GUARDIANES DE LA GALAXIA, Vol. 2. El retorno esperado.

Título original:
Guardians of the Galaxy Vol. 2
Año: 2017
Director: James Gunn
Guión: James Gunn (Cómic: Dan Abnett, Andy Lanning)
Fotografía: Henry Braham

Reparto: Chris Pratt, Zoe Saldana, Dave Bautista, Bradley Cooper, Vin Diesel, Michael Rooker, Karen Gillan, Kurt Russell, Sylvester Stallone, Elizabeth Debicki, Tommy Flanagan, Sean Gunn, Pom Klementieff, Chris Sullivan.
Valoración: ¿Cuánto falta para que estrenen el vol. 3? / 10

Sinopsis: Continúan las aventuras del equipo en su travesía por los confines del cosmos. Los Guardianes deberán luchar para mantener unida a su nueva familia mientras intentan resolver el misterio de los verdaderos orígenes de Peter Quill. Viejos rivales se convertirán en nuevos aliados, y queridos personajes de los cómics clásicos acudirán en ayuda de nuestros héroes a medida que el Universo Cinematográfico de Marvel continúa expandiéndose.

Cuando hace tres años Marvel estrenó Guardianes de la Galaxia nadie podría imaginar el tremendo éxito que iba a cosechar, tanto en crítica como en público, especialmente en público no comiquero. La secuela que se acaba de estrenar viene a confirmar este éxito entre un público que no está pendiente de la fidelidad al original, de los homenajes a la fuente o de posibles adaptaciones futuras. Después de todo, el público que va al cine lo que quiere es pasar un buen rato y eso amigos, es nada más y nada menos lo que ofrece Guardianes de la Galaxia Vol. 2.

No hace falta ser un magnate de Hollywood para saber que las claves de una secuela de éxito es coger todo aquello que funcionó en la original y llevarlo un paso más allá, manteniéndote fiel al espíritu, pero desarrollando más y mejor todo aquello que se había gestado previamente. Aunque parece una fórmula relativamente sencilla no todas las secuelas consiguen el efecto deseado (si me notáis algo irascible es que hace cuatro días vi John Wick 2 y me pareció todo lo que no debe ser una secuela) y no debe ser tarea sencilla si todo el mundo conoce aquello de “segundas partes nunca fueron buenas”. Pero en el caso que nos ocupa estamos ante una peli que explota todos los aciertos y lo hace desde el minuto, que digo minuto, segundo uno hasta que se encienden las luces de la sala y los acomodadores te obligan a irte. Hagamos un rápido repaso a dichos aciertos.

Todo en esta peli es brillante (je, brillante).

A los personajes ya los conocemos, con excepción de ese Baby Groot que sigue siendo Groot, pero no es el mismo que conocimos, por lo que es momento de profundizar más en sus relaciones ya sean sobre la amistad, familiares, amorosas, de camaradería y de respeto. Relaciones de todo tipo pero con un nexo común, la importancia de aceptar y ser aceptado, de sentirse parte de un grupo, de combatir una soledad marcada por una desgracia personal. Lo que viene siendo el ABC del manual del buen héroe. Para tal variedad de relaciones hacía falta un elenco más amplio y aquí está uno de los grandes aciertos de la peli: cómo ha sabido añadir (y desarrollar otros que ya habíamos visto) personajes nuevos pero con peso en la historia. Así, cada uno de los guardianes, excepto Groot que juega en otra liga, tendrán un compañero de fatigas con el que desarrollar su propio arco. De todos los personajes nuevos me quedo, sin duda, con los villanos de esta entrega. Esa adorable raza de seres perfectos, engreídos y mamarrachos como pocos, cuya personalidad brilla casi tanto más que su aspecto, tan impoluto y dorado. La estética de esta raza es visualmente magistral, destacando por encima de todo sus naves pilotadas a distancia desde una máquina recreativa futurista y su aparición bajo la nieve.

