HELLBOY EN EL INFIERNO: “El Descenso”, de Mike Mignola

 


Título original
:
Hellboy in Hell: The Descent TPB

Sello: Dark Horse
Guionista: Mike Mignola
Artista: Mike Mignola
Colorista: Dave Stewart
Contenido: Hellboy in Hell #1-5 (Dic. 2012 – Dic. 2013)
Publicación. USA: Mayo 2014

Public. España: Mayo 2014
Valoración: Diario de un viaje turbulento/10

 


Bajo un manto de sangre se perdió.

Con una herida de la que brotaba un río rojo.
Y así, descendió a los infiernos.
Y allí lo encontré…

HELLBOY IN HELL
de Mike Mignola

“Es por mí que se ve la ciudad del llanto, es por mí que se va al dolor eterno y al lugar donde sufre la raza condenada, yo fui creado por el poder divino, la suprema sabiduría y el primer amor, y no hubo nada que existiera antes que yo, abandona la esperanza si entras aquí.”

Así, como Dante Alighieri descendiera una vez a los infiernos, nuestro gigante rojo hará lo mismo en esta ocasión. Bajo la mano de Mike Mignola, Hellboy conocerá sus orígenes, turbulentos, como las aguas del Aqueronte, donde las almas impuras se revuelven hasta el fin de sus días. Donde sus enemigos le esperan para saciar su sed de venganza, pecado capital que los llevó a ser ajusticiados por su propia mano, aquella tan deseada por todos y que traerá la desolación, esa que no le pertenece y que no lo hará nunca.

Así pues, después de derrotar a Nimue convertida en dragón en la capital británica, esta se llevará su corazón, y con ello el alma de Hellboy, a los infiernos donde, junto a un personaje misterioso emprenderá la que parece ser la primera de las pruebas para afrontar las misiones que le han sido designadas por el destino, el cual no parece ser muy alentador para nuestro héroe.

Pero nuestro autor no se queda ahí, en esta nueva entrega ha decidido crear un velo misterioso que hace que todo lo que descubrimos junto a nuestro niño infernal no sirva para darnos información de lo que se avecina, sino para despistarnos. En todo momento los cambios de situación hacen que la acción se rompa abruptamente para focalizar sobre otra cosa y después volver a la trama principal, pero, ¿por qué? Eso es algo que no podemos saber hasta el último momento, hasta que Mignola decida decirnos qué es lo que tiene preparado para Hellboy.

De esta manera, aúna un guión oscuro y fascinante con un arte anguloso y sombrío, algo que no hace otra cosa sino resaltar lo dantesco de la situación del protagonista. Esto causa una impresión de incertidumbre y reafirma lo irreal de la situación, pues no hay que olvidar que junto con el protagonista y sus diversos acompañantes estamos recorriendo el infierno, mundo ficticio que nos acompaña desde el principio de los tiempos.

He destacar la gran elección de la paleta de colores que hace Dave Stewart, pues los diferentes tipos de rojo y los claroscuros encajan a la perfección con la historia, así como la disposición de las viñetas, que sirven para enfocar los aspectos que quiere el autor, como se haría en una narración tradicional, creando esa lectura fluida y el efecto de estar leyendo una novela en lugar de un cómic. Pero esta impresionante paleta no es la única, pues los diferentes tintes se consiguen con la inclusión de diferentes arcos pictóricos. De este modo, cuando Hellboy es visitado por tres fantasmas que le muestran su pasado, presente y futuro, la elección cambia desde los tonos sepia hasta los más brillantes con una transición dulce y serena en un perfecto degradado. Por otro lado, la inclusión de la paleta de verdes crea una separación de los diferentes círculos del infierno que hace contraste con el resto de colores, relajando la vista y permitiendo una distinción clara de los espacios de la acción.

A este escritor no se le escapa ni el más mínimo detalle. Y es que leer una trama como esta, para los que somos unos adictos de la literatura es una verdadera delicia, no sólo por las inmensas referencias literarias, sino porque la elección de las mismas y el tratamiento que les da son lo que la hacen verdaderamente original.

Si soy sincera, he leído muchas obras en las que los autores hacen referencias a obras como La Divina Comedia de Dante Alighieri, pero sin un buen resultado. El hecho de que esta obra sea tan particular en su argumento y su estructura, hace muy difícil el poder hacer una referencia, aunque sea velada, sin causar una catástrofe o que la evidencia no sea demasiado evidente y que esto provoque un rechazo en el lector. Lo mismo puedo decir de una obra como A Christmas Carol de Charles Dickens, cuento infinitamente revisitado, tanto por la literatura como por el cine.

Pero, en este caso, Mignola consigue que las referencias a estos dos grandes titanes sean vistas por un lector con un poco de conocimiento en el ámbito literario y que no pasen desapercibidas para alguien poco experimentado, pues el hecho de escoger dos obras tan conocidas le permite poner influencias más vistosas y conocidas, como lo son los tres espíritus que visitan a nuestro protagonista, pasado, presente y futuro, y que lo llevan a un viaje por estas tres épocas de su vida, o el viajero que lo acompaña y ayuda, como Virgilio en la obra de Dante, a través de los caminos del infierno. Pero también otras menos reconocibles como lo son la aparición de los tres espíritus que encarnan el mal (la loba, el león y la serpiente), disfrazados de habitantes del infierno, la entrada a la ciudad de Pandemonium como reflejo del paso por las puertas del infierno o el descenso a la cámara del rey de los infiernos.

Es de esta manera cómo el autor consigue dividir la obra en dos partes principales: la misión que debe cumplir Hellboy y la búsqueda de sus orígenes, sirviéndose de estas dos obras referenciales para encontrar la manera de incluir estos dos viajes, tan distintos y tan similares al mismo tiempo, sin que haya un conflicto entre los mismos. Mignola hace que la acción sea una y varias al mismo tiempo, cosa que le permite focalizar en lo que le interesa y pasar por encima de otros elementos de la historia, algo que utiliza para desviar la atención del lector y mantener el suspense hasta el final, para hacer que pique el anzuelo y siga leyendo, manteniendo la tensión y el interés por la obra.

“Una delante era bermeja,
las otras eran dos, que a aquella se unían
de cada hombro en el medio,
y se juntaban en el lugar de la cresta:
la derecha parecía entre amarilla y blanca,
la izquierda a la vista era tal cuales son
los que vienen de donde el Nilo se encauza”

La Divina Comedia, Dante Alighieri.

Así que… ¿Recomiendo esta obra? Por supuesto, tanto para los locos de la literatura como para los locos del cómic, porque es una gran obra, porque hay que tenerla en la estantería, en el ordenador, donde sea que queráis tenerla, pero tiene que estar a vuestro alcance, porque es una delicia y un placer prohibido y oscuro a degustar. Y todos sabemos que esos son los mejores placeres. Además, no hay otra forma para descubrir si nuestro héroe consigue salir del averno.

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe