toque feista de Wimberly me costó asimilarlo pero el guión está genial. Me quedo con la pregunta “¿Acaso si no nos dan explosiones y mil personajes por página, ni picamos?”. Yo con Hulka piqué y no me arrepiento.

  4. Juanan Brundle dice:

    Gracias a todos por los comentarios.
    Ahora, en lo referente a nuestra abogada verde, hay que organizar dos peticiones: una para la reedición del material de Byrne, y otra para que relancen la serie. Aunque sea sin Soule, pero con una calidad y enfoque similar.

  1. 16 Febrero, 2015

    […] She-Hulk #1: “No estoy de humor.” (reseña) […]

  2. 26 Noviembre, 2015

    […] del Pantano o sus divertidos Red Lanterns, con los gritos de alegría de los fans de su renovada Hulka (y los pocos que leyeron sus breves Thunderbolts), recibiéndolo con los brazos abiertos en la Casa […]

  3. 7 Enero, 2016

    […] Walters, como ya dejamos caer en la reseña del anterior tomo recopilatorio de su hasta ahora último volumen, no ha sido nunca un personaje superventas. Hulka […]

  4. 8 Febrero, 2016

    […] Zonashero.es […]

Deja un comentario, zhéroe