Guest Zhéroes #4: “GOTHAM, ciudad de locos”, por Sergio Mena

Sergio Mena es guionista y músico. Le gusta dibujar y fotografiar cosas. Creció rodeado de “Mortadelos”, “Tintines” y mutantes, engendrando una voracidad lectora que le ha acompañado toda la vida. Frank Zappa, George Carlin y Osamu Tezuka cambiaron su mirada y el “Aburrirse es besar a la muerte” de Gómez de la Serna conforma su lema vital.

GOTHAM
Ciudad de locos
por Sergio Mena

Lo huelo. Cada latido en la piedra. Cada pulsación de ceniza recorriendo las venas de esta ciudad. Cada ser humano que camina a cientos de metros sobre la fina línea de la incertidumbre. La pareja discutiendo, la sombra agazapada en el callejón, la orina, el hielo, la oscuridad…

Calles que han visto como la tecnología atenazaba con sus garras la vetusta arquitectura. Travesías que han contemplado arder sueños y promesas. Sonidos que destilan melancolía.

Una noche más, observo. Las gárgolas de la catedral flanquean mi eterna vigilia, golpeadas durante siglos por un viento que insiste en traer el sabor de la bahía.

Una noche más, observo. Como un demiurgo que ve cómo su criatura se disuelve entre sus dedos. Sumido en el caos de lo inesperado. Aguantando la respiración hasta el amanecer.

Recuerdo que de niño, tras una pesadilla, Alfred se sentó a los pies de mi cama y me dijo: “La esperanza siempre lucha a muerte con la ignorancia y con el miedo”.

Sé que cerrar los ojos no impedirá ver a payasos sonriendo. Y que correr las cortinas no evitará que el crimen pueda llamar a tu puerta, pero el anhelo vive detrás de la máscara. Por eso estoy aquí. Huir no es la salida. Nunca lo ha sido, nunca lo fue.

A veces me pregunto si hay un final para esto. Si esta maldita ciudad ha tenido corazón alguna vez. Si vendió su alma al diablo hace cientos de años y eso desencadenó una maldición que todavía pervive, repitiéndose noche tras noche, día tras día.

No puedo dudar, mi destino pertenece a estas avenidas.

Gotham grita mi nombre. Gotham me llama.

EL ORIGEN

Invierno de 1940. Un joven guionista llamado Bill Finger mira con nerviosismo un folio en blanco. Su nueva creación, el hombre murciélago, se está vendiendo bien pero hay algo que no acaba de encajarle: el héroe vive en Nueva York. Superman tiene su ciudad, Metropolis ¿Por qué no inventar otra para Batman?

¿Civic City? No, eso no funciona. ¿Capital City? Demasiado obvio ¿Coast City? No, no vale”.

De repente una idea cruza su cabeza. En la estancia contigua hay un listín telefónico con miles de nombres. Seguro que ahí encuentra algo. Abre el volumen y comienza a pasar páginas. “Hermanos Grimmick, JC Penney, ¡Lo tengo!”, exclama, “Joyeros Gotham…GOTHAM, suena bien”.

Y así, nació Gotham City.

Aquel invierno de 1940 vería la luz el número 4 de Batman y en él, la primera mención a la metrópoli en la historia de Detective Comics…pero, ¿acaba aquí todo? ¿Es así de simple?

No, vais a descubrir a continuación que este evento encierra una serie de casualidades sorprendentes.

¿DE DÓNDE VIENE EL NOMBRE DE GOTHAM?

El pueblo de Gotham, el de verdad, está ubicado en el Condado de Nottinghamshire, Inglaterra. Su nombre viene del inglés antiguo gāt ‘goat’ (cabra) and hām ‘home’,(casa), es decir, “granja donde se guardan las cabras”.

Cuenta la leyenda que el Rey John (Juan sin Tierra) decidió un día visitar la villa de Gotham en uno de sus viajes a través del reino. Al conocer la noticia, los vecinos decidieron trazar un plan con el fin de evitar la presencia del monarca y su vasta cohorte real. Así pues, el día que la avanzadilla de heraldos llegó a la comarca se encontró con escenas dantescas: gente gritando en círculos, habitantes intentando pescar la luna en un lago y un largo etcétera de barrabasadas sin sentido.

Ante este panorama, el rey decidió pasar de largo no sin antes dotar al lugar de una falsa fama de loco (Goat Town), fama que quedaría registrada en el libro “Las alegres aventuras de la gente loca de Gotham (“The Merry Tales of the Mad-Men of Gottam”) publicado durante el reinado de Enrique VIII.

Bien, dejemos a nuestros excéntricos habitantes en su aldea y viajemos ahora unos cuantos siglos hacia delante.

