HISTORIA DEL ARTE EN CÓMIC: EL MUNDO CLÁSICO, de Pedro Cifuentes

Título original:
Historia del Arte en Cómic. vol 1, El Mundo Clásico HC
Sello: Desperta Ferro
Guionista: Pedro Cifuentes
Artista: Pedro Cifuentes
Publicación España: Junio 2019
Valoración: Sobresaliente en Historia del Arte

Los docentes. Esa especie que deja en nosotros una huella más profunda de lo que creemos en nuestros años escolares. Los hay que han caído en el olvido, los hay que pasaron sin pena ni gloria, los hay que insuflaron casi devoción en nosotros por una materia determinada.

Cada uno, fiel a unos métodos de enseñanza y a unas formas de impartir clases que, en ocasiones, no se correspondían en absoluto con las líneas marcadas en los libros de texto con los que seguíamos las clases ni se ajustaban a los procedimientos del resto de los docentes.

Me pregunto qué tipo de libro hubieran confeccionado algunos de mis profesores de infancia y adolescencia si hubieran tenido la oportunidad de personalizar sus materiales de apoyo y elaborarlos al gusto.

Haciendo literal el dicho, cada maestrillo tiene su librillo, un profesor de secundaria de Castellón se ha sacado de la manga…

HISTORIA DEL ARTE EN CÓMIC:
EL MUNDO CLÁSICO

de Pedro Cifuentes

Los que ya tenemos una edad miramos con algo de envidia cómo los libros de texto se han ido actualizando y amoldando a los nuevos tiempos. Aunque los escolares de hoy los sigan percibiendo con esa misma animadversión o desconfianza que nosotros, hay que reconocer que la presentación de los contenidos es actualmente, sin duda, mucho más amable y atractiva. Pero este Historia del arte en cómic: El mundo clásico, los supera a todos ellos por goleada.

Pedro Cifuentes es profesor de sociales del Instituto de Secundaria Miquel Peris i Segarra. Armado con una espada láser y con dibujos, se dedica a enseñar a sus alumnos Historia del Arte. Amantísimo del noveno arte, Pedro Cifuentes comprende el potencial y atractivo del medio así como sus capacidades didácticas. Esto le ha llevado a la hora de exponer los contenidos obligatorios del currículo educativo un estadio más allá de utilizar tebeos como herramienta pedagógica en las aulas al servicio de la enseñanza y del aprendizaje. Este profesor de ciencias sociales de métodos ciertamente renovadores (recibió en 2010 el Premio Nacional de Educación para el Desarrollo), en una vuelta de tuerca al uso de tebeos en ámbito escolar y en un ejercicio de innovación pedagógica, ha creado su propio cómic con el que trabajar en clase.

Y usar un sable láser como puntero es muy buena.

Esta Historia que ahora disfrutamos en nuestras manos también tiene su historia.

Sus primeros intentos de publicación con editoriales fueron un fracaso. Tras la negativa de varias, inició un Verkami que finalizó con un tremendo éxito. Ahora forma parte de la editorial especializada en historia Desperta Ferro.

Lo que encontramos en este volumen supone el ideal (tanto para profesores como para alumnos) de lo que una clase de historia debiera ser: un viaje al enclave objeto de estudio con el fin de realizar una aproximación conceptual, histórica y social para apreciar in situ la importancia cultural y patrimonial del momento a estudio. Y si encima cuentas con el testimonio directo de personalidades de la época, qué más se puede pedir.

Suena Trajano para la SDCC.

Pedro Cifuentes colgó el pasado año este vídeo indicando en qué consistía ese proyecto de Verkami. Allí explica el porqué de esa unión noveno arte – enseñanza y de ese artefacto que es Historia del Arte en cómic.

Un Pedro Cifuentes transmutado en El Profe es el jefe de expedición en un fantástico viaje al mundo clásico en la hora de historia del arte del instituto. Bien acompañado por un grupo de alumnos (CPU, Tomás, Isadora, María y Andrea) y por Lómper, un carismático perrete, recorrerá los hitos fundamentales del arte clásico.

He ahí las bondades de un buen docente: aquel que tiene la capacidad de teletransportar en el tiempo y el espacio a su auditorio, captando la atención de sus alumnos, sembrando la curiosidad y propiciando el aprendizaje.

Constatando la existencia de casos como este, más que a fuerza de repetirlo como un mantra, la transmisión de conocimientos no tiene por qué estar indisolublemente ligada a términos como tostón o aburrimiento. En general este tebeo y en particular los agentes de la historieta (como Cifuentes los denomina) protagonistas del mismo, ofrecen una versión muy dinamizadora del hecho en sí del aprendizaje, despertando el interés por la adquisición de conocimientos mientras observamos a estos agentes entrar en contacto con las civilizaciones clásicas Meditarráneas, las antiguas de Centroamérica, las del Próximo y Oriente Medio o la China y con secundarios de lujo interactuando con ellos como Leonardo da Vinci, Hipatia, escribas sumerios, la poetisa Safo de Mitilene o Heródoto de Halicarnaso.

Esta casa griega es una ruina.

