GROOM LAKE, de Chris Ryall y Ben Templesmith

 

 

Título original:
IDW’s 100-Page Wonders: Groom Lake FC
Sello: IDW Publishing
Guionista: Chris Ryall
Artista: Ben Templesmith
Contenido: Groom Lake #1-4 (Mar. – Jul. 2009)
Publicación USA: Octubre 2016
Public. España: –
Valoración: Hay un platillo volante en mi sopa/10

 


El lago Groom no es un lago cualquiera y no le hace falta la leyenda de albergar a un monstruo o dinosaurio con nombre de peluche para estar en boca de no pocas personas. Situado en Nevada, el salar tiene al sur la famosa y misteriosa Área 51. Una zona militar estadounidense vinculada a multitud de teorías conspiranoicas con extraterrestres y demás menesteres del espacio exterior. Dreamland (uno de los muchos nombres que usan para denominarla) y lo que supuestamente se cuece dentro ha sido objeto de multitud de películas y series y aunque no estén directamente relacionadas con la zona militar, Expediente X es la primera referencia que me viene a la mente (incluso una maravilla delirante como Mars Attacks! de Tim Burton también me sirve y luego sabréis por qué).

Experimentos con extraterrestres, los conocidos Hombres de Negro y sus flashes vigilando por nuestra seguridad planetaria. Lo que se os ocurra está relacionado directa o indirectamente con el Área 51 pero ¿qué maldita cosa es verdad y qué es más falso que un dibujo decente de Rob Liefeld? La palabra clave es ARCHIBALD *utiliza el flash y lo olvidáis todo*. Bienvenidos a esta particular visión de todo este misterio en…

GROOM LAKE
de Chris Ryall y Ben Templesmith

Todo transcurre en la más absoluta normalidad para los ciudadanos del mundo. Barnabus Bauer viaja en su coche por Portsmouth cuando una luz le ciega… ¡EXTRATERRESTRES! Pero lo que parece una “inspección corporal” con sonda incluida llevada a cabo por criaturas de ojos enormes y piel gris es más de lo que parece, mucho más e involucra a más seres humanos que a visitantes galácticos. Cuando la situación se complica y los experimentos secretos realizados a Bauer se les van de las manos, Leticia Pope, una infame mujer de negro con mucha mala leche, tendrá que ir a buscar (y encontrar) al hijo de éste, Karl.

Cuando Karl Bauer pisa una de las instalaciones más secretas y protegidas del mundo, el Área 51, se dará cuenta de que los experimentos con extraterrestres de los que tanto ha oído hablar son sólo la punta del iceberg y que el gobierno norteamericano lleva años trazando un gran plan en el cual, para su sorpresa, él tiene mucho que ver. Bueno,  él y un visitante de otra galaxia amante de los cigarrillos y bastante peculiar llamado Archibald.

Elliott, ET. ET, Elliott.

Lo que Chris Ryall consigue con todo esto es una especie de road movie (salvando las distancias) con extraterrestres. Una persecución que se va fraguando en la misma instalación secreta y que comienza con la llegada de Karl, detonante de todo y eje central de la historia. El guionista toma conocidas referencias del género fantástico: E.T. y Elliott, los Men in Black o los mencionados al principio Expediente X y Mars Attacks! (y seguro que muchas más que se me escapan). Todas ellas están de una forma u otra presentes en la historia.

Groom Lake bebe de todo eso y se enriquece de tal forma que todo tiene sentido. El formato de cuatro números le da muy buen ritmo a la historia tanto al principio, aportando personajes y datos para situar al lector, como en el tramo final, donde la acción es más frenética y cada situación sucede muy deprisa. Todo ello sin la sensación de prisas innecesarias.

Mulder decía que la verdad estaba ahí fuera… Creo que no miró aquí dentro.

Ben Templesmith es uno de esos dibujantes que con solo tres trazos ya deja marcado a fuego su estilo. Posee un dibujo muy característico, uno que incluso podría catalogarse no de feista, sino de esos que a muchos no les llega a gustar lo suficiente como para leer sus cómics. A mí, personalmente, me encanta ya que encaja a la perfección con las obras en las que se ha involucrado. Empezando por Criminal Macabre (donde le conocí), The Squidder o ya en terrenos más mainstream Gotham by Midnight, por poner unos ejemplos. Todos tienen en común ese toque tétrico, misterioso y siempre fantástico pero teniendo muy presente lo terrenal, lo mundano. Rostros fantasmales que acojonan y que te meten de lleno en lo que quiere contar.

La paleta de colores es otro elemento característico (y fundamental para este tipo de historias) de Templesmith. Como buen dibujante curtido en tantas obras, sabe elegir los tonos adecuados para transmitir al lector. Incluso explosiones, deslumbramientos o focos de luz que son elementos muy luminosos les da ese tono de nube grisácea por encima, como si para él nunca saliera el sol del todo. Es como si John Constantine pintara con el humo y la ceniza de su cigarro.

Liarla parda nivel…

Una historia muy disfrutable que, sin ser una obra maestra, te deja con la sensación de haber contado algo diferente sobre un tema muy manido. Que te plantea el típico rollo americano de platillos volantes pero donde el humor es lo que acaba predominando. Humor absurdo en muchos momentos. Una combinación que le sienta muy bien dejando al lector, con toda seguridad, con ganas de saber más sobre sus personajes.

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. antorcha dice:

    Pintaza.Para los que nos apasiona el tema extraterrestre es gloria bendita.Me la has vendido.Parece tener similitudes con la película Paul,que la disfrute muchísimo.esto llegara a España?

  2. arkhamkaveli dice:

    El toque de humor es lo mejor, por eso la disfruté tanto así que si te apasionan los extraterrestres, este es tu cómic. No he visto la peli Paul pero sí me vino a la cabeza al ver a Archibald. A España de momento nada ya que hablamos de un cómic de 2009 que en USA si han reeditado este pasado 2016 pero nunca se sabe :D

    ¡Muchas gracias por comentar!

Deja un comentario, zhéroe