HIJOS DE LAS BALLENAS. La esperanza efímera

Título original: Kujira no Kora wa Sajō ni Utau (クジラの子らは砂上に歌う)
Fecha 1ª emisión: 8 de octubre, 2017
Estudio: JC Staff
Director: Kyohei Ishiguro
Temporadas: 1
Episodios: 12
Género: Acción / Fantasía
Valoración: Promete el cielo, pero termina enterrado en la arena /10

El anime puede no ser un mero producto de entretenimiento. Por su naturaleza compuesta por múltiples disciplinas artísticas, es relativamente fácil presuponer que alguna de éstas puede realmente sobresalir de la media de una manera tan abismal que siente un nuevo estándar en su campo. Pero tranquilas, hoy no tocará hablar de un caso así. Aunque cogido por pinzas, sí que hay que seguir un poco el razonamiento anterior para poder concluir que la animación japonesa tiene una capacidad especial para transmitir historias y sensaciones, algo que muchas veces se pierde en los temidos live action de películas o series. Y es que los elementos artísticos del anime ofrecen un sinfín de posibilidades para ideas que, ciertamente, puestas en otro formato de entretenimiento, perderían sin ni siquiera haber empezado. Uno de los géneros que más, y mejor, se pueden explotar es el de la fantasía, allí donde se pueden crear nuevos mundos, nuevas reglas y nuevas leyes a las que dar forma de la manera más ingeniosa posible y sin ningún límite gracias a la fácil capacidad de adaptación del arte de la animación, y ésta es la idea de partida que nos vende Netflix en uno de sus nuevos animes, Hijos de las Ballenas.

Así se han quedado después de ver a un judío mazado de madera andando por sus calles…

Chakuro es el cronista de la Ballena de Barro, un islote que viaja sin rumbo a través de un mar infinito de arena. En este curioso biotopo, la sociedad se ha desarrollado principalmente, y como es natural, en dos grupos, los marcados y los no marcados. Aquellos denominados como los marcados son las personas que poseen Timia, una extraña fuerza que les permite mover objetos sin tocarlos. Aunque también tiene una contraposición, todas ellas poseen cortas vidas, ya que llegan a un punto en el que su envejecimiento es imprevisto e inmediato. Gracias a su longevidad, los no marcados son los que poseen el poder político y organizativo de la isla, a través del consejo de ancianos, quienes dictan las normas para que la alcaldesa las ejecute. Aunque, como todo órgano de poder político, también son las personas encargadas de guardar los secretos de la isla. Pero todo esto se tambalea cuando, en su rumbo, se topan con un islote de un tamaño considerable, y al inspeccionarlo en busca de reliquias o materiales de interés, encuentran algo inconcebible. En un mundo en el que ellas eran las únicas, se topan con Lykos, una joven que se encontraba en este trozo de tierra hallado por casualidad, y que hará que la vida no vuelva a ser la misma jamás en la Ballena de Barro.

El protagonista de toda esta historia y a través de quién la conocemos es Chakuro, este chico de 14 años, perteneciente a los marcados y que se encarga de registrar cada día lo sucedido en su mundo. Esta tarea es de vital importancia, no ya en la serie en sí que nos sirve de excusa para conocer todos los hechos desde un punto de vista personal y directo, sino para la ambientación de la misma. No podemos saber a ciencia cierta como serían otras vidas, otros mundos, pero hay ciertas cosas que siempre, sea el desarrollo que sea, siempre aparecerán, y una de ellas es el registro de la historia. Cualquier sociedad se vertebra en torno a su pasado, y ese pasado no puede conocerse sino es a través de los registros, las crónicas, los libros o cualquier otra forma de recoger las experiencias de los antepasados. Esta idea será una idea central y recurrente en la cabeza de Chakuro, incluso después de su encuentro con Lykos y los cambios que eso traerá, su tarea principal seguirá siendo la misma y la narración nos lo recordará, marcando la importancia de esta labor por encima de muchas otras.

¿Qué dices de que la tortilla de patatas no lleva cebolla?

Y siguiendo la narración circular típica asiática, toca volver a hablar de la parte que salva al anime sin duda, la animación. La narrativa de la historia está muy depurada, pero empieza con grandes expectativas y se vuelve simplista y previsible. Los hechos mismos de la historia muchas veces parecen espontáneos, salidos de la nada porque sí y que vuelven a desaparecer por un argumento tan sólido como la exosfera. Pero el dibujo, ¡Ay, el dibujo! El mundo que presentan es un mundo absolutamente distinto al que estamos acostumbradas, y la capacidad de que podamos no sólo entenderlo sino admirarlo sin problemas es todo gracias a la animación. Los juegos de contraste entre las figuras resplandecientes, con colores de neón y bordes curvos para los elementos mágicos y los fondos lineales con tonos pastel estilo crayón ofrecen un entorno fabuloso para que los personajes se muevan con una sensación de fluidez y naturalidad asombrosas. Además, estos mismos personajes poseen una característica esencial para la serie, pese a su aspecto juvenil, muchas veces incluso infantil, la capacidad de transmitir emociones de manera fiel, real y sin ser sobredimensionadaa es fabulosa. Sucederán hechos trágicos, tristes, esperanzadores, tenebrosos, y cada uno de ellos traerá unas expresiones faciales perfectamente mostradas en sus rostros que nos harán, no sólo creernos la historia, sino empatizar y compartir cada una de esas sensaciones.

Esta serie de aventuras cuenta con su propio manga aún en curso, por lo que para nada tiene un final conclusivo ni esta será su única temporada. De momento, pese a tener un inicio prometedor y un mundo apasionante que explotar, la serie decae a lo largo de los episodios, haciéndose incluso difícil de acabar. Pero no dejan de ser 12 episodios de 20 minutos cada uno, que realmente sólo por el arte de la animación y la expectativa de que en futuras temporadas mejore merece la pena. Ya sabéis, mientras haya luz, habrá esperanza.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.