HOKUSAI, de Shôtarô Ishinomori

 

 

Título original:
Hokusai (北斎)
Sello: Kadokawa Shoten
Mangaka: Shôtarô Ishinomori
Publicación Japón: 1986 – 1987
Publicación España: Abril 2019  (Panini)
Valoración: La leyenda de una leyenda

 

 

Deudas. Si hay algo que he ido acumulando con el paso de los años y las lecturas se podría resumir en eso: deudas. Deudas con obras tan carismáticas y famosas que todo el mundo ha leído; deudas con obras tan desconocidas y geniales que merecen ser leídas por todos los cómics; deudas con autores y artistas que debería haber disfrutado hace muchísimos años de ellos y que no puedo irme a la caja de pino sin haberlo hecho; deudas con personajes históricos relacionados con la temática del noveno arte de una manera u otra y que no pueden quedar eternamente en el limbo del desconocimiento. El problema principal es que conforme más lees, más crece tu pila de lecturas pendientes. Cada vez hay más autores, artistas, personajes, obras y sagas que se van sumando a todo lo que deberías leer, conforme vas tirando del hilo. Unos porque son esenciales, otros por descarte, por pereza o, simplemente, porque no existe nada publicado en un idioma accesible para ti.

En este mundo se entra para darse cuenta de que uno jamás tendrá un vasto conocimiento de nada, si lo que intenta es abrazar todos los estilos y formatos posibles. Aquí la famosa frase de “hacerlo por amor al arte” cobra todo el sentido del mundo. Esto nunca acaba, es eterno. Me enterrará a mi, a ti y a todos los que nos aventuremos a entrar en su uróboros de lecturas eternas. Pero a veces el destino deja un descanso, un pequeño margen de error para desquitarnos y poder notar que hemos avanzado un poquito en este eterno viaje al Averno. Hoy toca hablar de dos de las grandes inspiraciones artísticas del país del Sol naciente. Hoy toca hablar de…

HOKUSAI
de Shôtarô Ishinomori

Takitaro, conocido años después como Katsushika Hokusai, es una de las figuras más importantes y emblemáticas del arte gráfico en Japón. Quizá lo más destacable del autor nipón fue su capacidad de evolucionar artísticamente durante su vida, adaptándose a estilos fuera de lo común en su país y su época, queriendo reinventarse constantemente y llevándole a cambiar de nombre artístico hasta el final de sus días. Entre sus obras más emblemáticas nos encontramos con La gran ola de Kanagawa (la cual hace de portada del cómic), las Treinta y seis vistas del monte Fuji o el famosísimo Hokusai Manga, que retrataba con exactitud y toques de humor el día a día de los ciudadanos japoneses. Su fama fue mucho mayor de la que él mismo podría sentir, y eso que en su país se convirtió en toda una institución, pero fuera de Japón sirvió de inspiración a autores de la talla de Van Gogh o Gauguin. Sin embargo, la obra se centra en la figura de Hokusai como la persona testaruda e ingeniosa que luchó constantemente contra su propia sombra para seguir creciendo y llegar a ser tan grande e importante como la constelación de la que sacó su nombre. Un derroche de personalidad que acrecenta más la leyenda del famoso autor y que nos acerca a uno de esos mitos que tan lejos queda de nuestras tierras.

Sé que los cómics biográficos no son del agrado de todo el mundo. A mí, personalmente, me agrada poder acercarme a figuras históricas en un medio que me gusta tanto y que le aporta un toque más de «realidad», pese a tratarse de viñetas. Sin embargo, el trabajo de Shôtarô Ishinomori va más allá de la mera narración crónica de la figura de Hokusai, sino que aporta detalles que bien podrían ser inventados en pos de una narración mucho más ágil o que pueden llegar a ser totalmente ciertos. Jugar con esa ambigüedad es algo que lo hace especial, ya que te idealiza todavía más al personaje y te lo presenta de una manera mucho más cercana. El manga ejerce la doble función de entretener y enseñar, dejando al lector voraz y curioso satisfecho. Y no nos engañemos, todas estas personalidades atípicas de siglos anteriores al nuestro siempre han gozado de vidas interesantes y vivencias extraordinarias, que distan mucho de nuestras vidas. Esa arqueología histórica es una auténtica delicia.

¿Cómo que quieres que te escriba un guión sin cobrar?

Además, esta deuda que mencionaba antes la tenía con Ishinomori. Hablamos de uno de los grandes referentes en el mundo del manga, del cuál no he tenido oportunidad de leer nada hasta este día. Gracioso que se trate de una obra biográfica de otro dinosaurio nipón del arte y, todavía más gracioso, que se traté de un clásico dentro de sus obras. Su manera de contar las historias recuerda fuertemente a su mentor, Osamu Tezuka, pero con un toque personal que arriesga con una narración visual más directa y efectista. Y eso son palabras mayores. Además gozaba de un arte impecable, muy por encima de sus coetáneos en el medio, pasando por un artista sublime desde las primeras páginas de la obra. El simple acto de representar las obras de Hokusai de manera personal ya le dan galones suficientes para ganarse su merecido puesto en el Olimpo japonés de los mangakas. No puedo sacarle una pega a absolutamente nada de la obra. De las mejores biografías que podréis leer nunca. Así, sin tonterías.

Tenemos la suerte de contar con el recopilatorio que ha publicado Panini, en el que nos reúne todos los mangas en un libro con tomos duros y con una portada muy ad hoc con la biografía. Si nunca has leído nada del mangaka, esta es tu oportunidad de desquitarte por todo lo alto. Además, así también conoceras a uno de los personajes históricos más curiosos del mundo del arte, más concretamente de de Japón. Todo son ventajas. Yo os he avisado.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Joe Runner

Orgulloso elotano (de Elda) que pasa los días leyendo cómics y charrando sobre ellos con sus amigos y familiares de la Zona. Vivo mejor que quiero.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Tebeo en los Huesos dice:

    La deuda con Ishinomori más que tuya o mía es del mercado aquí en España. Una gran reseña y a disfrutar con este señor, que la verdad es que la forma que tiene de contar las cosas es muy especial.

    Ojalá leer vuestra opinión de alguna de sus otras obras, como Relatos de Sabu e Ichi que parece que pasó bastante desapercibida en general (para mi el primero).

    ¡Un saludo!

    • Joe Runner dice:

      Muy de acuerdo con lo que dices de que la deuda realmente es del mercado en España sobre el autor. No he tenido la suerte de leer ni Relatos de Sabu ni Ichi, pero prometo hacerlo y, si tengo tiempo de sobra, lo reseñaré. Muchas gracias por el comentario y me alegra mucho que te haya gustado la reseña.

      ¡Un abrazo!

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.