Pedro Cifuentes ha orquestado un estupendo guión en el que la narración fluye de forma natural. Y es que la curiosidad es el eje argumental de un periplo que nos lleva a Atenas, Roma, Éfeso, Micenos, Pompeya, Petra y algún que otro museo, entre otros escenarios. A partir de allí, una articulación impecable de ingredientes, donde conocimientos y entretenimiento se imbrican de manera orgánica y amena. Ofrece rigurosa información elaborada pero también sintetizada sobre diversos conceptos relativos a la historia, arte y arquitectura del mundo clásico. Entre sus viñetas son constantes las cuñas y los apuntes informativos de carácter explicativo. Así, nuestro particular profe de arte nos aclara la terminología propia de la materia, hablándonos de las proporciones clásicas, de mitología, de la composición de las ciudades en la antigüedad, del Renacimiento y de un buen número de cuestiones más. El desarrollo de las diversas artes en la época clásica son las protagonistas; por las páginas de este tebeo vemos desfilar de forma preeminente a la arquitectura y escultura, además de a la pintura y la literatura. Otro aspecto en el que nuestro profesor incide es en las referencias contextualizadas a destacados nombres de esas artes mencionadas, interactuando con las cuestiones planteadas.

Pero lejos de abrumar con infinitos datos, esas interpelaciones teóricas e históricas enriquecen y completan la obra por la forma en que han sido redactadas, concebidas y en que se insertan en la narración. Se puede decir que nos brinda píldoras para que, según nuestros intereses, sigamos tirando del hilos.

Lo de los Imperios.

Pero volvamos a nuestros conductores, esos dicharecheros personajes que protagonizan el tebeo con los que el lector empatiza al instante. Casi basados en personajes reales, aportan un toque de frescura y proximidad al relato. Al igual que los diálogo ágiles que plantea Cifuentes y el coloquialismo imperante que convive con los términos específicos y el rigor en el uso del vocabulario. Y, por supuesto, esos toques de humor que aportan tanto los chavales como Lómper.

El tebeo tiene un formato apaisado, perfecto para representar la majestuosidad del mundo clásico. De esta manera, en una página o mediante splash-page las maravillas arquitectónicas de la antigüedad clásica y la influencia helena o románica en diversos territorios se vislumbran en todo su esplendor. Pedro Cifuentes practica un dibujo que sin caer en el barroquismo de la minuciosidad, responde con efectividad a su voluntad: hace reconocibles todos y cada uno de los escenarios históricos, monumentos arquitectónicos y artísticos, mostrando inequívocamente los diversos elementos estructurales. Las diferentes plantas de los templos, el uso de la espiral aurea en el diseño de edificios, las secciones de construcciones como el Partenón, los anfiteatros o el Panteón, las clases de escultura… No podía faltar la representación de los archiconocidos órdenes clásicos (orden dórico, jónico y corintio, ¿recordáis?). Se acompaña gráficamente, además, de esquemas y planos que apuntalan, contextualizan y se detienen en aspectos a destacar, complementarios o de importancia para la correcta interpretación de la información.

Aprender es divertido ;)

En su conjunto supone una inteligente utilización de las posibilidades comunicativas del noveno arte poniéndolas al servicio de la docencia. Los recursos que desde la ficha del tebeo en la web de la editorial se ponen a disposición del público son un extra con el que multiplicar el valor del material elaborado por Cifuentes.

No sé si es por deformación profesional, pero uno de los elementos en los que siempre me fijo cuando tengo un libro entre las manos son las guardas. Estas me parecen sencillamente maravillosas: el autor las ha aprovechado a modo de entradas enciclopédicas. En la delantera se retratan las siete maravillas del mundo clásico, mientras que en las traseras son los Dioses del Olimpo los que copan el protagonismo.

Por lo que se deduce de las últimas páginas del tebeo y de las informaciones que el autor va colgando en su cuenta de Twitter (@krispamparo), parece que habrá una próxima clase de historia del arte a finales de año en la que Pedro Cifuentes nos hablará del arte románico, gótico e islámico. No me la pienso perder.

Este profe siempre en mi equipo.

Este volumen fruto de la pasión por el cómic, el arte y la enseñanza, que formalmente se encuentra a medio camino entre la historieta de aventuras, el manual teórico y el cuaderno de viajes (en el tiempo, por supuesto), es la demostración práctica del poder del tebeo como vehículo de conocimientos e historias. Es el vivo ejemplo del “Sí, se puede”. Pero, sobre todo, del buen hacer. Historia del arte en cómic es un producto muy digno, en el que en absoluto se explicita a voz en grito en cada viñeta una voluntad aleccionadora e introducida con calzador, que pudiéramos pensar que podría tener una obra cuyo público objetivo son los estudiantes de secundaria y los docentes. Nada más lejos de la realidad. Lo que está implícito en sus trazos es el amor por el arte, la voluntad de mostrar los vestigios de nuestro pasado, la invitación a descubrir y la toma de conciencia del legado patrimonial. Y todo ello no es capital exclusivo de quien se halla en edad escolar, ¿verdad?

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.