EEUU, Nueva York. Washington Irving, hijo de un mercader inglés que había luchado en la revolución deja su carrera de abogado para dedicarse a la Literatura. En 1807, junto con su hermano y un amigo publica una revista satírica llamada “Salmagundi” o “Extravagancias y Opiniones del Señor Lancelot Langstaff y otros”. En ella, Irving comienza a llamar a Nueva York/Manhattan “La Ciudad de los Locos”. ¿Os suena de algo? Efectivamente, su ascendencia inglesa hizo el resto y el vínculo con Gotham, “el pueblo de los locos”, se fraguó.

Aunque la intención del escritor era la de reírse de sus vecinos neoyorquinos y de sus costumbres, el nombre de Gotham empezó a calar hondo entre la ciudadanía convirtiéndose durante mucho tiempo en el apodo oficial de New York.

Esta normalización del término acabó derivando en que algunos establecimientos adoptarán en sus nombres la palabra “Gotham”. Y es aquí cuando volvemos a llamar la atención sobre Joyeros Gotham, una tienda situada en el número 15 de Main Street.

Vale, la exposición nos ha quedado clara pero nos has contado algo de unas cabras (goat) y algo de estar loco. En España tenemos la expresión “estar loco como una cabra” pero ¿también se usa en Inglaterra? Explícalo, maldita sea.

Sigue leyendo…

ACT THE GOAT

Buscar el origen etimológico de una expresión o frase hecha te sumerge siempre en un elenco de posibilidades inmenso.

Yo en este caso, voy a escoger las opciones más obvias. Las cabras y los corderos tienen comportamientos diferentes al nacer: Los corderos una vez destetados se quedan junto a sus madres. Son fieles y sosegados. Por el contrario, los cabritillos, corren de un lado para otro como locos y tienden a escaparse de la manada.

Otra explicación interesante nos traslada a Marruecos donde existe un árbol llamado “Argán” que supone un manjar para nuestros amigos rumiantes. Si queréis conocer el final del relato, os invito a que busquéis en la red “cabras subidas en árboles”. Os va a sorprender.

ALGUNAS CURIOSIDADES

Antes de llegar al final de este artículo, y a modo de aperitivo, comparto con vosotros algunas “curiosidades” sobre la ciudad del murciélago:

  • Gotham, el pueblo, se pronuncia Goat-Em (Gout-am). Gotham, la ciudad de Batman, se pronuncia Goth-am (Goz-am) en un intento de buscar connotaciones adicionales.
  • En España hemos recibido el nombre literal pero en Sudamérica la llaman Gótica (o Ciudad de Gótica) France Herron y Jack Kirby utilizaron el nombre en Mr. Scarlet (Wow Comics nº 2) poco antes de la primera aparición en Batman. Esto vuelve a reafirmar lo extendido que era su uso en Nueva York.
  • Washington Irving es también el autor de “La leyenda de Sleepy Hollow”.
  • La placa de bienvenida que da nombre al pueblo ha sido robada en numerosas ocasiones.
  • La Batseñal no apareció hasta 1942.
  • La Batcueva hasta 1948.

GOTHAM, EL PERSONAJE

Acabamos…

Gotham se ha convertido en un repositorio de ideas forzado por una existencia de 75 años que exige reformular cada cierto tiempo un paisaje ya de por sí redibujado.

Que es un personaje más del universo Batman no sorprende a nadie a estas alturas. Durante décadas, el hombre murciélago ha mantenido una relación simbiótica con la ciudad; su carácter y su evolución como héroe, están estrechamente ligadas a la historia de la metrópoli.

Batman es Gotham, Gotham es Batman…y el Joker…y el Comisionado Gordon…y tú, que estás leyendo esto.

Una ciudad de locos. De locos como cabras. Eso es Gotham.

Me despido, hasta la próxima, y si vais a Gotham, al de verdad, no robéis la placa, que les molesta un poco. (Pero si lo hacéis, mandadnos un selfie).

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. lemmytico dice:

    ¡Mola! Me parece que este artículo ha pasado un poco desapercibido y la única crítica que le puedo hacer es que te quedas con ganas de mucho más, sobre todo viendo la profesión del autor.

    • Sergio dice:

      Al principio no tenía muy claro si era buena idea empezar el artículo en plan guión de cómic pero fue imaginar a Batman observando desde los cielos y el texto fluyó solo.

      Con un poco de suerte, y si me dejan l@s chic@s de Zona Zhero, pronto habrá más.

      ¡Gracias por tu comentario!

  2. lemmytico dice:

    Seguro que te dejan, están desesperados por publicar lo que sea. Hasta me han publicado a mi, imagínate.

    ¡Esperando esa continuación!

Deja un comentario, zhéroe