HÉROES EN CRISIS, de Tom King y Clay Mann

 


Título original
:

Heroes in Crisis HC
Sello: DC Comics
Guionista: Tom King
Artista: Clay Mann
Contenido:

Heroes in Crisis #1-9 (Nov. 2018 – Jul. 2019)
Publicación USA: Septiembre 2019

Publicación España: Mayo 2020 (ECC)
Valoración: Crónica del síndrome de estrés postraumático

 

Muchos piensan en el superhéroe como en algo ridículo y estúpido, quizá porque no se hace un análisis comparativo adecuado. Es cierto que un tío que lleva los calzoncillos por encima de los pantalones no es una imagen que infunda demasiado respeto, pero si lo planteamos de una forma algo diferente, la cosa cambia. ¿Y si comparáramos a Superman con Jesucristo? Puede parecer una herejía, pero pensémoslo con calma. Enviado por su padre a la tierra; acogido por una pareja que lo cría y lo educa hasta que tiene la edad suficiente para mostrarse al mundo; capaz de obrar auténticos milagros; Superman incluso murió y resucitó intentando salvar a los hombres de un terrible peligro. ¿Y ahora? ¿Dónde queda entonces lo ridículo? ¿En el aspecto? Muchos dirán que las sandalias tampoco es que dignifiquen demasiado…

HÉROES EN CRISIS
de Tom King y Clay Mann

No soy Jesucristo. Siguiente pregunta.

Superman es Jesucristo porque Jesucristo es el héroe. Es el arquetipo que sigue a rajatabla un camino seguido por multitud de personajes mitológicos a lo largo de la historia. Iniciación, muerte, resurrección… Puede parecer inapropiado, pero no por eso deja de ser verdad. Del mismo modo, los superhéroes se han convertido en la nueva mitología a la que aferrarse buscando ocio y diversión, una válvula de escape con la que huir del estrés, auténtico demonio de esta nuestra época. En el fondo, esos seres con capas y trajes chillones no son tan diferentes de Teseo, Gilgamesh, Perseo o Hércules. Diferentes visiones de un constructo de la creatividad del hombre que obedece a un canon impreso en la memoria colectiva que forma el conjunto de todas nuestras imaginaciones.

Y como cualquier poema épico que se precie, los superhéroes necesitan de sus poetas, de sus trovadores. Y no vale cualquiera. Podría parecer que sí, pero el talento es un factor fundamental para hacer historia verdadera en el mundo del cómic americano, una industria despiadada que antepone la producción y el beneficio a cualquier otro factor. Muchos pueden hacerlo, pero no todos valen. Muchos pueden hacerlos, porque hacerlo mal es sencillo. Lo complicado es escribir cómics de superhéroes y dar la sensación de que estás haciendo algo más grande. Algo mejor. Algo que trasciende la fachada para hincarse como un colmillo en el meollo del asunto, del tema, de lo que de verdad quieres contar.

Al menos tenemos café de máquina.

Porque, como en la mitología y en la religión, la historia es sólo la excusa, el decorado que utilizamos para hablar de nuestros temas, de nuestras movidas, de lo que en realidad nos interesa. La vida, la muerte, el dolor, el amor y las consecuencias que tienen los traumas en las personas que los sufren. Para Tom King el superhéroe es una bomba de humo que te lanza a los ojos para desplegar bajo su niebla confusa lo que de verdad quiere contar. Historias de personas que han sufrido, que han perdido y que tienen que seguir viviendo cargando con ese duro trance.

Es cierto, Héroes en crisis está muy lejos de ser el mejor trabajo de Tom King. Muy, muy lejos. Yo incluso la clasificaría como obra fallida. El fondo es bueno, pero la forma sobre la que se construye es una completa estupidez y hace aguas por todas partes. Supongo que, en este caso, eso es lo de menos. Lo importante es demostrar que cualquier género es adecuado para hablar de lo que nos interesa y que, al final, todos hablamos de lo mismo. Los rayos láser, las naves espaciales, los combates de seres imposibles más grandes que la vida. Nada de eso importa. Y quizá no parezcan el vehículo más adecuado para llegar a conclusiones filosóficas sesudas y vitales, pero es precisamente ante el reto que supone trascender de lo evidente para hacer algo mucho más grande donde los buenos contadores de historias destacan. Y King lo es. No tengo ninguna duda de ello. No siempre iluminado, no siempre fino, pero lo es. Al fin y al cabo nadie es perfecto, ¿no? Ni siquiera Superman. O Jesucristo.

Todo esto antes era ciudad.

Publicada en el DIARIO DEL ALTO ARAGÓN el 31 de Mayo de 2020

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.