Toda la estética de la película, y por estética englobamos tanto el envoltorio visual como musical, es apabullante, plenamente consciente de que es la marca personal de la franquicia y, como tal, no se deja nada en el tintero. Desde la primera escena suena un tema clásico de los ’70 y veremos como los efectos del film sorprenden con un personaje “digital” perfectamente creíble (no como ese Moff Tarkin de Rogue One). Y ya a partir de ahí todo es un espectáculo de luz y sonido que hipnotiza al espectador, con momentos verdaderamente grandiosos en los que no te da la vista para disfrutar de todo lo que está pasando en pantalla. Si bien no es una peli cargada de acción, la escena de la primera huida de los Guardianes de sus perseguidores dorados y el clímax final son dos set pieces que se merecen estar entre las escenas favoritas de todo el fandom. Y la música, qué decir. Seguro que el Awesome Mix Vol. 2 estará ya en todas las listas de Spotify, pero me gustaría destacar la banda sonora original de Tyler Bates.

El ska sin gravedad, el baile que más lo peta este año en toda la galaxia.

El otro sello distintivo de Guardianes es el humor, siempre presente en las pelis Marvel con más o menos acierto, pero que aquí es un elemento más de la cinta. Todo el metraje está plagado de chistes, vaciles y situaciones absurdas, personificadas todas en la figura de, como no, Baby Groot. Como todo en esta secuela, el humor es excesivo y entiendo que pueda llegar a exasperar a más de uno, pero precisamente si hay una peli que se presta al cachondeo es esta, que es más una comedia de acción que una peli de acción con humor. Pero lo mejor es cómo se combina este humor con las escenas emotivas, que las hay a raudales, logrando un equilibrio que para sí quisieran otras producciones basadas en cómics de más enjundia. Y los momentos más divertidos son los que se inspiran en la cultura pop de los ’80, especialmente si, como yo, eres un hijo de esa época.

Pese a que a mí me ha encantado todo, de principio a fin, entiendo que hay elementos de la cinta que puedan disgustar a más de uno. No creo que haya nadie a quien no le guste (después de todo, si vas a ver Guardianes de la Galaxia Vol.2, ya sabes lo que vas a ver), pero sí que haya cosas que no le convenzan. El exceso de humor puede ser uno de los puntos más críticos, pero hay más. No todos los personajes funcionan al mismo nivel (a mi Mantis no me dice absolutamente nada), a la cinta no le hubiera ido mal alguna que otra escena más de acción y hay un exceso de CGI importante, así como un argumento bastante previsible y funcional.

Nunca tres palabras dijeron tanto, siempre que alguien te las traduzca.

Como algunos de vosotros ya sabréis (o no) mi vara de medir las pelis se basan en el momento en que las estoy viendo y me pregunto si las volveré a ver. Con Guardianes de la Galaxia Vol.2 no tuve tiempo a preguntármelo, absorbido como estaba ente tal espectáculo de luz, color, música, guiños, humor y acción. Una vez reposada la película y acabada esta reseña, la pregunta no es si la volveré a ver sino cuándo la volveré a ver. Y la respuesta es pronto, muy pronto…

PD: me dejo mil cosas en el tintero. No he explicado ni el argumento aunque realmente no hace falta, pero no me quiero ir sin decir que de las escenas post-créditos hay una, la de Groot, que me ha hypeado al máximo para ver ya el Vol. 3.

¡Nos vemos en la Zona!

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. arkhamkaveli dice:

    Completamente de acuerdo. Ya era difícil superar una película redonda y que sorprendió tanto y aunque el factor sorpresa aquí ya no existe ha conseguido ir más allá. Eso si, no perdono esto: “(si me notáis algo irascible es que hace cuatro días vi John Wick 2 y me pareció todo lo que no debe ser una secuela)” xD

    • Sin duda Guardianes 2 hace bueno aquello de “Si algo funciona, no lo cambies”. Más acción, más humor, más escenas increíbles, más música molona.. Va a costar encontrar a alguien a quien no le guste.
      Sobre lo de John Wick 2 está todo dicho en la reseña ;-)

Deja un comentario, zhéroe