HEL’BLAR, de Álex y Sergio A. Sierra

 


Título original
:

Hel’blar: Les Chasseurs de Draugar

Sello: Sandawe
Guionista: Sergio A. Sierra
Artista: Álex Sierra
Colorista: Álex Sierra
Publicación original: Febrero 2017

Publicación España: Marzo 2017 (Yermo Ediciones)
Valoración: Quiero un Draug para Navidad /10

 


Con la llegada del invierno, la niebla, la lluvia

y la nieve hacen acto de presencia…

Pero no son las únicas

En la oscuridad se ocultan seres que no solemos ver…

HEL’BLAR: Los cazadores de Drauger
de Álex y Sergio A. Sierra

Si me preguntáis por qué esta vez me ha dado por escribir sobre vikingos, pues no sabría deciros por qué. Yo estaba en una librería con unos amigos y cuando vi la portada mis ojos, simple y llanamente, se fueron hacia este cómic; y cuando abrí la portada no pude hacer otra cosa que quedarme maravillada. Así que decidí llevármelo y hasta ahora ha estado en la librería de “pendientes”, hasta que con la llegada de las primeras nevadas, el frío y la niebla me acordé de él. No os voy a mentir, no es el tipo de historias que me suelen llamar la atención, leo de todo pero la mitología nórdica no es algo que conozca en profundidad o que quiera leer por curiosidad, pero con esta obra no me he podido resistir.

Así pues, en este primer tomo, Álex y Sergio A. Sierra nos cuentan los eventos ocurridos en el pueblo vikingo de Lagarvik, ubicado en los territorios de la hoy conocida Noruega. ¿Y esto qué tiene de especial? Pues que en estos lares la vida cotidianamente pacífica de sus habitantes se ve interrumpida por la aparición de unos seres sobrenaturales que atacan la aldea sin motivo aparente y secuestran a los hijos de su jarl (jefe), lo que hará que parte de los supervivientes se enfrasquen en una aventura llena de misterios, magia y supersticiones.

Es de este modo, y a través de los personajes, que vamos conociendo poco a poco una de las leyendas más oscuras de la mitología nórdica. La de los draugar, seres del más allá, soldados muertos que no han cruzado las puertas de Hel. Berserkers sobrehumanos que sirven a un propósito desconocido que va más allá del entendimiento y que puede cambiar la rueda del destino.

Eso sí, este escenario tan violento, desesperanzador, amenazante, místico y complicado no sería lo mismo sin el arte de los hermanos Sierra, quienes, cada uno en su campo, consiguen aunar mito y realidad con las tonalidades perfectas para crear un suspense que hace que el lector devore las páginas sin ver pasar el tiempo. Y es que el dibujo de Álex es de una fineza tan realista que da la impresión de estar dentro de las viñetas, con cada trazo, con cada expresión, con cada escorzo, hace que la historia nos envuelva de forma mágica. Pero no es solo por esto que nos vemos envueltos en este mítico universo, sino que el color se aúna perfectamente con el dibujo. La paleta escogida se podría decir que es casi perfecta, cambiando en cada situación de las tonalidades cálidas a las frías conforme la historia avanza, separando el mundo real con el fantástico, haciendo que pongamos los pies en la tierra o que nos dejemos llevar.

Pero no es el dibujo y el color el que lo hacen todo a lo largo de las cuarenta y ocho páginas de este primer tomo, sino que el guion construido por Sergio hace que las viñetas tomen vida, que nos sintamos atraídos rápidamente hacia los personajes y que nos enfrasquemos en la aventura como si los acompañáramos en su periplo, sintiendo sus mismas emociones. Esto, aunado al suspense que crea con la incertidumbre de la aparición de una amenaza como los draugar, es lo que da al argumente ese “no sé qué” que hace que nos peguemos a las páginas y queramos saber más.

¿Veredicto final? Esta obra es de esas que hay que leer al calor de una buena manta, con un chocolate caliente en la mano y sin perderse ni un solo detalle. Porque el universo está tan bien creado que es un deleite. Y no es para menos, pues los propios autores nos dan a conocer en las últimas páginas que se han inspirado en videojuegos, series y leyendas nórdicas para crear este magnífico compendio que, al menos yo, guardo como uno de mis pequeños tesoros.

Y hasta aquí la incursión por las leyendas nórdicas,

espero que nos encontremos en el Valhalla,

y no ante Hela.

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe