GUEST ZHÉROES #15: NUBIA, la amazona de ébano.

Por si no estáis siguiendo la actualidad de los cómics de DC, tal vez os gustaría saber que la editorial está últimamente apostando mucho por un personaje que se llama Nubia. Es una mujer negra, amazona, fuerte y decidida que está recibiendo mucho apoyo en los últimos tiempos hasta llegar al punto de que va a encabezar su propia serie. “Ay, pero esta DC, ya está con los sjw” “Ya han creado un nuevo personaje de mierda para contentar a las minorías” “HAN MATADO MI INFANCIA”. Bueno, si por tu cabeza ha pasado alguno de estos pensamientos, lo primero de todo, eres un imbécil. Lo segundo: pues Nubia en realidad no es tan nuevo personaje…

Para tratar sus orígenes tenemos que ponernos en perspectiva y remontarnos a los años 70. ¡Música disco! ¡Los Vengadores! ¡El Prisionero! ¡Las mujeres consiguen el derecho a voto en Suiza! ¡The Doors! What a time Durante esta época Wonder Woman pasaba por una era un poco tumultuosa. Digamos que había surgido una polémica muy gorda relativa al hecho de que Mike Sekowsky le había quitado los poderes al personaje y el movimiento feminista, harto del maltrato editorial a Wonder Woman, se opuso enérgicamente a este último movimiento. De hecho, la polémica acabó llegando a tales términos que DC canceló los ambiciosos planes de Samuel Delany de hacer todo un arco centrado en cuestiones más feministas. Una larga historia para otro largo momento.

Wonder Woman #204 (Feb. 1973)

Como respuesta DC pensó que el mejor autor para aprovechar la ola de popularidad de personaje… era el mismo tío que hundió la popularidad del personaje. Así que para escribir el número 204 llamaron a Robert Kanigher.

El escenario es un coliseo de amazonas (por la época la cultura grecorromana era un mix extraño) donde todas las espectadoras están animando como hinchas de fútbol. En el centro del anfiteatro, Wonder Woman tendida a los pies de una mujer misteriosa ataviada con una armadura que la cubre de pies a cabeza. Hipólita piensa, preocupada “Unless I reveal there are two Wonder Women—My daughter Diana Will die!” ¿Muy revelador, no?

La portada en este número en el fondo obedece un poco a la estrategia de marketing típica de Kanigher, que disfrutaba mucho usando diferentes clones de Wonder Woman como némesis de cada número, como gancho comercial, vaya. Solo que esta vez las cosas cambian un poco…

La historia en sí empieza básicamente borrando todo lo que pasó durante la era Sekowsky. I Ching (secundario habitual sekowskiano) muere, se pierden los recuerdos de toda esta época, Wonder Woman recupera sus poderes y su identidad superheroica, la Isla Paraíso vuelve. Pero hay un problema, y es que cuando las amazonas están celebrando el regreso de Wonder Woman, de repente aparece una forastera enmascarada que desafía a Diana por el derecho de representación amazónico. Es decir, se marca un Artemis antes que Artemis.

El duelo termina con un empate. Hipólita, que sospecha conocer la identidad de la extraña mujer, la ordena quitarse el casco y que revele su identidad según la ley de las amazonas. La forastera obedece y grita orgullosamente: “I am Nubia! Wonder Woman of the floating island!

¡Toma giro de guion inesperado!

Kanigher probablemente se tomó esta historia como un número más de una larga carrera de más de 20 años escribiendo la serie. Una historia más de Wonder Woman, otra historia sobre clones, una nota a pie de página adicional en lo que él seguramente pensaba que era una ilustre trayectoria. Esto, en febrero de 1973. Maldito Black Lives Matter arruinando mis personajes.

Luego la historia de Nubia es retomada en un back-up del número 205. Aquí vemos como Nubia deja la Isla Paraíso con su tribu, una tribu representada de una manera que… en fin, los 70. Y así vemos como están teniendo un problema ya que varios campeones están intentando reclamar el derecho de casarse con ella. Mientras, Hipólita, que se ha quedado con la mosca tras la oreja, decide indagar en sus propias memorias para descubrir el origen de la misteriosa amazona.

Nubia siempre estuvo ahí, aunque no lo supiéramos.

Más adelante se descubre que. en su día. Hipólita en realidad hizo dos figuras de arcilla gemelas: una de luz, otra oscura. Los dos bebés nacieron gracias al amor de su madre, pero cuando iban a empezar a celebrarlo apareció Ares y secuestró al bebé oscuro. Perpetrado el acto siniestro, Ares decide entrenarla como una nueva pupila, para usarla en el futuro como arma contra las amazonas. El plan marcha sobre ruedas, pero en el momento decisivo Nubia decide ponerse del lado de Wonder Woman, y acaban derrotando a Ares sin más dilación.

Un lector inocente puede pensar que, con todo, es una trama interesante y preguntarse qué haría DC con esto. La respuesta es nada de nada. Nubia volvería a aparecer en una historia de Supergirl un año después, para luego pasar a la extinción absoluta. Ni siquiera se acordaron de ella durante la Crisis en Tierras Infinitas. DC ni la considera la primera superheroína negra de la editorial, ya que oficialmente ese honor se lo han cedido a Bumblebee, que nació en 1976.

Supergirl #9 (Ene. 1974)

Pero el caso es que en su concepto era una idea muy buena ¿Una Wonder Woman negra? Deme diez por favor. Por lo que posteriormente un puñado de autores muy frikis fueron tirando poco a poco de esta idea. El primer nigromante fue el guionista afroamericano Doselle Young que, junto al dibujante Brian Denham, trabajó en el anual número 8 con fecha de septiembre de 1999 para introducir a una nueva amazona: Nu’Bia.

Resulta que Nu’Bia era la amazona que guardaba la puerta de Isla Paraíso al inframundo, donde empezó una relación romántica con el dios zoroastriano Ahura-Mazda. Más tarde Doselle sería invitado a escribir dos números en la serie principal, dónde recuperó al personaje para una trama en Las Vegas. Al principio pudo parecer que la trama no terminó de calar, ya que no volvió a ser recuperada durante el resto de la continuidad post-crisis, pero habría que pensar que la idea todavía necesitaba calar un poco más en la mente del guionista medio de DC.

Grant Morrison afortunadamente se acordó de ella cuando hizo Final Crisis. Creó Tierra-23, un multiverso en el que todos los superhéroes de DC son negros, y en el caso de Wonder Woman le dio la identidad de Nubia. ¿Para qué romper lo que no está roto? Y lo mismo debió de pensar cuando la volvió a introducir en su serie de Tierra Uno recontando los orígenes de Wonder Woman y reinventándola como secundaria regular.

Probablemente el problema por el que no la vimos más siendo recuperada dentro de la continuidad tiene un nombre: Philippus. La lugarteniente amazónica creada por George Pérez ganó cierta popularidad entre los lectores y la comunidad afroamericana, y sin duda se convirtió en una secundaria muy querida. Yo aquí solo puedo especular que DC probablemente pensó que con una mujer negra en la serie ya tenían suficiente y no hacía falta hacer más. Una teoría altamente ridícula, pero no me sorprendería descubrir que es cierta.

En su aparición como Nu’Bia tendría un rol totalmente distinto.

Ha sido en los últimos años que DC fue metiendo un poco de inteligencia en sus neuronas, y se animó a recuperar al personaje con más insistencia y no solo como una anécdota. De hecho sería Tom Taylor quien llevaría al personaje más allá, haciendo que Nubia tome el papel de Wonder Woman en Injustice.

Durante la etapa reciente de G. Willow Wilson se presentaría a una renovada Nubia, que actuaría como secundaria dentro de todo el follón de la guerra civil amazónica con Grail de por medio. Y para afirmar más la importancia del personaje, durante la subsiguiente etapa Steve Orlando la mantendría como secundaria si no recurrente, al menos ocasional.

Nubia: real one (Feb. 2021)

Mientras tanto hay que matizar que a medida que el mundo de los fan-arts de superhéroes iba haciéndose más popular, no tardaron en aparecer dibujos que mostraban a una Wonder Woman negra, muchas veces usando la identidad de Nubia. Artistas como Gary Pope, render goddess, o Jasric, entre otros muchos, se permitieron dibujar, soñar con la posibilidad de una Wonder Woman afroamericana, y disimuladamente, Doselle Young y Grant Morrison habían otorgado las herramientas.

Tarde o temprano DC tenía que ponerse las pilas para aprovechar a este personaje y este año ha llegado el momento a través de varias iniciativas.

Primero, con un cómic destinado para el público joven llamado Nubia: Real One de L. L. McKinley y Robyn Smith, una obra que da el protagonismo total a Nubia y añade el enfoque juvenil, a lo que se suma el hecho de que esta línea hoy en día tiene una tremenda popularidad de cara al público. Una obra que por cierto os recomiendo muy fuerte, ya que trata en profundidad cuestiones relacionadas muy profundamente con la actualidad.

Luego vimos como en Future State, a través de los back-ups, se mostraba cómo Nubia recogía el testigo de Wonder Woman para representar a las amazonas en el mundo patriarcal. El problema de esta historia es que no sabemos a ciencia cierta cómo afecta Future State a la continuidad principal, pero es un hecho que no deberíamos pasar tampoco por alto.

Un traguito p’al pecho por lo bien que lo he hecho.

Y recientemente la hemos visto tomar un papel mayor en Infinite Frontier, debido principalmente a que tendrá su propia serie. En el evento virtual ComicsPro la vicepresidenta de ventas Nancy Spears anunció 11 nuevas series proyectadas para ser publicadas a lo largo de 2021 y, entre los títulos presentados, podía verse que hay planes para hacer una serie llamada Nubia and the amazons. Por lo tanto, si el proyecto acaba realizándose, significará que la amazona de ébano encabezará su propia sección dentro del universo de DC, lo cual sería ya su paso definitivo para convertirse en una parte inolvidable de la mitología superheroica moderna.

Sin duda Nubia es un personaje interesante que estará bien ver cómo es explorada a lo largo de los próximos años. Su ascenso de popularidad ha pasado un poco más desapercibido que el de otros personajes (como la de Yara Flor que ha entrado como una supernova) pero esto asegura al mismo tiempo que, en teoría, dicha popularidad está más asentada y, dada la antigüedad del personaje, cabría esperar que ha regresado para quedarse.

Are you talking to me?

Sin duda la idea de más Wonder Women pertenecientes a otras etnias es una que DC no debería abandonar. La amazona primigenia de DC fue creada por William Moulton Marston como una figura empoderante que debía liderar el feminismo y, como tal, hay que reconocer en la representación la existencia de mujeres provenientes de todo el mundo, reconocer la existencia de una parte enormemente importante del movimiento que históricamente ha sido maltratada y poco representada por la cultura pop. Lo que Kanigher seguramente no esperaba cuando escribió aquel ya lejano número 204 era que se convertiría en la única historia suya en Wonder Woman por la que acabaría siendo recordado.

Y es que Nubia al fin y al cabo es un símbolo muy poderoso capaz de destruir muchas barreras culturales. Un símbolo que ha venido para quedarse.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Guest Zhéroe

Cuenta para toda persona invitada o que quiera escribir algún artículo para la página. ¡Animaos zhéroes!

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.